Destacado 1/2 1

Francisco Zurita: “Pongo los pies en los pedales y digo ‘game over'”

Partió a los 14 años practicando en las rampas del Parque Araucano y hoy, a los 30, es el campeón mundial en la categoría media tubería de BMX Freestyle, la rama de acrobacia del ciclismo

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Foto texto: Raúl Araya Fotos galería: Redbull

coco zurita  zap hombre  revista mujer  FOTOS RAUL ARAYALlegó con el pelo largo y suelto, con anteojos de sol Oakley, un pañuelo Redbull puesto a modo de cintillo, una camisa gris con dibujos de flores marca Vans, un pantalón negro ajustado y dos anillos Fourspeed Metalwerks puestos en su mano derecha. Pero hace diez años, cuando no daba entrevistas, recorría a pie la ciudad de Dallas, enfundado en un pantalón caqui y una camisa celeste, como un oficinista en tenida de día ‘viernes sport’. Nada de cabello al viento, barba de días ni menos ropa de auspiciadores. Acaso lo más llamativo era que andaba con un amigo, otro chileno con quien viajó a probar suerte a Estados Unidos y con el que salía a trabajar.

“Hola, estamos presentando un programa de salud que consiste en purificar el agua”, era la primera frase que pronunciaba cuando le abrían la puerta. “A ver, déjeme explicarle”, continuaba, y en segundos ya estaban instalados en el living hablando con los dueños de casa sobre la panacea que ofrecían. “Dormí en el piso de la casa de un amigo por un mes. Como logramos vender más filtros de agua que todos nuestros compañeros, la empresa nos pasó un departamento y auto. Fuimos un éxito total”, recuerda. Pero lejos de haber hecho carrera como vendedor, Francisco ‘Coco’ Zurita optó por andar en bicicleta.

[block_quote cite=] “Hay que filtrar el miedo y convertirlo en concentración, en potencia, en energía”.[/block_quote]

Hoy es el actual número uno del mundo en la categoría vert -rampa de media tubería- de BMX Freestyle, rama de acrobacia del ciclismo que toma su nombre de las siglas de Bike Moto Cross. Obtuvo ese título en el campeonato BMX Freestyle Snipe 2013 efectuado en Alemania, donde ejecutó una serie impecable de saltos que dejó en el segundo lugar a Mat Hoffman, el mejor por años en la misma especialidad. Eso sí, antes de llevarse la medalla de oro ganó la de plata en los X-Games de Brasil y obtuvo el quinto lugar en los Juegos Extremos de Barcelona, España. Para volar por el aire y hacer maromas con la precisión de un ave, Francisco entrena durante todo el año y observa el lugar donde dice que se le va la vida: mira la ubicación de la rampa, analiza si hay viento, cuál es la posición del sol, entre otros detalles. Recién en ese momento reafirma los giros y brincos que prepara para las competencias.

“Esos factores importan porque si te llega el sol en la cara y no ves nada, te puedes matar. Un par de centímetros de error y quedas knock out”, explica. Por lo mismo, debe concentrarse al máximo para moverse con la exactitud que necesita para ganar. Confía en su habilidad, pero lo hace más en Dios. “Soy evangélico desde los 18 años. Las transformaciones que tuve me hicieron tanto sentido, que también afectaron mi relación con la bicicleta. Me di cuenta de que tengo un don, pero que no es gracias a mí, sino a Dios. Si fuera al revés, mi cabeza sería un globo gigante de ego. He trabajado harto, es cierto, pero las puertas se han ido abriendo porque Él las abrió”.

¿Qué pasa por tu cabeza cuando estás a punto de tirarte por la rampa?

“Pongo los pies en los pedales y digo ‘game over’. Me olvido de mundo, de las cámaras de televisión, del público. Hay que filtrar el miedo y convertirlo en concentración, en potencia. No sé si voy a salir en una ambulancia, caminando, en silla de ruedas o inconsciente. El estar cerca de Dios y de la fe me ha ayudado a filtrar todo eso. Mucho”.

No te pierdas este video de Francisco Zurita en acción

Coco Zurita 2013 edit from HEADRUSH on Vimeo.