Gastronomía

La Mar, nuevo local

Esta semana Pilar Hurtado comenta su visita a La Mar, cebichería

  • Pilar Hurtado

Compartir vía email

400Afortunadamente, nada de lo que yo pueda decir del restaurante La Mar podría disminuir sus clientes, que lo aman y esperaban ansiosos la reapertura de esta cebichería que cerró por casi dos meses. Estuve allí en un almuerzo para celebrar la mudanza a un par de cuadras, en la misma Nueva Costanera, ahora también con una terraza espectacular en el techo (azotea), en la que se puede fumar. Y ahora volví para almorzar con una amiga, con quien compartimos el amor por el Perú y sus platos y brebajes, dado que su especialidad va por los pescados y mariscos peruvian style. Optamos por un pisco punch y un cholopolitan, ambos con pisco peruano y jugos de frutas, tragos frescos y con harto hielo. Elegimos tres entradas para picotear mientras conversábamos. Una de las grandes gracias de La Mar es el estilo de su servicio, alegre y eficiente. También su ambiente siempre animado y con música, como que solo falta la arena en los pies para estar gozando de una playera cebichería limeña, cosa que nos encanta. Estoy un poco cegueta, pero cuando llegaban nuestros platos me pareció ver entrar a Don Francisco. Sí, era él, con lo que podemos inferir que no solo le gusta Doña Tina sino también un buen tiradito. Vuelvo a nuestros tres platos: un cebiche de la calle, con lapas y caracoles, todo picado pequeño y que encontramos muy salado. Otra opción fue una jalea con mariscos y trozos de pescado frito sobre tomate, cebolla y choclo peruano; traía yuca frita, anillos de calamar, choritos con su concha fritos (se ven muy lindos, pero si uno no se fija, se puede quebrar un diente) y menos pescado del que nos hubiera gustado. Este plato también cargadito a la sal, pero con la fritura se nota menos. El tercer plato fue tiradito al rocoto, de pulpo y pescado muy correcto. Para cerrar pedimos picarones, muy ricos y crujientes con harta miel de higos. Tomamos también un chilcano y una copa de vino Amaral sauvignon blanc, y la cuenta no nos gustó tanto, porque muy entretenido será, pero el total más un café fueron $61.400, cifra por la que en mi humilde opinión el salero no se les debería caer.

La Mar, cebichería
Nueva Costanera 076.
2206 7839.
Nota 5,6/7