Belleza

Peter Phillips: Adiós Chanel, bienvenido Dior

Ha pasado solo un año desde que el reconocido y talentoso makeup artist dejó la casa de modas liderada por Karl Lagerfeld y ya fue fichado por Dior como nuevo director creativo de maquillaje

  • Valentina Ossa

Compartir vía email

Fotos: Agencias

400Por años lo llamaron Mr. Mickey Mouse. Al contrario de algunos sobrenombres que hacen hincapié en un rasgo particular, este no tenía relación con una característica física. El apodo surgió a fines de los noventa en una sesión con el entonces diseñador independiente Raf Simons (actual director creativo de Dior), cuando Phillips (47), quien realizaba sus primeros trabajos como maquillador, dibujó al ratón de Disney en el rostro de un supermodelo.

Desde entonces el makeup artist de origen belga ha logrado mucho más que replicar la cara del famoso ratón: colaboró con las marcas Fendi, Dries van Noten y Jill Sander y maquilló para distintas producciones de moda o belleza en destacadas revistas como I-D, Vogue en sus distintas versiones y V Magazine. Además ocupó durante seis años el cargo de director creativo de maquillaje en Chanel. Un puesto catalogado por Vogue como uno de los más apetecidos en cosmética y que le permitió desarrollar innovadores productos íconos de la casa de moda francesa, además de destacados looks como los tatuajes que dibujó en los brazos y piernas de las modelos para el show de la colección primavera-verano 2010 o las cejas de cristal vistas en el desfile otoño-invierno 2012/13.

2x4Su eterna relación con Karl Lagerfeld no terminó con la renuncia a Chanel. Tras el anuncio de su alejamiento del cargo en 2013, Phillips continuó como colaborador de la firma. “Trabajamos muy bien juntos, él está abierto a sugerencias y nos entendemos”, explicó a la revista Vogue de Inglaterra. Sin embargo, la propuesta de Dior lo hizo cambiar de rumbo. “Me siento honrado por las responsabilidades que se me han confiado por el maquillaje Christian Dior, cuya experiencia e innovación valoro. Me emociona trabajar con los equipos involucrados y sumergirme en ese mundo”, dijo en el comunicado oficial.

Su fichaje por la casa de moda que representa Raf Simons es algo que ya se intuía. Sobre todo por su amistad, afinidad artística y años de colaboración en Jill Sander cuando el diseñador, también belga, era su director creativo.

El camino del éxito

Con un padre biólogo y padrastro empresario, cuando Peter Phillips salió del colegio escogió estudiar una carrera tradicional: primero entró a diseño gráfico en la Universidad de Bruselas y, al poco tiempo de titularse, hizo un posgrado en moda en la Academie Royale des Beaux-Arts, escuela en que también se formaron talentosos diseñadores belgas como Ann Demeulemeester y Dries van Noten.

No fue hasta que empezó a trabajar como vestuarista en las semanas de la moda parisinas cuando Phillips sintió atracción por el mundo de la belleza. “Era un ‘fashion victim’ y vi en el maquillaje algo vinculado con la moda que no requería hacer una colección”, dijo en una entrevista al diario estadounidense Women’s Wear Daily.

A sus 27 años descubrió el maquillaje como una piedra angular de la moda e hizo de este arte su profesión. En sus inicios registraba sus propuestas con jóvenes que al igual que él recién comenzaban: aspirantes a fotógrafos y estilistas, como Willy Vanderperre, quien fotografió la última campaña de Jill Sander y Olivier Rizzo; stylist y colaborador recurrente de Miuccia Prada y Raf Simons. “Era selectivo con los equipos para no banalizar mi trabajo”, contó a la revista inglesa Another Magazine.

Foto derecha, de arriba a abajo: Las cejas de cristal que hizo para el show otoño-invierno 2012 de Chanel ; Desfile Primavera-verano 2013 de Chanel ; Colorida propuesta de Phillips para la colección primavera-verano 2014 de Chanel ; La exposición de plumas del desfile primavera-verano 2008 de Alexander McQueen 

Su huella en la cosmética


Seguramente una de sus mayores cualidades es ser intuitivo. No hay otra explicación de por qué Phillips sabe exactamente lo que necesitan las mujeres. “No sé cómo lo hago. No creo los tonos para mí, pienso en ellas. Por ejemplo, cuando reinventé el color jade lo hice simplemente porque era una extensión de los complementos de la colección principal… Y triunfó”, dijo a Women’s Wear Daily. Un verde menta que dio vida al esmalte Jade Le Vernis Nail Lacquer,  uno de los más vendidos de la marca  y que se publicó en eBay por 100 dólares. Otro de sus logros importantes fue dirigir el proyecto del Rouge Coco, una interpretación moderna de la clásica barra de labios en crema.

Sus nuevas responsabilidades para Dior también incluyen desarrollar tecnologías y colores para cosméticos. “Yo no soy un químico, pero tengo un equipo que trabaja para mí”, dijo en 2008 en relación a su cargo en Chanel. Veremos con qué novedades nos sorprenderá ahora desde su nueva casa.