Belleza

Rosácea: El rubor que no es tendencia

Llevar las mejillas levemente enrojecidas, como se ponen cuando corremos, le da vida al rostro. Pero si el rojo se apodera también de la nariz, la frente y el mentón deja de ser atractivo. En ese caso ya no es un efecto natural de la piel, sino el de una enfermedad dermatológica que aqueja a cuarenta millones de personas en el mundo. Y si bien no existe una cura definitiva, se puede tener bajo control.

  • Valentina Ossa

Compartir vía email

Imagen_300Al igual como ocurre con los casos de acné, las causas específicas que desencadenan una rosácea todavía son desconocidas. Sin embargo, se sabe que múltiples factores influyen en su aparición: el alcohol, los remedios vasodilatadores, antecedentes genéticos, el estrés y la ansiedad, las temperaturas extremas (mucho calor o frío excesivo), los alimentos muy calientes o muy helados, las comidas condimentadas o picantes, el ejercicio físico, la luz solar, la exposición a los rayos UV y los productos cosméticos con componentes irritantes o con texturas grasas.

Por lo general, los primeros indicios de rosácea surgen alrededor de los 25 años y se manifiestan a través de rubores temporales en la zona central del rostro. “Esto ocurre porque los vasos sanguíneos aumentan en cantidad y se dilatan con un diámetro mayor al normal. Como consecuencia llega más sangre a la cara y esta adquiere un tono rojo y un aspecto inflamado”, explica el dermatólogo Walter Gubelin, director médico del centro SkinMed.

La existencia del ácaro Demodex folliculorum que vive en los poros de la piel también se asocia a esta enfermedad cutánea. “Todas las personas tienen estos parásitos pero, por diferentes motivos, estos aumentan en cantidad. Cuando eso ocurre se puede producir una inflamación y desencadenar una rosácea. Aún no hay cómo disminuir el número de Demodex, pero la medicina está avanzando en ese aspecto y en un par de años habrá medicamentos tópicos con efecto antiparásito”, asegura el doctor Gubelin.

Más allá del enrojecimiento

Si quiere imaginar qué se siente tener rosácea piense en una ampolleta que constantemente se prende y apaga: En los períodos ‘encendidos’ la persona se pone roja y como consecuencia siente la cara caliente y con ardor. Luego, en la fase ’apagada’, regresa a su tono normal y la inflamación se calma hasta que la piel reacciona a un nuevo estímulo y vuelve a enrojecer.

Así ocurre de forma progresiva en el tiempo. El problema es que cada vez aumentan los períodos encendidos hasta que el rubor se vuelve crónico y el color rojo queda como tono base. El rostro enrojecido (llamado eritrosis facial) es solo el comienzo de este trastorno cutáneo: “Cuando la rosácea está más avanzada, aparecen lesiones inflamatorias que son granitos similares a los del acné (rosácea pápulo-pustulosa) y telangiectasia o arañas vasculares, dilataciones de capilares sanguíneos y de vasos superficiales que nunca volvieron a su tamaño”, dice Katherine Barría, dermatóloga de Clínica Alemana.

En cuadros severos la inflamación puede incluso manifestarse a través de infección ocular con presencia de lesiones vasculares e irritación. Una de las sintomatologías más avanzadas de la rosácea es la rinofima, engrosamiento de la nariz que se produce por una deformación de la glándula sebácea.

Tratamientos

No existe una cura definitiva y estándar para la rosácea, pero la mejor manera de tratarla es conocer cómo se comporta la enfermedad en su piel. Una buena manera de comenzar es anotar en un diario los síntomas, así podrá observar un patrón de lo que empeora su estado y evitará el agravamiento de la condición.

En dermocosmética los productos prometen buenos efectos cuando poseen vitamina C; esta fortalece la pared de los capilares sanguíneos, y vitamina B, que protege la piel de los agentes irritantes externos y de los cambios bruscos de clima. “Existe un ingrediente activo llamado ambofenol, que se extrae de una planta que crece en Madagascar llamada Tambourissa trichophylla y que ayuda en el tratamiento de la rosácea, ya que calma la inflamación, mejora la microcirculación y es antioxidante”, afirma Ximena Reyes, gerente de relaciones médicas de La Roche-Posay.

Para atenuar el enrojecimiento facial funcionan bien algunos tipos de láser y la Brimonidina en gel, un nuevo tratamiento aprobado por la FDA que llegó recientemente al mercado chileno y se vende en farmacias bajo prescripción médica. “Aunque no trata la rosácea es de gran ayuda para los pacientes porque les permite tener un control de la rojez. Este se aplica sobre la piel y reduce el eritema después de treinta minutos y durante doce horas”, detalla el dermatólogo Walter Gubelin.

También es importante adaptar la rutina cosmética con productos que no aumenten la rosácea. Se recomienda utilizar desmaquillantes sin alcohol ni perfumes, aplicar hidratantes antirrojeces a diario, calmar la piel con agua termal (una alternativa casera es refrigerar agua con manzanilla), usar filtro solar no graso con SPF 15 y, si hay exposición solar, 30 como mínimo. Y claro, cuidar la dieta y limitar la ingesta de destilados, comida picante y bebidas calientes como el café, ya que provocan una dilatación de los vasos sanguíneos.

 Cómo disimular la rosácea

Mientras descubre qué tratamiento es el más adecuado para su piel, hay técnicas de maquillaje que le ayudarán a ocultar el enrojecimiento.

Lo primero es tener los productos adecuados: “Como se trata de un cutis sensible hay que elegir bases cubritivas que no sean oleosas, ya que las texturas grasas tapan los poros. Para disimular los granitos aconsejo acudir a un ‘primer’, que posee partículas de silicona que emparejan la textura de la piel y crean una capa protectora”, recomienda la maquilladora Tere Irarrazábal.

Otra técnica es acudir a cremas, tonalizadores o BB y CC creams con pigmentos verdes, ya que neutralizan el color rojo de la rosácea. “Encima aplique base y polvos solo si es necesario. No use rubor”, añade la experta.

collage

1.Crema Antirrojeces Roséliane, $14.990, Uriage 2. Fluido Neutralizante Antienrrojecimiento, $14.990, Eucerin  3. CC Cream Antirrojeces Nude Magique, $5.990, L’Oréal Paris 4. Crema SPF 50 Rubialine, $13.990, SVR 5. Airflash CC Primer Backstage Pro, $34.500, Dior  6. Concentrado Intensivo Rojeces Localizadas Rosaliac AR Intense, $18.990, La Roche-Posay 7. Base Hello Flawless Oxygen Wow, $27.490, Benefit