Belleza

Ritual para después del sol

Igual de importante que el protector solar es el after sun. Este no solo hidrata la piel sino que además repara los tejidos y prolonga el bronceado.

  • Valentina Ossa

Compartir vía email

Fotos: Getti Images

ppalEmbetunarse con kilos de crema hidratante, darse una ducha de agua fría, usar paños húmedos sobre la piel y, en los casos más extremos, aplicar rodajas de pepino o tomate en las áreas bronceadas, son algunos de los trucos caseros usados para aliviar los efectos de los rayos UV. Pero existe un producto cosmético creado específicamente para esto: el after sun. “Estos han evolucionado en fórmula, tecnología y textura. Hoy incluyen activos hidratantes, antioxidantes y otros ingredientes que descongestionan, cicatrizan, aportan una sensación de frescura y prolongan el tono dorado”, afirma la cosmetóloga Mónica Bhomer, directora del Centro de Medicina Estética Medsthetik.

Tal como lo dice su nombre, los after sun se usan después de un día de sol. El objetivo es aminorar las consecuencias negativas de los rayos UV sobre la piel, ya que la exposición prolongada deshidrata, acelera el envejecimiento y favorece la aparición de manchas. Además, el contacto con el mar -también con el agua de la piscina y el lago- hace que la dermis pierda su película lipídica protectora y aumente la pérdida de agua. Y si se agrega viento la situación empeora porque la brisa marina produce sequedad y tirantez.

La piel queda tan maltratada -se estima que a los 12 años de vida los chilenos ya recibieron el sol que el organismo tolera y que el resto de las exposiciones es daño acumulativo- que es necesario crear un ambiente óptimo para su restauración. Y no basta con usar un producto hidratante: “Hay diferencias entre una crema corporal y un after sun. El segundo, además de hidratar, alivia la sensación de quemazón, regenera las células dañadas y las prepara para nuevas exposiciones solares”, asegura Francisca Daza, dermatóloga de la Clínica Alemana.

Qué contienen
Dentro de los componentes más comunes destacan el aceite de emú, el extracto de caléndula, la vitamina C y E y el aloe vera. Para la destacada surfista chilena Catalina Hotz, este último ingrediente es uno de los más efectivos contra las quemaduras solares. “Ayuda a humectar y a regenerar los tejidos. Las veces que he estado insolada me he aplicado aloe vera fresco; recuerdo que me ayudó bastante a aliviar el dolor y a mejorar el aspecto rojo de la piel”, cuenta. Mónica Bhomer añade: “La única contraindicación es para las personas muy alérgicas, pero en general no hay problema con utilizar hojas de aloe natural. Recomiendo refrigerarlas antes, la sensación es muy refrescante”.

Para que los componentes activos de un after sun penetren hay que aplicarlo cuando los poros están abiertos, por ejemplo luego de la ducha en la mañana, y por supuesto después de exponerse al sol. “Una buena técnica es guardar el after sun en el refrigerador -nunca en el congelador-; resulta especialmente agradable, sobre todo en las piernas, ya que estimula la circulación”, aconseja Bhomer.

Ingredientes estrella


Pantenol: Con propiedades hidratantes, ayuda a reparar la función de la barrera protectora de la piel. Además estimula la epitelización, proceso en que se multiplican las células epiteliales para regenerar, y cicatriza.

Ceramidas: “De la familia de los lípidos, se usa como componente hidratante ya que tiene un efecto de barrera cutánea y retiene agua”, afirma Daza. Según un estudio publicado en el International Journal of Cosmetic Science, un grupo de cincuenta mujeres con piel seca que consumió todos los días durante tres meses un suplemento con ceramidas de trigo mostró mejoras significativas en la hidratación cutánea.

Aloe vera: Es astringente, cicatrizante, hidratante, tonificante, antiinflamatorio, regenerador celular y logra penetrar en las capas profundas de la piel.  “Pero para que sus propiedades sean realmente efectivas el after sun debe contener al menos un 30% de este”, aclara Mónica Bhomer.

Aceite de emú: Similar al aceite humano, posee los mismos porcentajes de ácidos grasos, por lo que se absorbe con facilidad. Es un potente antiinflamatorio.

Alfa bisabolol: Derivado de la manzanilla que se encuentra en productos de belleza destinados a calmar y descongestionar la piel. Tiene propiedades antiinflamatorias y cicatrizantes.

Extracto de caléndula: Se utiliza para reducir la inflamación y calmar los tejidos irritados.

Extracto de murtilla: Contiene una alta concentración de polifenoles, sustancia química con propiedades antioxidantes. Ayuda a corregir y neutralizar los efectos del estrés oxidativo de las células.

Vitaminas C y E: Ambas tienen una acción antioxidante, rejuvenecedora y además protectora de los radicales libres.

Nuevos trucos caseros


La cosmetóloga Mónica Bhomer recomienda dos recetas naturales para aliviar quemaduras producidas por el sol.

1. Sumerja una gasa de algodón en leche entera y aplique cuidadosamente en las zonas lastimadas, deje reposar por veinte minutos aproximadamente y retire con agua. “Es importante usar leche sin descremar ya que tiene mayor contenido de grasa, por lo que hidrata mejor”, dice la experta. Además, el efecto calmante del ácido láctico aliviará la sensación de ardor y atenuará la irritación.

2. Haga una infusión de manzanilla, agregue hielo y espere que esta se enfríe por completo. Vierta la mezcla dentro de un rociador y humedezca su piel. Las cualidades antiinflamatorias y antibacteriales de la manzanilla alivian la sensación de tirantez y la baja temperatura del agua aporta frescura.