Belleza

10 propósitos para una piel nueva

Más allá de metas exigentes y difíciles de cumplir proponemos una lista con hábitos reales que, incorporados a su rutina diaria, le ayudarán a conseguir una piel sana, luminosa y radiante.

  • Valentina Ossa

Compartir vía email

1. Tome dos litros de agua al día


3_2x2

 

No solo para que su piel esté más hidratada, ya que esto depende en gran medida de la calidad, la constancia y del tipo de cremas que se usan, sino para ayudar a que el cuerpo elimine toxinas. “Cuando el agua entra al sistema linfático limpia los tejidos y eso se refleja en la dermis. Un organismo puro implica una piel sana y luminosa”, explica Cristina Montero, dermatóloga de Clínica Avansalud. Opte por ingerir agua pura, para variar acuda a líquidos sin azúcar como infusiones de hierbas y jugos. Evite las bebidas.

2. Deje el cigarro


Daña el cutis y hace que los procesos de cicatrización sean más lentos. Además, los fumadores adquieren un tono de piel amarillento y opaco. Si cree que está salvada porque fumar es un hábito social está equivocada: “Siempre es perjudicial, no importa si es media cajetilla o un par de cigarros. La buena noticia es que es reversible. Al año de haber dejado el cigarro la piel ya está recuperada”, aclara Francisca Daza, dermatóloga de la Clínica Alemana.

3. Nunca duerma con maquillaje


Aunque sea solo base o la máscara de pestañas. “Desmaquillar evita la aparición de comedones, hace que la piel se regenere más rápido y que absorba mejor los componentes de las cremas”, dice Daza. El kit básico de productos que requerirá es un desmaquillante para ojos y labios y otro para el rostro. “Dentro de la primera categoría, especial para zonas delicadas, destaca la versión bifásica que contiene una mezcla de agua y aceite. Limpiadores para el resto de la cara hay de diversas texturas y acabados, la elección depende del tipo de piel: Si es seca, opte por productos cremosos. En los cutis grasos son efectivos los jabones líquidos o aguas micelares, estas son frescas y no dejan una sensación pegajosa”, dice la maquilladora Laura Boettiger del blog Makeup Insiders.

4. Antes de dormir, hidrate y nutra su rostro


2_2x2

 

No espere a tener líneas de expresión marcadas para preocuparse. “Es importante usar una crema todas las noches que estimule los procesos de regeneración y, además, una específica para la piel del contorno de los ojos que es más sensible y delgada que la del resto de la cara. “Antes de los 30 opte por cremas al agua. Después elija las que contengan ingredientes como ácido glicólico y retinol, que ayudan a atenuar la intensidad de las arrugas”, explica Daza.

5. No más sol


“Exponerse a los rayos UV y broncearse es sinónimo de daño”, asegura Daza. Por eso, a partir de este año evite tomar sol sin protector y si va a la playa incorpore el hábito de usar sombrero y anteojos. Además aplique factor todos los días, en invierno un FPS 15 es suficiente pero en verano este debe aumentar a 30 como mínimo. “Ese es el mejor truco antienvejecimiento ya que evita las arrugas, las manchas y mantiene la elasticidad. Las opciones de cremas para protegerse son amplias: por ejemplo, puede acudir a una hidratante con FPS o directamente a un factor solar específico para su tipo de cutis”, asegura la experta. Para que cuidar la salud de la piel no implique sacrificar el bronceado, Boettiger aconseja mezclar un par de gotitas de autobronceante con la base. “Puede recurrir a este truco un par de veces a la semana, esto ayuda a obtener un tono dorado de forma gradual”.

6. Evite tratamientos cosméticos en centros no autorizados


Las promociones pueden no ser tan buenas para la piel como suenan. “Para una limpieza basta ir donde una cosmetóloga experta, pero hay procedimientos más complejos que tienen que ser realizados por un dermatólogo. Y cuando se trata de inyectar sustancias, como ácido hialurónico o toxina botulínica, no ahorre. Hay lugares que ofrecen alternativas más económicas pero el costo baja porque la calidad del producto no es la mejor”, aclara Montero.

7. Hidrate su cuerpo después de cada baño


Menos expuesta a la radiación solar y a los movimientos que realizamos con el rostro al expresarnos, la piel del cuerpo envejece más lento que la de la cara. Sin embargo la falta de hidratación hace que con los años esta se vuelva opaca, seca y con alteraciones en el color. Por eso, sea invierno o verano, comprométase a usar un hidratante corporal todos los días después de la ducha. “Esto disminuye la pérdida de agua transepidérmica y hace que el aspecto de la piel mejore. Además, la lubricación protege de enfermedades dermatológicas como alergias y previene la aparición de estrías”, dice Montero.

8. Realice un chequeo de sus lunares


Adquiera la costumbre de acudir al dermatólogo una vez al año y revise el estado de sus lunares. Por otro lado, sea su propia observadora y esté atenta a cómo estos evolucionan: “Si aparece un lunar asimétrico, con bordes irregulares, con más de un color y con un diámetro mayor a 6,6 milímetros, acuda al doctor”, sugiere Daza.

9. Incorpore a su dieta alimentos ricos en antioxidantes


1_2x2

 

Algunas verduras de hoja verde -como la espinaca, la rúcula y los berros-, la zanahoria, el vino tinto y los berries poseen antioxidantes que ayudan a reparar el daño que los radicales libres, provenientes de la exposición al sol o del hábito de fumar, provocan en la piel. “Estos son los principales causantes del envejecimiento, por lo que al ingerir antioxidantes el proceso es menos brusco y notorio”, comenta Montero.

10. No se pellizque la cara


Si lo hace es probable que provoque una infección y deje una herida que posteriormente se trasformará en una cicatriz. En vez de eliminar una espinilla, pústula o punto negro quedará con una mancha, ya que la piel de la cara es muy sensible y al estar constantemente expuesta al sol pigmenta con facilidad. “Es preferible no tocar el grano, dejar que desaparezca solo y usar productos para acné que lo sequen. También puede acudir a limpiezas de cutis, pero aconsejo hacerlo cada seis meses, al menos que un médico indique lo contrario”, afirma Daza. Para cubrir esos odiosos granitos acuda a un corrector del mismo tono que su piel. “Sobre la zona que desea tapar aplique con los dedos dando pequeños golpecitos. Luego, con un pincel pequeño, fije con polvo compacto”, explica Boettiger.