Hombres

Oddó

El bajista de la banda de Francisca Valenzuela y del disuelto grupo Alamedas acaba de lanzar su segundo disco como solista, Démonos el Tiempo. El músico, que se llama Ismael Oddó Arrarás, pero que usa solo su apellido para evitar el alcance de nombre con Ismael Oddó Méndez, integrante de Quilapayún, cuenta cómo evolucionó del rock al pop.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Foto: Raúl Araya

01-400“Démonos el Tiempo fue como inventar un mundo nuevo: trabajé de una forma y con un equipo diferente, y no tiene nada de rock. Este álbum es pop, un lenguaje que tuve que aprender en el camino”.

“Mi trabajo se ha desarrollado de una manera que me tiene bien contento. Por ejemplo, ahora me siento cómodo con mi voz: logré que tuviera más soltura, que no fuera tanto un instrumento o sonido más, sino que fuera una propuesta vocal real”.

“No tengo un asesor con el que me junte a analizar quién soy o qué quiero proyectar, pero sí me interesa cómo nos vemos arriba del escenario. Trato de que haya una propuesta estética que parta o se desprenda de la música, aunque eso implique un riesgo”.

“La gracia de este trabajo es la independencia. Hay una preocupación por la imagen, pero tampoco es una obligación, esta evoluciona como todo en la vida. Mañana podríamos salir vestidos de una forma y otro día de otra y no sería un problema. Esto es un espectáculo donde todo, todo, influye”.

“Tengo puros pantalones negros, no uso de otro color. Soy bien sobrio, pero tampoco un despreocupado con el tema del vestuario. Eso lo aprendí con la Fran (Valenzuela): es una lata ir a un concierto y ver que los músicos parecen cualquier cosa”.

“Por lo general me abrocho las camisas desde el primero hasta el último botón -justo hoy no lo hice- y las uso dentro del pantalón. Mis amigos me molestan por esos detalles, les da risa, pero a mí me gusta”.
“Con Déjame Dormir (su primer disco, publicado en 2010) me pasó que me aburrí de interpretarlo porque quería pasarlo bien. Y toda esa energía como de ‘hueveo’ fue la quedó plasmada en Démonos el Tiempo, un disco para bailar y sentirlo en vivo”.
“Me gusta bailar, pero no lo hago muy bien, soy medio complicado (se ríe ). Aunque igual bailo reggaetón y llego hasta abajo. En serio”.