Destacada Inicio

Playa v/s ciudad

Maquillaje de verano. Si busca verse bronceada sin exponerse al sol, los productos básicos de su cosmetiquero debieran ser un protector solar y un autobronceante. Para el resto hay variaciones: en la oficina los polvos, rubores e iluminadores son buenos aliados, pero en la playa es preferible optar por cremas con color que suben el tono, hidratan y protegen de los rayos UV.

  • Valentina Ossa

Compartir vía email

Playa

01-400Autobronceantes. Ya nada tienen que ver con los primeros que aparecieron en el mercado que dejaban la piel naranja. Hoy, gracias a que evolucionaron tanto en tecnología como en ingredientes, dejan un color natural. “Para que el resultado sea parejo es importante que primero exfolie su piel. Luego, aplique capas ligeras desde los pies hacia arriba y finalmente lave sus manos para que no queden manchadas”, aconseja la maquilladora Betina Berton.

Dorado saludable. Para quienes no están acostumbradas a usar cremas, el bronceado instantáneo en que se aplica una molécula derivada de la caña de azúcar, permite colorear las capas superficiales de la piel en una sesión . “Se realiza con un aerógrafo o pincel de aire por lo que el resultado es parejo y no queda manchado”, explica Doris Martínez, cosmetóloga del Centro Les Gemeaux Esthetique. Los resultados duran aproximadamente seis días.

Todo en uno. Olvídese de la base. El relajo de las vacaciones permite reducir la cantidad de productos y recurrir a aquellos que suplen varias necesidades a la vez.  “Una buena opción es una BB Cream con efecto ‘tan’, o que se ajuste al tono de la piel, ya que aporta al mismo tiempo las propiedades de un hidratante, un protector solar y una base liviana. Existen alternativas que vienen con destellos de brillo que lucen bien bajo los rayos del sol”, afirma Berton.

Labios y mirada. Son dos rasgos a los que debe prestarle atención aunque pretenda sumergirse en el agua. En la boca use un bálsamo labial que tenga FPS. También puede recurrir a productos multifuncionales como barras en crema con color rosa o damasco, y dar pequeños golpecitos en los labios y en las mejillas para iluminar el rostro. “En los ojos utilice máscara de pestañas a prueba de agua. Estas suelen ser rígidas por lo que recomiendo encrespar las pestañas antes de aplicar”, dice el maquillador Marcelo Bhanu.

Ciudad

08-400Polvos bronceantes. Ayudan a maximizar el tono saludable de las vacaciones. Y si aún no ha tenido la oportunidad de una escapada puede recrear con este producto un efecto similar al dorado del sol. Eso sí, hidrate bien su rostro antes de la aplicación ya que los polvos tienden a secar el cutis. Si se aplican en los lugares donde la cara se broncea naturalmente, como la frente, el tabique de la nariz y las mejillas, dan un look similar al de la piel tostada”, asegura Marcelo Bhanu.

Todo al blanco. Fue la propuesta de Altuzarra y Ralph Lauren en sus desfiles para la primavera 2014. La pureza alba invade los maquillajes veraniegos ya que permite destacar la mirada y, también, iluminar. “Combina bien con el bronceado, pero hay que agregar toques de color a los labios para levantar el rostro. Complemente con un toque de sombra nude satinada en el arco de la ceja y en la parte alta del pómulo”, recomienda Tere Irarrázabal.

Rubores anaranjados. Existen colores que se pueden usar sin restricciones en época estival, por ejemplo la gama de los damascos. Gracias a su naturalidad, proporcionan un aire veraniego y dan un efecto de mejillas sonrosadas por calor. “Con un rubor cremoso coral marque en sentido horizontal ambos pómulos. Este tono hace buena pareja con el tostado porque aporta vitalidad”, asegura Tere Irarrázabal.