Belleza

Cosméticos, el nuevo dorado de los creadores

Louboutin lanza una colección de esmaltes. Dolce & Gabbana y Michael Kors proponen líneas de maquillaje. Alber Elbaz experimenta con una colección cápsula de cosméticos. Cada vez más, los creadores de moda apuestan al mundo de la belleza. Las fashionistas encantadas: las nuevas líneas design permiten acercarse a un gran nombre sin gastar una fortuna.

  • Florencia Sanudo

Compartir vía email

Vernis-a-ongles-Louboutin

Si los grandes nombres de la moda irrumpieron en el mercado del perfume desde hace décadas, históricamente el resto de la industria de los cosméticos ha estado en manos de apenas un puñado de marcas. Se sabe que las ventas globales de esta poderosa industria se cifran en alrededor de los 250 mil millones de dólares al año, por tanto esta extraña anomalía no podía durar.

En efecto, en los últimos años una cantidad de nuevos nombres se sumó a esta industria prodigiosa, una de las pocas que parecen no conocer la crisis, porque sigue creciendo. Dior, Yves Saint Laurent, Armani y Chanel fueron los primeros en establecerse junto a las marcas tradicionales como Lancôme, Clarins o Garnier en el jugoso sector del cuidado de la piel, el cabello y del maquillaje. Cabe señalar que estos tres sectores representan, respectivamente, el 27%, 20% y 20% de la industria, un pastel demasiado tentador para ignorar.

Pero en los últimos años una verdadera estampida ha avanzado para hacerse un lugarcito bajo el sol acogedor de la cosmética de prestigio. El más reciente en allegarse es Christian Louboutin, quien lanzó una línea de esmaltes de uñas rojos, como las célebres suelas de sus zapatos, a 50 dólares el frasco, disponible desde agosto en EE.UU. y Europa y a partir de septiembre en Medio Oriente. Poco antes, Marc Jacobs había presentado su colección de make up (en colaboración con Sephora, propiedad de LVMH): compactos, delineadores, sombras, rímel, tapaojeras, rouges y gel para labios. “Mi línea es para la mujer que no quiere maquillarse como su madre”, afirmó en el comunicado de prensa. Jacobs es bien consciente de que quien compra sus productos busca algo de la magia que evocan sus prendas, inasequibles a la mayoría de los bolsillos. “La moda no es solo la ropa, yo la concibo como un ritual de belleza global…”, contemporiza.

Asimismo, fue solo cuestión de (poco) tiempo para que Michael Kors, el niño mimado de la moda estadounidense, se lanzara al maquillaje. Con el respaldo de Aramis & Designer Fragrances, una división de Estèe Lauder Cosmetics, las tres líneas de maquillaje de Kors llegaron acompañadas de una gran campaña protagonizada por Karmen Pedaru y fotografiada por Mario Testino. Sporty, Sexy y Glam incluyen fragancias, rouges, gloss y esmaltes. En las pasarelas, la imagen de marca de la mujer de Kors es sexi y glamorosa y luce un bronceado que evoca yates y deportes al sol. Por lo tanto, la colección también incluye una línea de productos bronceadores y autobronceadores, aceites y cremas para después del sol.

Dolce & Gabbana se lanzó al mercado del maquillaje con la intención de guardar el espíritu ´Made in Italy´ que es su imagen de marca. Instalados en su país desde 2009, se abrieron al resto del mundo con parsimonia. En Inglaterra, los cosméticos D&G solo están disponibles en Harrods, y en Francia, en las Galerías Lafayette, una estrategia clara que anuncia la voluntad de la marca de estar presente solo en lugares prestigiosos. Creada en colaboración con Pat McGrath, la estrella de los maquilladores, y producida por Procter & Gamble, la línea de maquillaje D&G incluye los rouges True Monica, epítome de la italiana sexi y musa de la marca, junto a Scarlett Johansson.

02-400Una asociación que funciona

La asociación entre diseñadores y marcas de maquillaje es una fórmula que gana. Entre las colaboraciones más originales figura la edición de cosméticos que Alber Elbaz creó para Lancôme (propiedad de L’Oréal). También Gareth Pugh se asoció con M.A.C para una línea de maquillaje y Alexander Wang creó tres colores de esmaltes para la marca Sally Hansen. Jason Wu y Olympia LeTan colaboraron con colecciones cápsula para Lancôme, Tom Ford lanzó una línea de 132 productos con Estée Lauder, mientras que Burberry presentó en 2010 su colección Beauty.

Más llegadas se esperan para septiembre, el período de anuncios de nuevos productos. Gucci reveló en junio el lanzamiento para esas fechas de su línea de cosméticos (producida por P&G), que contará con maquillaje, esmaltes y también cepillos y productos de preparación de la piel y cuya campaña estará liderada por Charlotte Casiraghi. Al mismo tiempo, Marchesa, la maison favorita de las celebrities para la alfombra roja, en asociación con Revlon, lanzará rouges y esmaltes, y Etam ofrecerá su propia gama de cosméticos en sus locales de venta de lencería.

El mercado crece en permanencia y la renovación es de rigor. Así Armani ha incorporado una colección de esmaltes de uñas, Givenchy rediseñó toda su gama y Tom Ford expandió su línea con productos para hombres -gel limpiador, serum concentrado, tapaojeras, autobronceador y hasta maquillaje-, pues el masculino es un nuevo y nada despreciable sector, en plena evolución.
“Todos quieren un trozo del pastel”, afirma Karen Grant, analista industrial de NPD, compañía de investigación de mercado, al New York Times. Y agrega: “Las marcas históricas como Estée Lauder y Elizabeth Arden todavía tienen mucho juego, pero los diseñadores están definitivamente a la cabeza de la innovación. Y no solo en el packaging. Sino también de los ingredientes y fórmulas”.

¿Cuál crisis?


La gran ventaja de la industria de la belleza es que aun si la economía va mal seguirá dando ganancias, pues si una mujer no puede permitirse un vestido nuevo, un lápiz de labios ayudará a levantarle la moral. En América Latina el sector mueve 80.000 millones de dólares al año. Brasil y Venezuela son los países donde, a nivel mundial, más ha crecido el negocio de la cosmética entre el 2006 y el 2012 (un 146% y un 120%, respectivamente). En Chile las ventas totales del sector cosmético en el primer trimestre del 2014 alcanzaron 700 millones de dólares, con un crecimiento de 5,9% en la categoría maquillaje y de 6,2% en el del cuidado de la piel.