Destacado 1/2 2

Lo bueno de tomar sopas en invierno

En esta estación del año el cuerpo necesita mantener una temperatura que ronde los 37ºC por ello se incorporan a la dieta alimentos que cumplan ese objetivo. Las sopas son uno de los pocos que lo logran sin acarrear de paso unos cuantos kilos de más.

  • pmorales

Compartir vía email

imagen sopa 1Llegar a la casa un día de mucho frío o lluvia, cambiarse de ropa, secar los pies en la estufa y tomarse un sopa ¿Qué mejor? Que además la sopa sea natural y hecha en casa.

Cuando hace frío, se sabe que el cuerpo ocupa más energía porque el organismo necesita mantener una temperatura que ronde 37 °C para efectuar sus procesos, por ello se incorporan a la dieta alimentos con un alto contenido calórico. El problema es que este cambio en la alimentación puede traer efectos nefastos en nuestra digestión y acarrear de paso unos cuantos kilos de más.

En este contexto la sopa es la panacea: otorga calor al organismo pero de manera sana. “Una de sus principales características es que se compone fundamentalmente de agua que ayuda a mantener una adecuada hidratación y es baja en calorías, lo que permite llevar una dieta equilibrada” explica la nutricionista de Clínica Bicentenario Lourdes Sánchez.

“Además permite integrar una amplia variedad de ingredientes pudiendo combinar verduras, todo tipo de carnes, pastas, arroz, legumbres y adicionarle distintos condimentos, lo que se adapta a diferentes gustos, necesidades digestivas o nutricionales de cada persona, así como también a las distintas etapas de la vida” complementa la nutricionista.

Eso sí, deben ser sopas hechas en casa o naturales, las que vienen en sobre tienen un alto contenido de sodio. Lo recomendable es integrarlas a la alimentación habitual como entradas de comidas principales como el almuerzo o la cena y prepararlas con alimentos frescos, asegurándose de adicionar la menor cantidad posible de sal y alimentos pre-elaborados que disminuyan su calidad nutritiva.

La especialista agrega que “es importante destacar, que los alimentos al ser cocinados pierden una gran cantidad de nutrientes en el agua de cocción por lo que es ideal aprovechar el caldo donde se encuentran todas las vitaminas, minerales, fitoquímicos, antioxidantes y compuestos azufrados, indispensables para nuestro organismo”.

Larga vida a la sopa

Cuando hace frío las cremas o caldos enjundiosos y calentitos son un placer. La cocinera Claudia Molina mezcló continentes, ingredientes y sabores y creó estas cuatro exquisitas preparaciones.