Destacado 1/2 2

Bésame mucho

Cada temporada se revela cierto favoritismo por un estampado en las pasarelas. Si bien las propuestas primavera-verano 2014 convergen en imágenes icónicas y superartísticas, las boquitas pintadas se vislumbran como la imagen más femenina, divertida y sexi.

  • Janet Barra

Compartir vía email

Fotos: Agencias
ppalLos besos no se dan en la camisa, como dice la mexicana Ana Bárbara en su canción, pero sí está permitido llevar sus ilustraciones o dibujos en poleras, vestidos y faldas, e incluso en carteras, zapatos y anteojos, según lo impuesto por las pasarelas primavera 2014-2015. Si hasta el rebelde Hedi Slimane los plasmó en un top y en un vestido. Una referencia sorpresiva no solo por la gráfica, sino por tratarse de un guiño literal a la colección del año 1971 del modisto Yves Saint Laurent, de quien se ha alejado estéticamente desde que asumió la dirección de esa maison. En Londres, el inglés Giles Deacon presentó una colección de líneas simples y pulcras que se interrumpió con una seguidilla de vestidos con labios rosa y violeta, y una dentadura con diastema, es decir, con los dientes delanteros separados. Una sonrisa inspirada, quizás, en la que luce su amiga y eterna colaboradora, la periodista de moda Katie Grand. Mucho más artística fue la motivación del modisto Peter Jensen, quien armó una línea dedicada a Diana Ross. Algunos de sus atuendos presentaron un diseño seriado de labios en rojo que extrajo del retrato que hizo Andy Warhol de la cantante y que fue la portada del disco Silk Electric (1982). Pero este órgano da para todo tipo de creaciones, como los anteojos que propuso Jean Charles de Castelbajac y Kate Spade.

Los besos se suman a la avalancha de estampados de temporadas anteriores que se resisten a desaparecer, como es el caso de los dibujos galácticos, de los bigotes y de felinos como tigres y gatos. “Durante cada estación del año surge un nuevo ícono que se replica en la ropa y en los accesorios, pero finalmente todos los estampados coexisten entre sí y conviven en un universo imaginario muy entretenido”, comenta Trinidad Id, creadora del blog Fyi.cl. Sobre la simbología de los labios en la moda, opina: “Sugieren, de inmediato, una idea de poder y seducción. Al ser utilizados en otras partes del cuerpo se descontextualizan y se convierten en una gráfica divertida y sexi”.

Labios surrealistas
El surrealismo fue un movimiento que planteó una creatividad irracional, onírica e imaginaria en el arte y en la literatura; un concepto que el escritor francés André Breton concibió por primera vez en su Manifeste du Surréalisme, el año 1924. Cómo no, esta corriente encontró en la indumentaria un medio de expresión. La diseñadora Elsa Schiaparelli, conocida informalmente como ‘Schiap’, se destacó por creaciones extravagantes e innovadoras para la época y trabajó con artistas como Salvador Dalí y Jean Cocteau. Fue una de las pioneras en usar los labios en sus confecciones, como en una chaqueta con bolsillos con esta figura que lanzó en 1937. Incluso exhibía en su taller un sillón de boca diseñado por Dalí, el mismo que aparece en la pintura el Rostro de Mae West (1934). Años más tarde, en 1971, YSL plasmó esta gráfica en un vestido que homenajeaba los años 40 y durante las últimas temporadas ha sido fuente de inspiración para diseñadores como Markus Lupfer, Charlotte Olimpia y Lulu Guinness, todos fieles a la iconografía pop.

Cómo llevar los labios
La gráfica más usada es aquella que luce ilustraciones seriadas de labios y besos en tonalidades rojizas, rosadas y violetas. “Es una boca carnosa que resalta por ser vintage y cool, en un rojo intenso que se ve bien tanto en invierno como en verano”, opina Paola Agulló, gerente de marketing de tiendas Nostalgic y Vintage.

Más allá del estilo, la prenda determina el sello que se le quiere dar al atuendo. Así lo explica Magui Benet, asesora de imagen de Tevesbrutal.cl: “Puede ser un look clásico, casual, informal, de día o de noche (…) Es muy versátil, se puede lucir una polera con un pantalón negro y unos tacones, o con unos jeans y unas plataformas, que son el calzado del momento. Siempre hay que buscar la armonía en el atuendo”.


Boca célebre


Sin duda, la más famosa es la boca con la lengua fuera de los Rolling Stones. Este logo fue creado en 1970 por John Pasche, un estudiante de 24 años de la Royal College of Art de Londres. “Quería algo antiautoritario, pero supongo que la idea vino cuando conocí a Jagger por primera vez en las oficinas de los Stones. Entré a una habitación y ahí estaba. Cuando estuve cara a cara frente a él lo primero que noté fue el tamaño de sus labios”, contó Pasche al Victoria & Albert Museum sobre la trastienda de la icónica imagen en 2008 cuando este museo adquirió el logo original. “Todavía me impresiona lo popular que es. Recibo emails de la gente diciendo: ‘Acabo de tatuarme el logo en mi brazo’”, recordó. Si bien este símbolo apareció por primera vez en el disco Sticky Fingers,  desde entonces ha estado presente en todos sus trabajos discográficos y productos de mercadeo. Incluso la banda demandó en agosto de 2013 a la cadena de ropa alemana New Yorker Fashion por el uso de su logotipo en pósters y etiquetado.