Destacada Inicio

7 propósitos (fáciles) para el nuevo año

Quizás solo elija una de estas ideas, pero con eso basta para empezar un año con más conciencia ecológica

  • Revista Mujer

Compartir vía email

1_2501. Deshágase de los desechos de su mascota de una forma ecoamigable

Existen varios gadgets para dueños de mascotas con mentalidad ecológica, como los pozos sépticos bajo tierra. O hágalo usted mismo: si su jardín es grande, cave un hoyo lejos de plantaciones de verduras o fuentes de agua. Entierre los residuos y deje que la tierra haga lo suyo.

2. Deje de lavar ropa en lavasecos

El lavado en seco puede parecer inofensivo, pero la verdad es que una de las sustancias químicas más usadas, el percloroetileno, es peligroso. La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) dice que este solvente seco causa cáncer en animales de laboratorio y es un carcinógeno humano probable que afecta el cerebro, el hígado y la función renal. Tampoco es bueno para el medioambiente.

3. Reutilice las toallas cuando se aloje en un hotel

Se calcula que un hotel de 250 habitaciones con un 80% de ocupación puede ahorrar hasta 833 kilolitros de agua al año si cuenta con un programa de reutilización de toallas/ropa de cama. Además significa un considerable ahorro de energía eléctrica.

4. Done ropa a fundaciones
Según CarbonRally.com, donar o vender alguna prenda de ropa usada puede reducir sus emisiones de carbono en 12,3 kg. Además, la donación promueve la reutilización y permite que personas de escasos recursos accedan a productos que de otra forma no podrían tener.

5. Use vidrio en vez de plástico en el microondas

Cuando se calienta plástico en el microondas, este libera sus componentes químicos en los alimentos. Dependiendo de qué tipo de plástico es, puede tratarse del interruptor endocrino bisfenol A (BPA) u otros químicos nefastos para la salud. Si un recipiente dice “apto para microondas”, eso solo quiere decir que soporta suficiente calor antes de perder su forma, no que sus sustancias tóxicas no se filtrarán a su comida.

6. Sáquese los zapatos al entrar a su casa
De acuerdo con Practicallygreen.com, esta práctica equivale a lavarse las manos. La suciedad no es lo único que lleva a su hogar a través de los zapatos; están también los residuos contaminantes del aire que pueden estar en sus suelas: pesticidas, plomo, alérgenos, además de otros agentes cancerígenos. Y los niños y mascotas, por estar en contacto más directo con el suelo, son especialmente vulnerables.

7. Considere la alternativa de un lavaloza natural

La mayoría de los lavavajillas convencionales están hechos con petróleo, un recurso no renovable. Algunos contienen fenoxietanol, que se ha relacionado con problemas reproductivos y de desarrollo y está prohibido en países como Japón, así como fragancias sintéticas (posibles disruptores hormonales), y no se biodegradan.
Algunos también pueden contener el agente antibacteriano triclosán, que actualmente está bajo revisión de la FDA de Estados Unidos.