Belleza

Violetas, rosas y burdeos, así es la nueva ‘dark girl’

Oscura, sobria, misteriosa pero nada de gótica. Esta temporada el lado sombrío de la belleza no lo dicta el negro. Tanto en los ojos como en los labios aparece la gama de los violetas, rosas y burdeos para darle al look un aire de romanticismo. El referente es el maquillaje que hizo el makeup artist James Kaliardos para el desfile de Rodarte en Nueva York.

  • Valentina Ossa

Compartir vía email

Fotos: Daniel Gil Producción: María Eugenia Ibarra Maquillaje y pelo: Iván Barría Asistente de producción: Jonathan Astorga Posproducción: Mauro Mora

Cara lavada


dark girl
Menos es más, esa es la regla para lograr una piel fresca y sana. Los pasos básicos son limpiar e hidratar, cubrir con corrector las zonas donde sea necesario (imperfecciones) y finalmente unificar el tono con una base ligera.

Blusa, Jazmin Chebar. Sombrero, colección personal

Invasión violeta


dark girl
Sombras lila con toques burdeos y rojizos se difuminaron por todo el párpado superior y se extendieron hacia afuera para iluminar y ‘almendrar’ la mirada. El ojo lleva un delineado ‘tightlining’ (invisible) que va por la zona interna del párpado superior, la llamada ‘línea de agua’ de las pestañas de arriba. El efecto es de pestañas más tupidas, además abre y levanta la mirada.

Chaqueta, Warehouse en Falabella

Gloss inmortal


dark girl
La textura húmeda y pegajosa del gloss es protagonista de este maquillaje de piel y ojos ‘limpios’, como si no llevaran maquillaje (en realidad sí tienen: una sombra nude, iluminador y una capa de máscara de pestañas). La boca se destacó con un labial burdeos intenso y gloss.

Tejido, Ropa de género

Difuminado redondo


dark girl
Un maquillaje estilo smoky eye que termina en forma circular, es decir sigue la forma natural del ojo. Se trabajó con un lápiz kohl negro intenso y sombra burdeos dando énfasis en el centro y en el lagrimal para iluminar.

Chaqueta, Jazmin Chebar

Líneas gráficas


dark girl
Las pasarelas lo advirtieron: el eyeliner sesentero deja espacio a trazos osados, geométricos y definidos que abundaron en las semanas de la moda de París, Nueva York y Milán. Las alternativas van desde delineados superiores muy marcados, como si fueran brochazos de color negro, a otros  huecos por dentro (como el de la foto) que acentúan la zona del lagrimal.

Top, Warehouse en Falabella