Destacada Inicio

Matías Hernán: Un ganador real

Sus diseños simétricos, estructurados y de corte futurista se conocían en Chile desde 2011, pero 2013 fue el año más fructífero para Matías Hernán. El modisto de 25 años ganó la tercera temporada del reality show Project Runway L.A. Gracias a este triunfo mostrará sus diseños en distintas pasarelas de América Latina y acaba de cerrar una alianza con una tienda de retail que le permitirá llegar al público masivo. “La moda no es confeccionar un vestido lindo; es un estilo de política”, afirma.

  • Janet Barra

Compartir vía email

Fotos: Patricio Roldán  Asistente de Fotografía: Carlos Palma  Producción: María Eugenia Ibarra Pelo y maquillaje: Iván Barría  Asistente de Diseño: Inna Aravena

01-400Soy seco para trabajar bajo presión, para coser y para pensar rápido. Sí, igual puedo ganar. De más… a menos que hubiese un Christian Siriano (ganador de la tercera versión del programa de televisión estadounidense Project Runway)”. Esa fue la reflexión que hizo el diseñador Hernán Matías Cárcamo Aros (25) cuando grabó el video con el que postuló a la tercera temporada del espacio. “Hay que ser visionario sobre lo que cada uno puede alcanzar”, dice a un mes de haber ganado el concurso que premia por tercera vez al mejor diseñador emergente de América Latina.

Hiciste noticia porque eres el segundo chileno en ganar este programa, después de Karyn Coo. Sí, eso es interesante. Los chilenos se han dado cuenta de que pueden hacer de su marca algo trascendental. Eso decía también en el video de postulación. Que para mí la moda no es confeccionar un vestido lindo; es un estilo de política, tener una opinión y decretar lo que la gente debe usar, y que ese criterio sea tomado en cuenta.

¿Qué te gustaría comunicar a través de tus prendas? Antes del concurso era muy inseguro. No sabía qué decir en una entrevista. Cuando en la universidad tenía que exponer, mi profe, Juan González, me decía: ‘Habla, hombre’. Gané el primer desafío y dije: ‘Ya, se supone que si triunfé, algo estoy haciendo bien’. Me empecé a soltar y en el capítulo diez peleaba con el jurado. Me volví tan seguro que me daba lo mismo poner en peligro mi participación. Ahora quiero seguir creciendo, llegar lejos y no ser ‘el niñito que ganó Project Runway’, sino que demostrar que si vencí no fue porque descalificaron al participante mexicano que iba a ganar (ríe), sino porque lo que vieron en mí era real.

El inventor de telas

Matías Hernán ganó el primer reto de la competencia, a pesar de que, como él dice, le sacó “canas verdes”. Tuvo que trabajar con una tela que parecía una cortina que convirtió en un lienzo lleno de color y luego en un vestido superceñido que le valió la inmunidad por una semana. También gozó el tercer desafío que consistió en confeccionar un traje de tres piezas para una mujer de oficina que necesita verse impecable siempre. “Hice una minichaqueta de color verde limón con mangas de gasa que tenían 70 piezas cada una”, cuenta. El repertorio de nueve looks que presentó en la final del concurso lo creó mientras volaba desde México a Chile. En ellos exploró la maleabilidad del neopreno -tela utilizada en la confección de buzos marinos- en abrigos con mangas globo, pantalones ajustados y vestidos de noche. “Me dediqué a afinar la colección en una semana, luego busqué los materiales y los accesorios. Y después fue cortar y coser”, cuenta.

¿Participar en el programa fue diferente a lo que imaginabas? Es diez veces más difícil. No podíamos escuchar música o ver televisión, ni se nos permitía la conexión a Internet ni llamar por teléfono. Por lo que más sufrí fue por la comida mexicana: terminé con el colon en la mano.

¿Llegó un punto en que dijiste: ‘No me la puedo’? Sí, pero no fue por la competencia o por no saber qué hacer. Era porque estaba cansado de la comida, de levantarme muy temprano y de la convivencia.

¿Qué sientes tras haber ganado? ¿Sabes qué? No me siento diferente, para nada. No sé si no lo he asimilado o no me importa…Obviamente sí, me importa.

Quizás es por el desfase entre la grabación y la emisión del programa. Tal vez ya cerraste el proceso. Mi vida corre con tanta rapidez que no sé qué cosa estaré haciendo mañana. No es que no lo asimile, no me detengo a pensarlo, para mí eso es una frivolidad. Mejor me dedico a trabajar y a hacer lo que me gusta, que andar perdiendo el tiempo en tonteras.

¿Hubo algún impacto mediático por tu participación en el programa? En mi familia me molestan. Mi hermana me dice: ‘Ay, ahora que estás tan solicitado y no sé qué’. Me escriben en Facebook y a todos les gustan mis fotos. Cada día tengo 250 solicitudes de amistad y para mí es una estupidez. El otro día fui a un evento y hablaba con una persona para arrancarme de otra. Estuve toda la noche así y terminé afónico. Siempre he sido ‘pintamono’, pero no quería esto, de verdad que no.

