Vida Sana

Caminar vs. Correr

Ambos actividades son muy beneficiosas para la salud, pero ¿Qué trabajamos con cada una? ¿Cuáles son sus beneficios? ¿Cuándo es mejor practicar una u otra? Todas esas dudas te las aclaramos aquí.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

correr-vs-trotar_300Hacer actividad física es uno de los principios básicos y fundamentales de una persona que quiere llevar una vida sana, activa y feliz. Y es que no hay duda que hacer ejercicio trae una infinidad de beneficios, tanto para el cuerpo como para el espíritu.

Correr y caminar son dos actividades físicas muy practicadas gracias a su accesibilidad y comodidad, y aunque amabas son muy favorables para la salud, cada cual tiene beneficios distintos, por eso, dependiendo de lo que se esté buscando, será el deporte que le convendrá practicar.

Hablamos con Felipe Zuloaga, gerente de operaciones  gimnasio Smart Fit Chile, quién nos ayudó a aclarar estas dudas.

Correr


¿Cuáles son los beneficios de correr?

Dentro de los principales beneficios, Felipe Zuloaga destaca la mejora en el sistema Cardiovascular y Respiratorio:

  1. Al existir una mayor captación de oxígeno en los pulmones te cansarás menos a la hora de ejercer tus actividades diarias.
  2. También tendrás un aumento en la irrigación sanguínea por ende tus órganos estarán más sanos proporcionándote un mejor sistema inmune.
  3. Liberarás el estrés diario y regularás tu peso, al ser un esfuerzo físico que demanda un alto consumo calórico.
  4. También fortalecerás tus huesos.

 ¿Qué se trabaja cuando corremos?

Cuando corremos se activa una gran cantidad de grupos musculares y articulaciones, ya que, es uno de los ejercicios más completos que podemos realizar. Dentro de la musculatura más demandada por la carrera destacan la del tren inferior, o sea, piernas (cuádriceps, glúteos, bíceps femorales, gastrognemios).

El corazón es el otro músculo que trabaja intensamente para que podamos sostener la carrera. También se trabajan los músculos del tren superior (pectoral, espalda, músculos del brazo) y también la cintura abdomino-lumbar.

¿Qué personas son las indicadas para este deporte y para quiénes no es tan recomendable?

Las personas indicadas para realizar este deporte son las que ya llevan un estilo de vida activo, gozan de una musculatura tonificada, tienen un peso corporal adecuado y no sufren de afecciones cardíacas. También es importante depurar la técnica del patrón motor correr para evitar lesiones con su práctica.

No es recomendable para personas con sobrepeso, que tengan alguna lesión en rodillas, tobillos, caderas y/o columna, musculatura poco tonificada y/o con problemas cardíacos.

Lo mejor es consultar con un especialista en el área de la salud cómo iniciar la práctica de este deporte. Independiente de cuál sea tu objetivo (quema calórica, mejorar tiempos, cubrir cierta distancia, etc), siempre asesórate con un experto en la materia.

Caminar


¿Cuáles son los beneficios de caminar?

Al igual que cuando corremos, al caminar obtenemos un sin número de beneficios, tales como:

  1. El fortalecimiento de la estructura ósea evitando la artrosis
  2. Una elevada quema calórica regulando el peso corporal
  3. Se estimula la digestión
  4. Fortalece el sistema inmune
  5. Reduce el estrés
  6. Mejora los reflejos evitando caídas
  7. Mejora el rendimiento cardíaco y pulmonar
  8. Se reduce la posibilidad de sufrir diabetes tipo II

 ¿Qué se trabaja cuando caminamos?

Si analizamos la caminata versus el trote, encontraríamos muchas similitudes y nos daríamos cuenta que una lleva a la otra, por ende la musculatura que se trabaja en la caminata es prácticamente la misma que trabajamos cuando corremos pero en una menor intensidad.

¿A qué personas se les recomienda caminar?

Es recomendable para todas las personas, sobre todo para aquellas que están comenzando la práctica deportiva. Es ideal para las personas de tercera edad o con problemas de sobrepeso o que no tengan una musculatura muy desarrollada. La caminata en la mayoría de los casos es recomendable para cualquier edad y cualquier persona, ya que, como dijimos anteriormente genera una multiplicidad de efectos beneficiosos. Lo importante es animarse y cambiar el estilo de vida hacia uno activo.

¡Ojo! si estás iniciando la práctica de actividad física o vienes saliendo de alguna lesión, Felipe recomienda comenzar con una caminata. “No tiene por qué ser suave (una caminata rápida demanda bastante esfuerzo), luego se puede ir incrementando la velocidad con el paso de los días”. Pero, si ya practicas deportes y quieres correr tus primeros kilómetros, Felipe te anima a que lo intentes. “Mezcla un poco de trote con una caminata rápida y verás cómo mejoras en el tiempo” dice.

En cuanto a la quema de calorías, depende de varios factores tales como: el tiempo de duración, pendiente, ritmo, etc. “Pero, por lo general el trote conlleva un mayor gasto calórico, ya que, es más intenso para el organismo que una caminata” explica Zuloaga.