Belleza

A protegerse del sol

Los últimos días los niveles de peligrosidad solar han llegado a índices considerados extremos para la salud. Y así como nos preocupamos de cuidar nuestra piel de los rayos UV, no debemos descuidar nuestra visión, sobre todo los días en que estaremos expuestos mayormente al sol.

  • RevistaMujer

Compartir vía email

1408511De acuerdo a cifras de la Dirección Meteorológica de Chile la última semana los índices de radiación solar han llegado a niveles extremos en nuestro país, superando ampliamente los 10 puntos que ya son considerados de peligrosidad solar. ¿Las causas? Una capa de ozono cada vez más delgada y cielos completamente despejados, son parte de los factores que provocan que los rayos solares penetren de manera directa y con mayor fuerza en nuestros ojos y en la piel.

María Inés Rivas, Químico Farmacéutico y Gerente de Investigación y Desarrollo de la línea Emolan, apela a la importancia de usar protector solar varias veces al día. “Hay que tener mucho cuidado al momento de elegir uno de estos productos, ya que algunos solo protegen de los rayos solares ultravioleta B (UVB) y no de los Ultravioleta A (UVA)”, señala la profesional, y agrega que se debe escoger un protector solar de amplio espectro, además de leer la etiqueta para conocer las propiedades de cada producto. Estudios científicos internacionales han establecido que un factor de protección solar número 15 ayuda a reducir el riesgo de cáncer y envejecimiento prematuro, aunque lo ideal es que su rango de cobertura sea mucho mayor y que, incluso, contenga agentes hidratantes, humectantes y antioxidantes.

Un tema que tampoco debemos descuidar es la vista: “Es muy importante usar lentes que tengan filtro UV comprados en lugares confiables ya que los productos que se venden en la calle muchas veces no tienen la barrera de protección y producen daños aún más graves ya que dilatan la pupila y los ojos quedan más expuestos al sol”, comenta José Pablo Pérez, profesional óptico y Product Manager de la fabricante alemana Rodenstock. Según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 20% de los casos de ceguera por cataratas es consecuencia de una exposición constante al sol. Los efectos más nocivos se producen en la retina y, pese a que este órgano tiene barreras naturales para filtrar la luz, estas no son suficientes para protegerse de los altos niveles de radiación que se presentan durante los meses de primavera y verano.

Al respecto, el Dr. Jorge Sepúlveda, oftalmólogo de Megasalud, explica que la influencia de la reflexión UV dependerá de la superficie: césped, tierra y agua, por ejemplo, tienen niveles de reflejo menores al 10%; la nieve cercanos al 80%; mientras que la arena seca de playa 15% y la espuma del mar 25%. Y agrega que los anteojos sin filtro UV dejan pasar un espectro de la luz solar que es dañino para las estructuras oculares externas e internas.

Consejos para tener en cuenta esta temporada veraniega:

  • Todos los días, al menos 3 veces y 15 minutos antes de salir a la calle, aplíquese protector solar de amplio espectro con FPS 15 o mayor. Úselo con mayor frecuencia en las zonas más expuestas: rostro, cuello, pecho, brazos y piernas.
  • Las pieles mate pueden usar factores de protección entre 15 y 30, mientras que las pieles más blancas y sensibles lo ideal es que se apliquen entre 30 y 50+. Cada persona es única así que mucho cuidado con los antecedentes familiares, presencia de lunares y manchas. Lo recomendable es visitar al dermatólogo una vez al año.
  • Utilice gorro o sombrero y anteojos de sol. Evite comprarlos en la calle, sino solo en ópticas establecidas y al usarlos fíjese que la imagen no se vea deformada.
  • Los niños menores de 6 meses no pueden exponerse al sol y los más grandes deben usar protectores pediátricos con factor 50+.
  • No se exponga al sol entre las 12 del día y las 4 de la tarde, horas en que se produce el peak de radiación solar.
  • No se engañe en los días nublados ya que el sol es igual de dañino al estar tras las nubes.
  • Tome mucha agua y aplíquese crema humectante después del baño ya que la piel expuesta al sol se reseca mucho.
  • No hay apuro para conseguir un bronceado sano y duradero por lo que lo mejor es adquirirlo lentamente. Y ojo, que algunas verduras, frutas y hortalizas, como la betarraga y la zanahoria, ayudan a mejorar el tono.