Destacado 1/2 2

Cinco hábitos que sorprendentemente ayudan a perder peso

Aunque suene extraño, la temperatura de la pieza en que duermes te puede ayudar a adelgazar. El sitio web mujerhoy.com publicó 5 prácticas muy sencillas que, aunque no lo creas, pueden ayudarte a perder peso.

  • pmorales

Compartir vía email

perder peso1. Comer en platos rojos
Según un estudio publicado en la revista Appetite, los platos rojos te incitan a servir raciones más pequeñas de comida. Al parecer esto tiene que ver con el contraste de color entre el plato y la comida, lo que te hace ser más consciente de las cantidades.  La investigación dice también que el color rojo ayuda a los comensales a evitar el ‘picar’ antes de comer, ya que dicho color se asocia con la prohibición o el peligro.

2. Pagar en efectivo en el supermercado
No tiene una explicación muy científica, pero en un estudio realizado por la Universidad de Cornell se encontraron diferencias entre la calidad de la comida que se paga con tarjeta versus la que se paga con efectivo. Al parecer los estudiantes que pagaban cash tendían a elegir alimentos más saludables, como promedio consumen 31 calorías menos.

3. Comer chocolate
Esta es la que, sin duda, va a alegrar a muchas. Aunque suene extraño, comer chocolate, pero chocolate puro, se asocia a niveles inferiores de grasa abdominal. Así lo confirmó un estudio realizado por la Universidad de Granada, donde se descubrió que los adolescentes que más chocolate consumían tenían una menor cantidad de grasa acumulada en su cuerpo. El doctor encargado del estudio aclara que esto se debe a que el chocolate puro tiene gran cantidad de componentes que ayudan a la salud cardiovascular.

4. Bajar la temperatura de la pieza
Mantener la temperatura de la habitación un poco más baja estimula el metabolismo y ayuda a adelgazar. Un estudio demostró que las personas que duermen a 18ºC queman más calorías –aproximadamente un 7% más- que las personas que duermen a 22ºC.

5. Organizar el escritorio
Un estudio puso a trabajar a un grupo de jóvenes, durante una tarde, en un escritorio desordenado y a otros en uno ordenado. Luego al salir, se les permitió que eligieran entre un chocolate y una manzana. Quienes estuvieron en el sitio ordenado fueron más propensos a elegir una manzana. La psicóloga a cargo del estudio explica esto indicando que al estar en una oficina pulcra, las personas tienden a hacer lo que se espera de ellos.