06-400¿Te proyectas internacionalmente? Sí, obvio.

Es un hecho que participarás en pasarelas del extranjero. Me están ofreciendo ir a Venezuela. Lo más seguro es que me lleven al Mercedes-Benz Fashion Week México. Me gustaría ir a Colombia Moda y a la semana de Sao Paulo, Brasil. Pero mi meta es estar en la de Nueva York.

La oportunidad para internacionalizar su marca es tangible, pues como ganador recibió 25.000 dólares para crear su primera colección. Además obtuvo una  portada y un reportaje en la revista Marie Claire que se publicará en enero de 2014 y una oportunidad para participar en el Miami Fashion Week. La chilena Karyn Coo fue la vencedora de la segunda temporada de este reality show y confirma que este premio le abrió puertas. “Me han llegado propuestas para llevar mi marca al exterior y también me han escrito clientas extranjeras que desean mis vestidos. El tema es cómo lograrlo. Yo no me he atrevido o no me he dado el tiempo para hacerlo, pero sí está la oportunidad”, afirma. Y agrega: “Ganar Project Runway L.A., aparte del premio, implica cargar una mochila superpesada. Mucha gente querrá ver qué es lo que pasará con Matías. Mi consejo es que mantenga su misma pasión y amor por la moda”. Jorge Duque, mentor del programa, confía en que Matías Hernán triunfará como diseñador internacional. “Su virtud es que entiende la moda como algo lleno de vértigo. Le da un nuevo aire y plantea una propuesta original. Tiene todos los elementos para ser exitoso”, cuenta vía telefónica desde México.

En cada desafío planteado por la producción del programa el diseñador chileno demostró que tenía una técnica de costura infalible y una visión artística de la moda que traspasó en cada uno de sus atuendos. Su carácter y personalidad fueron de menos a más; de un tímido tartamudeo en el primer capítulo al hombre seguro que se presentó en el último episodio.

¿Lograste mostrar tu sello? Creo que sí. Me criticaban porque no salía de mi zona cómoda, pero creo que reiterar algunos códigos es esencial para tener una identidad. Ahora estoy trabajando la mixtura para crear algo tan bien compuesto que llegue a ser arte, diseño y un buen producto.

Es complejo cumplir ese objetivo. Claro, por eso estoy trabajando con mucha gente, entre ellos el artista Nicolás del Solar, quien me ayuda con el tema teórico, las conceptualizaciones y los referentes artísticos para mezclar el arte con diferentes técnicas textiles y materiales. Me gusta mucho inventar telas; en Chile no hay neopreno de colores, solo negro, por eso lo fusioné con la lycra. Además he usado tres capas de este tejido para generar un neopreno de baja densidad.

Muchos diseñadores autogestionan su carrera. Ese ha sido tu caso. ¿Crees que eso cambiará? Para mí es clave que la gente entienda que no es que quiera ser ‘pinturita’, pero un modisto que no se mueve no llegará lejos, porque la gente no lo conocerá si no muestra su trabajo.

El devenir de un ganador


Matías estaba en segundo medio cuando aprendió a coser. “Así funciona la máquina, úsala”, le dijo su madre un día. Se aventuró a intervenir su ropa, pues muchas prendas le quedaban grandes o bien porque quería darles un sello personal. Al momento de elegir una carrera universitaria optó por diseño gráfico en el Duoc UC en la Quinta Región, pero luego del primer semestre se cambió a vestuario. El año 2011 creó su  marca Matías Hernán y desde entonces ha participado en distintas pasarelas y encuentros de diseño. Paralelamente trabajaba como productor en editoriales de moda para distintas publicaciones nacionales, en los que aprovechaba de mostrar sus excéntricas creaciones. Desde 2013 se instaló en Santiago y continuó su carrera en la Universidad de las Américas. Mientras asumía este nuevo rumbo, Matías postuló para el programa Project Runway L.A.

El futuro inmediato


Por estos días Matías Hernán presenta su línea de alto verano para Chile, mientras trabaja en una asociación con una importante tienda de retail nacional. “La alianza con Ripley es un trabajo por todo un año en diferentes secciones: el arte de las campañas y las vitrinas, la creación de productos asociados a mi marca y la confección de colecciones”, anuncia. Sobre su llegada a un público masivo, opina: “Mi marca tendrá dos extremos. El desarrollo comercial, que en parte explotaré con Ripley, y una línea con apuestas que no son tan usables. Me gustan los desafíos multidisciplinarios y utilizar todas las vías para el desarrollo de marca y de producto”.

En febrero de 2014 participará en una pasarela en Cancún, donde mostrará una colección resort. Para el mes de mayo su cita es en el Fashion Week de Miami, allí presentará una propuesta de vestuario atemporal.

.