Destacado 1/2 2

¡Viva la crianza verde!

La maternidad es un mundo nuevo y se aprende de a poco. Acá alternativas desde la mirada más sustentable para algunos de los desafíos que implica.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Por: Carmen Gloria Muñoz Producción: María Eugenia Ibarra Foto: Nicolás Ábalo Pelo y maquillaje: Maida Cardemil

crianza verdeFiestas infantiles
La celebración de cada nuevo año de los hijos es inevitable. Pero los tiempos han cambiado y esta no tiene que ser sinónimo de kilos de basura. De partida, las invitaciones -por lindas que sean- terminarán en un vertedero, así es que a usar internet o el teléfono. Prefiera platos de cartón y no de plástico si son niños pequeños; para mayores, simplemente los que hay en casa. Hoy, cuando la obesidad campea y se promueve una ingesta moderada de azúcar, ¿las bolsitas de dulce y la piñata son obligatorias? No. Regale una plantita, un juguete de madera. Sustituya la piñata por una ‘búsqueda del tesoro’ en el jardín con un premio ad hoc.

Pañales eco
Los cientos de kilos de pañales desechables que usa un niño hasta que controla esfínter -casi 7 mil en tres años-, hoy son pasado. Existen los ‘eco’, que permiten no solo ahorrar dinero (hasta un 70%), sino también evitar desechos al medioambiente. Una opción es un calzón ajustable, con tela exterior impermeable y respirable e interior antimanchas y de secado rápido, que se usa con absorbentes lavables en lavadora y agua fría. (www.agu.cl)

Juguetes
Muchos de los juguetes que ofrece el mercado están elaborados con plásticos de muy lenta degradación y componentes químicos dañinos. Las alternativas más verdes buscan estimular la creatividad de los más chicos. Van desde set de juegos elaborados en cartón, que los niños deben armar y colorear, como los que ofrece kodomotoys.com, hasta otros como los de los happyblocks.cl: piezas de almidón de maíz biodegradables con colorantes no tóxicos y con las cuales se pueden hacer tantas cosas como dicte la imaginación. Y cada vez es más fácil encontrar tiendas con clásicos que están de vuelta, como muñecas de tela y juguetes de todo tipo fabricados en madera, con pinturas o barnices naturales.

Útiles escolares
A la hora del colegio y la compra de útiles hoy se pueden elegir lápices, cuadernos y resmas de papel certificados de manejo sustentable de bosques o elaborados a partir de reciclaje. Y desde ya enseñar a los chicos que estos no vienen de la librería, sino de árboles que han sido cortados. También es más seguro preferir materiales como plasticina, témperas o lápices de colores y marcadores que no contengan tóxicos o químicos peligrosos.

Libros
Cuando las listas de libros -sobre todo de lectura- empiezan a aumentar, una alternativa revalorizada es comprar los libros usados. En Chile hace unos años surgió una iniciativa que recolecta libros de segunda mano para ponerlos al alcance de más chilenos, con la idea de reciclar, ahorrar y ayudar. Tienen convenios con colegios que hacen donativos, y una parte de las ventas va a instituciones benéficas que fomentan la lectura. Desde 2009 han rescatado más de 170 mil libros de llegar a la basura, algo así como 816 árboles o 96 toneladas de papel. Una buena opción para comprar o donar. (www.greenlibros.com)