Belleza

Algas antienvejecimiento

Aunque el mundo de la belleza se nutre de algas hace años, su biodiversidad es tan amplia que la ciencia continúa investigando su potencial. El descubrimiento más reciente es su característica rejuvenecedora.

  • Valentina Ossa

Compartir vía email

algasCompuesta por un 70% de agua salada, la piel muestra una buena simbiosis con las algas, por eso la popularidad de estas plantas acuáticas en productos hidratantes y anticelulíticos. Pero además de sus cualidades reductoras, tonificantes y humectantes (ayudan al equilibrio hidrolipídico) existen las que combaten arrugas, manchas y flacidez del rostro y que, combinadas con otros ingredientes, pueden hacer verdaderos milagros cosméticos. “Las algas con propiedades antienvejecimiento suelen crecer en la orilla. Una de estas  es la laminaria ochroleuca, una microalga dorada proveniente del mar céltico, que posee excelentes efectos reafirmantes y reestructurantes”, explica Paulina Chadwick, jefa de producto de Biotherm, marca francesa que ha sido pinera en investigaciones de componentes marinos.

El extracto de aphanizomenon flos-aquae (AFA), derivado de un alga verde azulada procedente del lago Upper Klamath, en Oregón, Estado Unidos y el kelp marino, vegetal que crece en zonas poco profundas del litoral patagónico, también se consideran antiedad. Esta última es un buen aliado de rostros maduros ya que posee un alto poder regenerativo en la dermis y, por ende, ayuda a rejuvenecer. “Permite curar el daño producido en la piel por el paso de tiempo”, explica Paulina Chadwick.

Infinita variedad

Existen  más de 30.000 algas en las superficies o profundidades de manantiales, lagos y océanos. Las hay de colores verdes, rojas, azules y marrones; todo dependiendo de la cantidad de luz solar que estas captan. “Algunas de las más requeridas en tratamientos cosméticos son las  azules y las verdes, con gran efecto hidratante”, asegura Gonzalo Pérez, biólogo marino de Biologiamarina.cl y especialista en cosmética natural.

Algas hidratantes:

  • Wakame: Alga rica en vitaminas, minerales y aminoácidos que revitalizan e unifican el tono de la piel.
  • Hinojo de mar: De color verde, protege de daños ambientales y contiene vitaminas A, E y C, que activan el colágeno y aumentan la circulación.
  • Lechuga de mar: Con vitaminas A y C esta alga verde-amarillenta contribuye a la elasticidad y mantiene los niveles de agua de la dermis.
  • Espirulina: Presente en el plancton –su tamaño es microscópico-, aporta hierro, cobalto y oligoelementos que dan capacidad de regeneración.