Belleza

Operación pies

Después de permanecer expuestos todo el verano necesitan atenciones especiales y tratamientos de emergencia. ¿Cómo recuperarlos del sol, la arena y el roce de las sandalias? Siga estos consejos.

  • Valentina Ossa

Compartir vía email

Producción: Giselle Sateler Foto: Raúl Araya

Tratamientos

“La clásica pedicure completa con exfoliación recupera el brillo y la textura natural de la piel. Para aportar hidratación profunda puede agregar un baño de parafina”, dice Ruth Salvador, de tiendas Amano. En qué consiste: La pedicurista sumerge los pies en un recipiente con parafina caliente pero tolerable al tacto. Al retirarlos la parafina se enfría, solidifica y transforma en una delgada capa que se deja actuar por diez minutos. Como resultado los pies quedan suaves y tersos.

03-600

Crème Jeunesse des Pieds,$16.990,Clarins ; Feet Callus Therapy,$9.900,Opi en DBS ; Coconut Foot Creme,$8.990,Burt’s Bees

Extender los cuidados

“Prolongue los resultados de un tratamiento para pies con un schok de hidratación todas las noches”, aconseja Ruth Salvador. En el mercado hay cremas y mantecas con componentes hidratantes como miel, aloe vera y vitamina E.

02-600

Crema Reparadora Para Pies,$7.490,Eucerin ; Xèrial Fissures et Crevasses Crème, $8.990, SVR ; Pumice Foot Polish,$4.690,Sally Hansen

Novedades 

En peluquerías Palumbo ofrecen un spa para pies. “Este consiste en una pedicure y exfoliación. Luego se aplica una máscara de karité durante diez minutos; esta hidrata, humecta, rejuvenece y nutre. Para finalizar esmaltamos las uñas”, explica Francisca González, encargada técnica de esa cadena. Otra alternativa es la keratina para pies. “Envolvemos el pie en un botín de bolsa desechable que contiene keratina y calcio. Además de suavizar, fortalece las uñas y atenúa manchas”, asegura la experta.

01-600

Ekos Castanha Pulpa Hidratante Para Pies,$5.700, Natura ; Podexine, $8.615,Vichy ; Foot Cream, $3.990, Neutrogena

Prepararlos con yoga 

Foot fitness es el nombre de una nueva disciplina que ayuda a estimular los pies y ejercitar los músculos de la zona. Además evita que los zapatos se transformen en un suplicio. La práctica consiste en una serie de ejercicios para la planta del pie y se realizan con pelotas de diferentes tamaños. La técnica aún no llega a Chile pero tiene seguidoras en Estados Unidos y España.