Destacado 1/2 2

Detrás del ‘front row’

Dime dónde te sientas y te diré quién eres. Así reza el mantra de las primeras filas en la industria de la moda. El sitio Smoda desgrana las claves de este 'arte' fundamental en los grandes desfiles

  • alejandra.villalobos

Compartir vía email

Front Row

Las primeras filas de las pasarelas más importantes del mundo devela como pocas cosas las jerarquías existentes en el mundo de la moda. El organizar los asientos de las front row es casi un arte, donde la estrategia y el marketing juegan un rol fundamental.

El sitio Smoda publicó una nota en la que analiza el drama que esconde la primera fila de un desfile: los invitados no solo son convocados a ver los desfiles, si no que también a ser vistos. Cada asiento tiene un nombre, y la importancia de ese nombre es directamente proporcional al puesto que ocupa. De ahí la importancia que supone estar en esa primera fila que, muchas veces, deja a varios humillados en el camino.

El arte del ‘sitting’ (como comúnmente se le llama a la asignación de cada asiento) no es al azar. Y es que en él se juega el alcance mediático que de otro modo no tendrían. Dejar fuera u olvidar a alguien puede ser tan catastrófico como que se caiga una modelo en la pasarela.  

front row 2

Si bien cada ‘sitting’ es diferente, los grandes de la moda acostumbran a seguir estrategias parecidas. No por nada hay “caras” que no pueden faltar en los desfiles. Y es que su presencia, muchas veces, capta la atención incluso más que el propio desfile.

Quién

Es cierto que el diseñador y/o dueño de la marca tiene la última palabra, pero son las empresas de relaciones públicas las que se encargan de que todo cuadre en los desfiles y en sus asientos. Ellas son las que conocen el rubro mejor que nadie, las que analizan el impacto mediático de las nuevas celebridades y manejan de primera mano el contacto con los medios. Además trabajan mano a mano con empresas digitales que monitorean la situación de los invitados, las bajas y los cambios de última hora.

Si quieres saber dónde, cuando y por qué ocurre esto sigue leyendo la nota en Smoda.elpais.com