Destacado 1/2 2

Kate Moss y su party girl

La colección que Kate Moss diseñó para Topshop recién estará a la venta el 30 de abril, pero las imágenes develadas ya hacen salivar a los cientos de miles de fans que se lanzarán a las tiendas de la marca. El mensaje de Kate es muy claro: ¡chicas, a divertirse!, pues la mayoría de sus diseños están destinados para salir de noche.

  • Florencia Sanudo

Compartir vía email

Fotos: Topshop

600

Kate Moss y Philippe Green, el propietario de Topshop, son muy amigos. Pero no es por eso que el poderoso industrial le ofreció a la celebrísima top model diseñar una tercera colección para su cadena, presente en 42 países: la segunda, en 2010, vendió 3 millones de libras (5 millones de dólares) en una semana… y eso solo en Inglaterra.

Todo lo que toca Kate -quien este año también es rostro de Basement para Falabella- se transforma en oro. Y nadie duda de que esta colección primavera/verano 2014 será un éxito, quizás porque más que nunca la mujer que en cada una de sus apariciones marca tendencia volcó  en ella su gusto personal. “Usaré encantada todas las piezas”, dice en un video.

En realidad puede decirse que ya lo hace, pues muchas de las prendas de su colección estuvieron inspiradas en las piezas vintage de su guardarropa, que a lo largo de los años adquirió en tiendas de segunda mano”.  En cuanto a la calidad, se enorgullece que la versión Topshop “no se diferencia de la original”, como admitía en una entrevista al periódico The Sunday Times.

La discreta Kate, cuyas entrevistas a lo largo de su carrera de más de 25  años pueden contarse con los dedos de una mano, salió de su legendario hermetismo para hablar de esta colección. “He crecido y aprendido mucho en los últimos años”, ha dicho. Además,  ha contado  que  extrañaba participar en el proceso de diseño y trabajar con el equipo de Topshop y junto su amiga Katy England (ex asistente de Alexander McQueen). “Estoy muy orgullosa de crear una nueva colección que lleva mi nombre, sobre todo ahora que Londres está como nunca a la cabeza de la moda”, dijo al The Daily Telegraph.

La colección está dividida en cuatro categorías: Balearic Dressing, Pyjama Dressing, Cocktail Hour y Tailoring Noir. Las dos últimas -ropa esencialmente para la noche- ocupan un lugar preponderante. No es de extrañar: ni el matrimonio, ni la maternidad ni mucho menos sus 40 años cumplidos en enero han calmado su espíritu festivo. “Desde que tengo 40 me siento fantástico, mejor en mi piel que nunca. Ya no estoy tan nerviosa como antes”,  dijo al Sunday Times.

La colección estará en venta también por Internet y sus precios van desde unos democráticos 50 dólares hasta 1.000 dólares por un vestido bordado con lentejuelas disponible exclusivamente en Net-a-porter.

Su única consejera
La única persona de la que Kate acepta consejos vestimentarios es su hija Lila, de 11 años. “Ella es mi mejor crítica. Si me dice “mami, te ves bien”, sé que estoy bien, porque si no lo estuviera me lo diría sin problemas”, afirma y agrega: “No le gusta cuando estoy sexi, me dice ‘mami, abróchate otro botón’”. En cuanto a su marido, Jimmy Hince, dice que él solo  se limita a admirar el fabuloso instinto fashion de su mujer.