Belleza

Venenos antiedad

Entre los trucos de belleza más curiosos para combatir el paso del tiempo está el uso de toxina de serpiente y de abeja. Los resultados, comparados con los efectos de la toxina botulínica (más conocida como botox), son prometedores. Por algo celebridades como Gwyneth Paltrow, Kate Middleton y Sarah Jessica Parker ya han comprobado sus efectos rejuvenecedores.

  • Valentina Ossa

Compartir vía email

Fotos: Getty Images
400La idea de dejarse picar por una serpiente o una abeja para rejuvenecer un par de años no suena tentadora. Sin embargo, no es necesario agitar una colmena o desafiar una víbora para beneficiarse de sus toxinas: “El tratamiento más común con veneno de abeja se aplica a través de una máscara cuyos ingredientes penetran los poros y regeneran el tejido. En el caso de la serpiente, este se incorpora como principio activo en productos como serums y cremas. En ambos casos los resultados se traducen en una piel más lisa, tersa y firme”, explica la cosmetóloga Mónica Böhmer, directora de Medsthetik. Los dos tienen efectos tensores y actúan porque al aplicarlos mandan sangre a la zona seleccionada y mejoran la circulación y así incrementan la producción de colágeno y de elastina. Además poseen componentes regenerativos y bacterianos que contribuyen a la reparación de las células y hacen de barrera contra los radicales libres.

Lo que no mata, rejuvenece

Fue el laboratorio suizo Pentapharm el que, hace cuatro años, descubrió un vínculo entre el envejecimiento y el veneno de una víbora. Los científicos de la marca razonaron de esta manera: si la serpiente era capaz de dejar a sus víctimas en un estado de estupor e inducir la parálisis del cuerpo tal vez la misma ciencia se podía emplear para domar las arrugas del rostro. Así fue como desarrollaron un tripéptido sintético -molécula formada por varios aminoácidos- que imita la proteína del veneno responsable de la inhibición de la actividad neuromuscular y que cuando se aplica en la piel relaja el ceño fruncido y las muecas, expresiones que con los años dan lugar a arrugas profundas. “El veneno de víbora contiene aminoácidos que bloquean las señales nerviosas y hace que los músculos se contraigan. Consigue detener la formación de surcos con un efecto similar a la toxina butolínica (botox)”, afirma Mónica Böhmer. La cosmetóloga y naturópata Denisse Ortiz añade: “La clave está en un componente que combate los radicales libres, moléculas muy inestables que ‘roban’ otras moléculas del cuerpo y, por ende, envejecen”.

En cosmética no se utiliza el mismo veneno; se ocupa una versión de laboratorio que la ley autoriza en una dosis de un 4% como máximo. El virus que se replica es exclusivamente el de la serpiente Tropidolaemus wagleri, también conocida como víbora del templo de Malasia.

El poder de las abejas

Utilizado desde tiempos milenarios en la apiterapia, uso terapéutico de productos de las abejas para combatir enfermedades como artritis, artrosis y esclerosis múltiple, entre otras patologías, la apitoxina -veneno- está llamando cada vez más la atención de la industria cosmética que lo incorpora como ingrediente estrella de productos antienvejecimiento. Son tantos los beneficios para el organismo que la multinacional JWT, experta en hacer predicciones de mercado, la nombró como una de las tendencias de belleza más importantes del año 2013.

La apitoxina tiene cualidades anestésicas, antiinflamatorias y antibacterianas. “Hay estudios que indican que es 100 veces más fuerte que la hidrocortisona, una hormona producida por la glándula suprarrenal que se libera como respuesta al estrés”, afirma Jorge Contador, apiterapeuta formado en la Sociedad de Apiterapia de Japón y dueño de Apitel, empresa orientada a la venta de productos de abejas. Más allá de sus usos curativos se considera un aliado de la piel porque posee hialuronidasas, enzima responsable de la hidrólisis del ácido hialurónico. “Es un conductor hídrico que  hace que la epidermis -capa externa de la piel- absorba de manera más fácil los componentes de las cremas que son derivados del agua. Al estar presente en cosméticos la dermis aumenta la capacidad de disponer biológicamente de los ingredientes que se aplican”, asegura Denisse Ortiz.

El veneno de abejas contiene también melipina, un derivado de aminoácidos de la miel con cualidades analgésicas, antiinflamatorias y vasodilatadoras que favorecen la irrigación de la sangre y, por ende, el traspaso de nutrientes. Esto se traduce en una mayor producción de colágeno, en una piel luminosa y convierte a la apitoxina en un ingrediente de gran ayuda para disminuir la celulitis. “Esto porque posee propiedades irrigantes que degradan los nódulos de grasa, estimulan la circulación sanguínea y promueven la regeneración celular de la piel”, explicaJorge  Contador.

Se habla de la apitoxina como una alternativa natural a la toxina botulínica, sin embargo funcionan de maneras opuestas: “El botox inmoviliza el músculo y por eso alisa la arruga. El veneno de abejas lo ejercita y aumenta la irrigación, y al mejorar la circulación este se relaja y se atenúan las líneas de expresión”, aclara Ortiz.

Cosmética con veneno


Tratamientos: La esteticista británica Deborah Mitchell fue una de las primeras en usar veneno de abeja en sus pacientes, lo que llevó a distintas celebridades a ponerse en sus manos. Ese es el caso de Kate Middleton, quien según el diario inglés Daily Mail se sometió a un facial con apitoxina como parte esencial de sus cuidados previos a su matrimonio con el  príncipe Guillermo.

Con veneno de abeja: La versión estadounidense de la revista Elle afirmó que Angelina Jolie, Gwyneth Paltrow, Sarah Jessica Parker y Scarlett Johansson son fanáticas de la línea Bee Venom -veneno de abeja- de la marca de cosméticos naturales Rodial. Hay crema hidratante, serum y contorno de ojos; todos los productos prometen resultados tensores y una disminución de las arrugas.  (Rodial.co.uk)

Similar a la toxina de víbora: La marca inglesa Nip + Fab ofrece una línea inspirada en el veneno de serpiente que contiene crema hidratante de día, crema de noche y un serum llamado Viper Venom Wrinkle Fix, que según publicó el Daily News cuando el producto llegó a las grandes tiendas de Londres demoró 48 horas en agotarse. No contiene virus de víbora, sino una molécula que imita sus características. (Nipandfab.com)

En Chile: Jorge Contador, quien hace más de diez años fabrica productos con apitoxina y otros derivados de abeja, tiene una crema tópica para dolores musculares que también sirve para tratar problemas de circulación y disminuir la celulitis. (Apitoxina.cl)