Destacada Inicio

Michelle Obama, marcando estilo a los 50

Dicen que posee la determinación y el empuje de Hillary Clinton, y el glamour de Jackie Kennedy. Pero Michelle es Michelle. La primera dama de EEUU, que hoy cumple medio siglo, ha sabido cultivar una imagen y un estilo propios que la han llevado al podio de las más elegantes.

  • Ana Muguerza

Compartir vía email

Michelle_4x4
Fuente: Agencias

Biblias de la moda y el estilo como Vogue, Vanity Fair o People la han coronado como una de las mujeres mejor vestidas del mundo. En sus cinco años en la Casa Blanca, esta abogada, nacida en un barrio pobre de Chicago, graduada en Princeton y Harvard, y que pasará a la historia como la esposa del primer presidente de color de los EEUU, se ha convertido en una mujer  sofisticada y refinada, que encabeza las listas de las más elegantes y que muchos comparan ya con el ícono Jackie Kennedy. Ha llegado incluso a hacer sombra a su esposo, al propio Barack Obama, y no sólo en cuestiones de estilo. Su índice de popularidad roza el 65%, muy por encima del 41% en que se ha estancado el presidente.

¿Cómo lo ha hecho? Para Mikki Taylor, autora de ‘Commander in Chic’, una guía sobre estilo inspirada en el de  Michelle Obama, el secreto está en que la primera dama no sigue la moda al pie de la letra y se conoce muy bien. “Viste de ella misma. Sabe perfectamente qué quiere y qué favorece a su figura, y sólo apuesta por lo que sabe que le va a quedar bien” afirma la escritora. Taylor, que trabaja también como editora de belleza de Essence, la revista de moda para mujeres afroamericanas, define el estilo Michelle como “clásico, pero con un toque”.

4_340x340
Fuente: Pinterest

¿Las señas de identidad de su estilo? Le encantan los vestidos con vuelo en la falda, aunque también los lleva ajustados, siempre por debajo de la rodilla. Son su prenda fetiche junto con los cárdigans. Suele calzar tacos a pesar de su 1.8m de altura y los cinturones y collares de perlas figuran entre sus complementos favoritos. En cuanto a colores, no discrimina ninguno, pero le gustan sobre todo los vivos y no duda en utilizar llamativas telas estampadas.

Desde luego Michelle Obama no posee el cuerpo de una modelo y no se le puede considerar una mujer delgada, pero sabe cómo sacarse partido y no duda en potenciar aquellas partes de su anatomía de las que se siente más orgullosa, como los hombros y los brazos, que le encanta lucir. Tiene fama de mujer fuerte y decidida pero también de coqueta y, en alguna ocasión, ha comentado que no le importaría someterse a una  cirugía plástica. 

Fuente: Pinterest
Fuente: Pinterest

Le gusta cambiar de peinado y hace un año decidió dejarse chasquilla, marcando tendencia. Mrs Obama se ha convertido en un referente en cuestiones de moda y belleza, y todo lo que lleva, lo convierte en súper ventas. Según un reciente estudio de Harvard Business Review, con sólo mostrarse ante las cámaras durante diez minutos con las prendas de uno u otro diseñador incipiente, el incremento de sus ventas podía ascender hasta 15millones de dólares. Que se lo pregunten a Jason Wu, un creador prácticamente desconocido hasta que Michelle Obama empezó a lucir sus modelos, o a Donna Ricco. El vestido de hojas estampado en blanco y negro de esta diseñadora americana que la primera dama lució en un programa de televisión se agotó en cuestión de minutos y eso que costaba 150 dólares.

Como todo ser humano, Michelle Obama también comete errores y tropiezos estilísticos como el día que bajo del Air Force One, el avión presidencial en shorts y polera, o el que vistió un vestido de gala rojo del británico Alexander McQueen para una recepción en la Casa Blanca con el presidente de China –fue criticada por elegir un modelo extranjero-. Patinazos al margen, no hay duda de que Michelle Obama ha encontrado su propio estilo, que cuenta cada día con más adeptos.