Destacado 1/2 2

Yoga a la carta

A esta disciplina se le atribuye la capacidad de equilibrar, prevenir e incluso curar dolencias del cuerpo y del alma. La diseñadora Pía Moure, quien también es terapeuta en ayurveda (medicina tradicional india), transformó la teoría de asanas curativas de B. K. S. Iyengar en un mazo de cartas para que, personas con una formación previa, practiquen en casa.

  • Josefina Strahovsky

Compartir vía email

1_350La diseñadora y terapeuta en ayurveda (medicina tradicional india) Pía Moure (34) era una de esas alumnas que tapizan de preguntas a su instructor. “Cuando comencé a practicar yoga, hace 13 años, quería saberlo todo. Para qué servía cada postura y qué órgano trabajaba exactamente, pero llegaba a un punto en que eran demasiadas interrogantes, tanto que hasta yo me sentía incómoda. Finalmente me las guardaba y volvía a la casa llena de dudas, siempre con ganas de conocer más”, recuerda. Eso la motivó a profundizar en la práctica; estudió los efectos del yoga como herramienta terapéutica en un viaje a India en 2011. Allí, además de practicar la disciplina en diferentes centros especializados y de estudiar ayurveda, conoció el libro Light on Yoga, del maestro B. K. S. Iyengar, creador del método Iyengar, que fue la inspiración para su proyecto Yoga Cards.

En su publicación de 1965 el instructor, a quien se le reconoce como el padre del yoga moderno, presenta un glosario de enfermedades y especifica las diferentes posturas (o asanas) para curarlas. “Era como un botiquín de yoga. Sabía que esta disciplina tenía la capacidad de sanar y prevenir enfermedades, pero este libro fue el primero en explicarme claramente cómo aprovechar ese conocimiento de manera terapéutica. Cuando comencé a usarlo me di cuenta de que perdía demasiado tiempo buscando los números de las páginas para realizar la serie que necesitaba, por ejemplo, para recuperarme del insomnio. Entonces inventé un sistema donde dibujaba cada asana en pequeños papeles y los desplegaba en el piso para hacer la rutina más rápida y efectiva. De ahí nació la idea de crear estas tarjetas ilustrativas”.

collage
El sistema comprende 60 cartas que por una de sus caras ilustra la postura y al reverso explica cómo realizarlas correctamente (con 3 niveles de dificultad: básico, intermedio y avanzado) y especifica sus beneficios y contraindicaciones. Las fotos que ilustran cada postura fueron tomadas por Wari Om, un instructor de yoga y fotógrafo catalán, quien viajó a diferentes partes del mundo retratando a personas comunes y corrientes practicando yoga. “Hay fotos en Barcelona, Moscú, Atenas, Nueva York, entre otras ciudades”. Cada ‘mazo’ va acompañado de una guía de asanas curativas basada en las enseñanzas de B. K. S. Iyengar. “El objetivo no es llegar solo a los discípulos de Iyengar, sino que a todas las personas que ya tienen un conocimiento base de yoga de por lo menos un año y que necesiten realizar posturas sin supervisión. Con las tarjetas ellos podrían armar su propia serie, escogiendo al azar o guiarse por la serie terapéutica para mejorar las patologías que viene en una guía adjunta. Además en Facebook vamos proponiendo nuevas maneras de usar las Yoga Cards para tratar problemas como la ansiedad, depresión y estrés, entre otras”. Su próximo proyecto: Yoga Cards para niños.

Las Yoga Cards (www.yogacards.org) están disponibles en el centro de yoga Atmanjali (El Bosque 1200 Providencia) o se encargan al correo info@yogacards.org.