Belleza

Cuida tus pies en verano

Las altas temperaturas, el cambio de calzado y los rayos UV son algunos de los factores que dañan nuestros pies en esta época del año. Para lucirlos sin culpas, aquí te damos algunos consejos

  • alejandra.villalobos

Compartir vía email

piesDurante el verano nuestros pies se ven expuestos a una serie de factores que pueden dañarlos y arruinar su aspecto. Por lo mismo es fundamental dedicarle unos minutos en nuestra rutina de belleza para que luzcan sanos y lindos.

Los principales problemas surgen con el cambio de calzado. Al pasar de uno cerrado a uno abierto, nuestros pies quedan más expuestos al roce y los rayos UV. Por eso, es común la aparición de ampollas, rozaduras e incluso en algunos casos, heridas.

Las altas temperaturas también acarrean problemas como la sudoración excesiva que puede provocar, además de mal olor, una humedad elevada que acarrea problemas secundarios,  como  grietas interdigitales. Y, a raíz de ambos factores surge el problema más común: la sequedad excesiva de la piel. Es común que se manifieste sobre todo en la zona de los talones, cuyos bordes se tornan medios blanquecinos debido a la falta de hidratación y la acumulación de la llamada “dureza”.

Consejos para unos pies lindos y sanos


Lo primero es elegir zapatos cómodos y de buen material, suaves y donde el pie pueda respirar. También es importante que la suela sea amortiguadora y flexible. Así, estaremos previniendo la aparición de las desagradables ampollas o rozaduras.

Para controlar la sudoración excesiva es recomendable usar los desodorantes y antitranspirantes especiales para controlar la humedad de los pies, evitando así los malos olores y la humedad.

Utiliza sandalias o zapatillas de goma en lugares en que se está en contacto directo con la humedad como en piscinas, saunas o gimnasios.

Durante el verano es importante duplicar la hidratación de los pies para evitar la sequedad. Aplica cremas hidratantes tanto en la mañana como en la noche. También, puedes usar limas o piedra pómez en las zonas más resecas y ásperas de la piel una vez a la semana, para, de esa forma, evitar la aparición de las durezas.

Tal como en todo el cuerpo, el uso de factor solar es primordial para proteger la piel de los pies de los dañinos rayos UV.

Es importante ir de vez en cuando al podólogo. La pedicure no es suficiente para tener los pies cuidados, ya que solo embellece las uñas y los dedos. La podología trata durezas, controla el estado de las uñas, revisa si el calzado que se está utilizando es el correcto y corrige otra serie de problemas.

Exfoliante casero para pies


Mezcle azúcar rubia, frambuesas y aceite esencial de menta en un mortero, hasta formar un puré. Masajee los pies con esta mezcla durante 5 a 10 minutos, una vez a la semana.