Destacada Inicio

Tres marcas que apuestan por una ‘moda verde’

Que se tira mucha ropa, que el ritmo de la industria de la moda tiene condiciones laborales imposibles, que el precio en recursos naturales y contaminación es muy alto. Sí, pero algunas marcas lo han entendido y la ‘moda verde’ es un mercado en crecimiento.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

El impacto de una cadena


H&M lanzará en abril dos nuevas colecciones para su línea ‘Conscious’, inspirada en la bohemia y el flamenco, cuyo rostro será la modelo Amber Valleta. “Es un placer colaborar en la campaña, compartimos los mismos valores y demuestra que podemos ser responsables con la moda. Me encantan los diseños y que las prendas se hayan confeccionado con tejidos orgánicos, reciclados y de celulosa”, ha dicho la maniquí. Desde hace años la cadena sueca es la principal consumidora de algodón orgánico del mundo, y la meta es que todo sea de fuentes sostenibles en 2020. También es la primera cadena de moda en lanzar un sistema de recogida de ropa usada para reutilización. En 2013 y junto al Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) fijó nuevos estándares para una gestión más sostenible del agua. Tiene 360 químicos restringidos en sus productos, no usa pieles auténticas ni testea en animales. En H&M saben del alcance de su apuesta: “Nuestra envergadura nos permite promover el cambio más allá del límite de nuestras operaciones”, reconoce su director Karl-Johan Persson.

Aquí, parte de la colección Conscious Exclusive que incorpora dos nuevos materiales: el cuero orgánico de la curtiembre sueca Tärnsjö y la seda orgánica

‘Kering’ con el medioambiente


El grupo empresarial dirigido por el millonario François-Henri Pinault, dueño de la totalidad y porcentajes de marcas que han apostado por la sustentabilidad como Gucci, Stella McCartney, Alexander McQueen y Puma, hace poco cambió de nombre de PPR a ‘Kering’ (alude a caring, cuidado, en inglés). Usa el búho como símbolo de visión y de su intención de cuidar a consumidores y medioambiente. “Estoy convencido de que el negocio sostenible es una decisión inteligente; crea valor y ayuda a hacer un mundo mejor”, dice Pinault mientras desde el conglomerado se impulsa a sus marcas a alcanzar mayores estándares sustentables. Para 2016 han fijado la meta de medir el impacto ambiental de todas y poner un valor monetario a este. Además de objetivos en torno a materias primas, uso de papel, embalaje, agua, residuos y prácticas de empleo, compensan las emisiones de C0₂ y a través de una fundación apoyan iniciativas de rehabilitación a víctimas del comercio sexual y violencia doméstica.

www.kering.com

Glamour con los sobrantes


La casa de diseño danés Trash-Couture utiliza las telas sobrantes de grandes casas de alta costura como materia prima para sus colecciones y tiene entre sus devotos a figuras como Penélope Cruz, Rachel Weisz y Kirsten Dunst. Cada prenda única o de colecciones limitadas, cosidas a mano en el taller de Copenhague, incluye hasta un 50% de materiales de descarte. Así reducen desperdicios, exceso de producción y garantizan buenas condiciones de trabajo. La misma tienda -hoy de culto- se reconoce pionera en el concepto de ‘ethical fashion’. Su fundadora en 2002, la diseñadora Ann Wiberg, puede jactarse de que las más reconocidas boutiques del mundo compran sus colecciones, que incluyen vestidos de noche, de novia y corsés.

www.trash-couture.com