Destacada Inicio

Escapada invernal: Nada como el sur

¿Importan el frío, la lluvia o la nieve cuando se está a orillas del lago Pirihueico? Frente a su imponente belleza, las inclemencias de la temporada invernal se olvidan rápidamente. El hotel Marina Fuy nos invitó a una escapada con olor a chimenea y a pan amasado.

  • Josefina Strahovsky

Compartir vía email

El hotel1-ok

A tres horas de viaje desde Temuco está Puerto Fuy (Región de Los Ríos), un pequeño pueblo situado a las orillas del lago Pirihueico, dedicado casi exclusivamente al turismo. Si el trayecto comienza en Santiago (y a las 8 a.m. como fue nuestro caso) el recorrido resulta cansador, pero el recibimiento es cálido en el Marina Fuy, hotel construido con maderas de la zona y lleno de detalles arquitectónicos propios del sur de Chile, como murallas de piedra expuesta, pequeños ventanales con vidrios de colores y chimeneas, fabricadas con troncos nativos, ubicadas en sus salones comunes. En su diseño interior se mezclan antigüedades, como un piano de madera de palo de rosa del siglo XVIII, y telares de la zona con piezas traídas desde Oriente como, por ejemplo, las lámparas de mosaicos de Marruecos que iluminan la barra del bar.

collage

El hotel es pequeño, tiene solo 21 habitaciones, pero sus ambientes son amplios y acogedores, como el de su Winter Garden, una terraza techada de grandes ventanales que entrega la sensación de estar al exterior pero sin exponerse al frío ya que está calefaccionada por dos estufas a leña. Si llueve, mucho mejor, porque el sonido del agua se intensifica cuando cae sobre su estructura de vidrio. Aquí se puede disfrutar de un té después de llegar de alguna excursión o del desayuno en sus mesas de mimbre blanco. Todo con vista al lago y a la marina.

Ingredientes de la zona

5-ok

Viajar al sur y no disfrutar de la comida es imposible. Allí definitivamente hay que olvidar la dieta. Solo con su pan amasado -que hornean tres veces al día en el hotel y que condimentan con especias como orégano y romero- untado con mantequilla artesanal sería suficiente para quedar satisfecho, pero hay mucho más que eso. En el hotel Marina Fuy se tomaron en serio la idea de rescatar los ingredientes y preparaciones de la zona y realizaron una investigación que significó viajes a diferentes comunidades mapuches; así se creó la nueva carta de invierno de su restaurante Agua Fuy, a cargo del chef Gerardo Schwerter. En ella destacan platos como el cordero con papas nativas o el risotto de quínoa con mariscos y piñones; también hay carnes de la zona como jabalí y ciervo, y postres como el mousse de harina tostada. Otra agradable sorpresa fue la cerveza artesanal Petermann, que en sus cuatro variedades (Pozo de Oro, Pilmaiquén, Arrayanes y Piedras Negras) ofrece una rica textura que refleja la pureza del agua de la zona. Es fabricada, sin ningún aditivo, a un par de kilómetros del hotel.

Experiencia outdoor

collage-2

Podríamos quedarnos todo el día disfrutando del calor y comodidad de las habitaciones con vista al lago y camas con suaves sábanas de algodón, y solo salir para aprovechar el confort de las tinajas de agua caliente que se encuentran en el jardín del hotel, pero la naturaleza y belleza obligan a aventurarse y recorrer. Durante el invierno un panorama imperdible es el centro de esquí Bosques Nevados en el volcán Mocho-Choshuenco, donde además de clases de esquí y snowboard ($30.000 p/p) se pueden hacer recorridos en moto, randonee (caminatas sobre raquetas) y excursiones al glaciar Mocho-Choshuenco. Al bajar de la montaña hay actividades outdoor que valen la pena, como la visita a Saltos de Huilo Huilo, epicentro del proyecto de conservación del sapito de Darwin, que tiene una caída de agua de más de 37 metros rodeada por árboles nativos como mañíos, coihues y arrayanes; los paseos en lancha por el lago Pirihueico, que se pueden coordinar en el centro de actividades del hotel Marina Fuy; si se busca algo más tranquilo, la opción es el Museo de los Volcanes, que aunque aún no se encuentra ciento por ciento habilitado (solo se pueden visitar el primero y el segundo de sus cinco pisos) ofrece una buena muestra de la historia de los pueblos originarios; y para terminar, un recorrido por los senderos de la reserva Huilo Huilo para ver ciervos y jabalíes, ojalá como a las 16 horas, cuando son alimentados.

El programa Vacaciones de Invierno (3 días / 2 noches) del hotel Marina Fuy va desde los $99.000 por persona (en base a habitación doble) e incluye: alojamiento, aperitivo de bienvenida y desayuno buffet, además de actividades como: Museo de los Volcanes, saltos La Leona, Huilo Huilo, El Puma y avistamiento de ciervos y jabalíes.

Para más informaciones y reservas: www.marinadelfuy.com