Belleza

Pelo a prueba del sol

Durante el verano el cabello está expuesto a los dañinos rayos UV. La estilista Coca Oyarce, dueña de La Guapa Simona, explica qué medidas tomar para llegar a marzo con una melena saludable

  • Valentina Ossa

Compartir vía email

Hidratación y nutrición


foto_350Es normal que en esta época del año nuestro cabello se dañe al estar expuesto a los efecto de los rayos UV y otros factores propios del verano. Es por eso que la hidratación y la nutrición, aunque son distintas, son fundamentales para tener el pelo sano.

La estilista Coca Oyarce explica que al mirar el pelo de alguien es difícil distinguir la diferencia entre desnutrición o deshidratación.“El pelo puede estar deshidratado pero no desnutrido, pero un pelo si está desnutrido está deshidratado” dice la especialista.

– Nutrir: Es como darle de comer al pelo. El pelo desnutrido tiene carencia de ácidos grasos, minerales, colágeno, y queratina. Y esta carencia a su vez hace que se agoten y se pierdan las reservas de agua en la estructura interna del pelo, o sea, que se deshidrate. Aquí el daño se ve en las puntas partidas, abiertas, que se cortan.

– Hidratar: Es darle de beber al pelo. El pelo deshidratado tiene falta de agua. Y eso se ve en las puntas secas y porosas.

Sin embargo, Oyarce aclara que si el pelo tiene intactos los puentes de queratina y está bien nutrido puede sufrir una leve deshidratación, la cual se puede reestablacer rápidamente haciéndose máscaras hidratantes. “La falta de nutrición se soluciona de manera más continuada y constante ya que es una daño más profundo que el de la deshidratación. Aunque al tacto la impresión pueda ser la misma” dice.

Sombrero o pañuelo


Es una buena alternativa para disfrutar del sol y de la playa con el pelo protegido. “Otra opción es enrollar un pañuelo en la cabeza como un turbante. Si se baña en el mar o en la piscina siempre enjuague su pelo con agua dulce y aplique un serum en las puntas para mantenerlas hidratadas”, dice Coca Oyarce.

Productos adecuados


Deben ser específicos para proteger el pelo del sol y, ojalá, en formato de crema o spray. “Son fáciles de aplicar por lo que se pueden usar a lo largo del día y después de cada baño. Para mantener el color del cabello, sea natural o teñido, utilice durante todo el verano champús, acondicionadores y máscaras nutritivas con filtro UV integrado. Son la mejor alternativa para mantener el tono intacto y para que los pigmentos no se desgasten”, aconseja la estilista.

Masajes posvacaciones


Después de las vacaciones es bueno cortarse el pelo, al menos un par de centímetros, y darse un masaje de hidratación o uno reconstructivo. “El corte tiene un efecto similar a una poda: permite que las puntas abiertas no avancen hacia arriba y rompan el resto del cabello; además hace que el pelo se vea brillante, adquiera mayor movimiento y esté menos poroso”, asegura la experta.

Algunos consejos


Intenta no lavar el pelo diariamente, si sientes que realmente lo necesitas, utiliza champú en seco y haz que el lavado sea menos frecuente, utilizando siempre una crema de masaje o un buen acondicionador en las puntas cuando lo laves en la ducha. “Los productos profesionales son más caros, pero la relación precio-calidad vale la pena” dice Coca Oyarce.

Aprovecha el clima cálido y evita lo más posible el uso del secador y la plancha. Deja secar el pelo al aire y cepíllalo desde las puntas avanzando hacia arriba para no romperlo.

Cuidar tu dieta y siempre ten presente tomar bastante agua y comer productos ricos en vitaminas y proteínas, eso te ayudará a lucir una piel y un pelo sano y radiante.