Moda

Celebramos la belleza

Son o fueron modelos exitosas. Todas guapas, indiscutiblemente guapas. En este visual, a través de sus historias y de sus miradas, revisamos cómo ha evolucionado el modelaje en Chile en los últimos 40 años.

  • Valentina Ossa

Compartir vía email

Fotos: Paula Ziegler Producción: Claudia Illanes Maquillaje y pelo: Maida cardemil

Año 2014: Tiffany Whittaker


01
Tiene 17 años y salió segunda en el pasado Elite Model Look Chile. Alta, delgada y con una melena rubia inconfundible, es difícil no fijarse en ella.
Aunque asegura que en el modelaje el peso sí es un tema importante, ya que se buscan mujeres más delgadas que el común de las personas, la mayoría de las modelos son flacas porque sí y no se matan haciendo dietas. “El entorno es mucho más sano de lo que la gente se imagina. En mi caso yo siempre he comido de manera saludable, pero por elección personal, además soy delgada por naturaleza, mi contextura siempre ha sido igual”.
Dedicada a terminar el colegio y a preparar la PSU que rinde a fin de año, sueña con dedicarse al modelaje a tiempo completo. “Tengo claro que para llegar lejos hay que ser rigurosa y tomarse el modelaje con seriedad, pero estoy dispuesta a hacerlo. Me encantaría viajar a EE.UU. o Europa”.

Vestido, Macarena Rivera  

Años 2000: Renata Ruiz


02
Obtuvo el segundo lugar en el certamen internacional del concurso Elite Model Look, fue Miss Chile, ha realizado desfiles para  Dries van Noten, Hermès y Comme de Garçons, e hizo editoriales de moda para revistas internacionales. Su carrera comenzó a los 14 años, cuando sus dos hermanas mayores la llevaron a Elite para presentarla a la versión nacional del concurso. No quedó entre las finalistas, pero dos años después le avisaron de la agencia que había sido seleccionada para representar a Chile en la final internacional del Elite Model Look que se realizaría en Niza, Francia. Obtuvo el segundo lugar y 150 mil dólares en contratos internacionales. Trabajó dos meses en Francia pero su madre le insistió en que debía volver a terminar el colegio, y así lo hizo. Finalizó cuarto medio y con 18 años cumplidos regresó a Francia a probar suerte. Estuvo alrededor de ocho meses pero se sentía sola y trabajar se le hacía cada vez más cuesta arriba. Cuando Renata volvió a Chile recuperó su vida, pero dejó un contrato en el extranjero con una marca importante. Una pérdida que hoy, más madura, lamenta la creadora del blog Para ser Bella.

Vestido, Macarena Rivera  ;  Chaqueta, Etiqueta Negra 

Años 90: Antonia Moro


03
Antonia (38) está radiante y pese a que dejó el modelaje hace diez años, maneja con absoluto control su cuerpo, saca a la luz sus mejores ángulos y posa con total naturalidad. A los 21 años se incorporó a la primera generación de modelos de Elite Chile en 1997. Un grupo selecto en el que figuraban también Angela Prieto, Carola de Moras, Francisca Benedetti y Carolina Ruiz, y al que se le adjudicó la profesionalización del oficio en el mercado nacional.
Antonia fue modelo a lo largo de sus veinte, trabajó en Nueva York, Barcelona y Miami, desfiló para grandes diseñadores como Oscar de la Renta y Carolina Herrera, recién a los 29 años se tomó un descanso. En vez de continuar con un ritmo acelerado decidió junto a su marido, el artista visual Mariano Botas, llevar una vida más cerca de la naturaleza: se trasladaron al sur de Chile por 8 años. Regresaron en marzo de este año y ahora trabaja con su papá, el decorador Luis Fernando Moro. Además escribe semanalmente una columna en la revista MásDeco.

Vestido, Macarena Rivera 

Años 70: Susana Palomino


05
La primera vez que Susana Palomino (67) se subió a una pasarela tenía 17 años, era estudiante de arte en la Universidad de Chile y accedió a participar en un desfile para la Escuela de Diseño. Luego, un productor la llamó para hacer la publicidad del detergente Rinso y otras marcas importantes de la época; fue modelo de revista Paula y Eva en varias ocasiones, hizo desfiles para destacadas boutiques como Privilege y Carretel, y condujo espacios televisivos como Un Minuto de Moda y La Moda al Día. Susana trabajó en modelaje alrededor de seis años. “Pero eran pololeos que complementaba con otras cosas porque no me daban para vivir. En esa época no había una gran oferta de boutiques; los desfiles solo se hacían a comienzo de cada temporada y con solo seis modelos”, recuerda. Fue Rubén Campos quien cambió las reglas de la pasarela. “En sus desfiles aparecían veinte modelos, más del triple de lo habitual, y muchas eran altísimas y muy delgadas. Alcancé a trabajar con él, pero era de las más bajitas”, cuenta.