Destacado 1/2 2

“Estar enamorado es…

No solo se trata de miradas coquetas y cosquilleo en el estómago; lo encantador es entrar por instantes a los espacios privados de las almas de otras personas y, en algunas ocasiones, perder un poco la cabeza. Cinco personajes reflexionan acerca de este estado universal poco antes de celebrar el 14 de febrero.

  • Monserrat Molina

Compartir vía email

Fotos: Juan Pablo Sierra Producción: Claudia Illanes y Rosario Bascuñán Pelo y maquillaje: Josefina González

“…Perder un poco la cabeza”
Darko Peric, actor


enamorado“Enamorarse es perder un poco la cabeza por la otra persona y, que cada tres pensamientos, venga uno de ella que genere cambios de presión. Es como una corriente que te lleva con mucha fuerza hacia el otro. Con el tiempo uno empieza a saber navegar o, por lo menos, surfear por la corriente, que también te permite ver si solo existen rocas. Lo más lindo de estar enamorado es cuando el amor es recíproco. Si la persona con quien te toca compartir este viaje es madura y ha tenido experiencias que le permiten cuidar de lo que tiene, entonces es como pocas cosas en la vida. La clave para mantener vivo el amor está en dar siempre muchos besos a la pareja, tener paciencia y decirle lo linda que se ve cada vez que lo está. Me enamoran de ella todo aquello que debería no gustarme y que termina gustándome. También he creído estar enamorado de la persona equivocada: en esa relación no había amor, sino más bien ceguera. Cuando amas a alguien tienes un compromiso emocional de estar siempre ahí para sus necesidades, y su felicidad está antes que la tuya. Uno se cuida mutuamente, uno es mejor amigo y amante. Hoy tengo la suerte ser amado por la mujer de la que estoy enamorado”.

“…Sentirse plena”
Sofía García, actriz


2.ok“Enamorarse es sentirse plena, satisfecha, agradecida y bendecida de estar al lado del hombre que uno quiere. Uno se siente completamente feliz con poco, es un estado de simpleza muy bonito. Es encandilamiento y un constante viaje de emociones al que te puede llevar tu pareja; también es cosquilleo en la guatita, un inocente brillo en los ojos y un incontrolable movimiento de pestañitas. Para que esta sensación perdure uno tiene que ser constante en la energía que pone en hacer feliz al otro, en trabajar para que la relación sea entretenida y honesta. ¡Eso sí, hay que saber mantener a la pareja atraída y encantada! Me enamoran los detalles, las sorpresas, las flores, la confianza, la protección, la admiración hacia el otro, el buen sexo y las hermosas conversaciones. Lo bonito que tienen las relaciones y también la vida, es el flujo de las cosas. A momentos nos sentimos en la cima del amor, en el éxtasis de la vida, y luego vienen el valle y la calma donde se apaciguan estas emociones y gracias a este fluir uno valora ambos estados”.

“…Dejar el orgullo y el ego enterrados”
Antonia Bordali, productora de modas


3.ok“No tengo mucha experiencia en el tema, pero estoy segura de que cuando uno está enamorada es capaz de hacer cualquier cosa por esa otra persona, sin importar lo difícil que sea. Se dejan el orgullo y el ego enterrados y solo aflora la humildad. Lo más bello es cuando ese amor es correspondido; la felicidad que uno siente de haber encontrado a su partner de vida, que es más que tu pololo o marido, es tu amigo, tu consejero personal, tu paño de lágrimas y de risas, es quien te acompañará a todas sin prejuicios. Nunca se puede perder la admiración por la otra persona, el apoyo mutuo por las pasiones y hobbies de cada uno. Uno tiene que saber conversar de todo, hasta de la inmortalidad del cangrejo y, lo más importante, hay que respetarse siempre. Lo que más me enamora de la otra persona es que vibre con la vida, que haga cosas que le apasionen, que no viva por vivir, que se asombre con las cosas más simples, que saque lo mejor de mí y que me haga reír”.

“…Una relación entre tu silencio y el de tu pareja”
Paul Fuguet, pintor


4.ok“Cuando te enamoras existe una relación entre tu silencio y el de tu pareja. Así se crea un rito de los dos por ese vuelo sacro de idolatrarse y ese acto infinito y profano de sentirse. El término enamorado es consecuencia del verbo amar y tiene una significación sagrada. Si en esos momentos de respirar hondo la imagen y el aura de ella te invaden, es porque estás enamorado. Para mantener el amor fresco hay que creer positivamente en la palabra ‘ojalá’. Como la canción que apela a la voluntad noble de aceptar los cambios en el otro. Jamás hay que tenerle miedo a terminar una relación, pues ese temor destruye tu propio yo. Y nunca se debe olvidar que para que exista un nosotros, se necesitan dos yo: el de tu pareja y el tuyo. Cuando estás enamorado hay que saber desearle lo mejor al yo de tu pareja, sin venganzas ni malos sentimientos. Desde ahí, aunque suene divertido, la pachamama está de tu lado. Las cosas que más me enamoran de ella son su niña interna, su gitana interna y su apreciada dulzura. Por todo esto amo a mi mujer; con María vamos por el mismo camino aventurero de vida”.

“…Un estado movilizador y creativo”
Paola Volpato, actriz


5.ok“Estar enamorado es un estado maravilloso, profundo, movilizador y creativo. Es pensar en el otro, necesitar su presencia, su voz, su atención. Y viceversa; uno siente una energía que se devuelve apasionada y potente. Lo más lindo es la experiencia química que vive el cuerpo. Te sientes con mayor vitalidad, creatividad y estás más alerta. Vives el mundo, percibiendo las cosas más brillantes, más olorosas y cercanas. Tienes la cara llena de risa y el corazón hinchado. Para mantener este amor a través del tiempo es fundamental confiar en el otro, saber que tu pareja quiere lo mejor para ti y tener la certeza de que “en la calle, codo a codo, somos mucho más que dos”. Hay momentos en que me siento superenamorada, como cuando Felipe (Castro) me mira a los ojos y se ríe, toma decisiones valientes, canta con mis hijos, me abraza fuerte o cuando llora porque no puede más de felicidad. Me enamoran sus momentos de fragilidad y de calma, también cuando siento que logro entrar a un espacio privado en su alma y me quedo ahí sin molestar, solo gozando ese momento secreto, de complicidad”.