Destacada Inicio

Susan Miller: La astróloga de los famosos

Vogue Francia la nombró como “la astróloga de las estrellas”. 170.000 seguidores en Twitter y 6 millones de visitas mensuales a su página Astrologyzone.com lo confirman

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Por: Marcia Juliá Fotos: gentileza Susan Miller
1_4x4Susan Miller escoge el día para esta entrevista siguiendo su intuición. Un mes antes supo qué fecha podía ser buena, pero no sabía el lugar ni la hora aún. Un domingo en la mañana suena el teléfono: “Aló, ¿está Marcia? Habla Susan Miller”. La astróloga más famosa del momento tuvo un presentimiento y la entrevista se tenía que hacer ya.

Escogió el restaurante de pescados y mariscos Atlantic Grill en el Upper East Side. Llegó puntual a las 18.30, con un vestido amarillo hasta más abajo de la rodilla y un collar grande de cerámica roja. Es muy pequeña, no mide más de 1,54 m. Su voz es suave pero cambia de tono constantemente y no deja de hacer muecas cada vez que cita alguna frase de su mamá.

Miller no es la hippie mística que quiere vivir recluida en un cerro cerca del cielo. Ella estudió negocios, vive en Nueva York (donde nació y se crió), confiesa que echarse crema humectante en las mañanas es parte importante de su rutina y cuenta historias que ha vivido en citas online. No revela su edad ni su signo. “La gente asumiría que tengo preferencia por ciertos signos y mejores conexiones”, comenta. Pero tiene la luna en Virgo, de otra manera “sería imposible ser escritora”, explica Miller, quien escribe más de 3.000 palabras mensuales para cada uno de los signos astrales en su sitio web, es decir, cada año redacta un libro tan extenso como la Biblia. Eso sin contar el horóscopo que hace para la revista Vogue Japan y el semanario SModa del diario El País. Además de las predicciones diarias para su app del teléfono Astrology Zone. Miller es una astróloga de tiempo completo.

Consumida por la escritura, no acepta consultas privadas. Pero hace excepciones como cuando le pidieron que escogiera la fecha de nacimiento para Don Draper, de la serie Mad Men. O cuando Cameron Diaz le pide consejos o Jennifer Aniston, después de compartir en una fiesta, la invitó a su casa para que le leyera la carta astral. También responde dudas a través de su cuenta en la red social Twitter.

Miller perteneció a una familia estadounidense de clase media. Su padre tenía un almacén italiano, A. & C. Trentacoste, en el East Village, y su mamá era dueña de casa. A los 14 años comenzó una relación más directa con el mundo de la astrología. Su madre tenía la misma afición pero en ese tiempo era mal visto, por lo que el tema quedaba puertas adentro. “Cuando chica estuve muy enferma producto de una hemorragia interna que no se descubrió a tiempo, tuve que pasar años en cama. Ahí mi mamá me enseñó filosofía, religión, teología y, ante mis súplicas, finalmente astrología”, comenta Miller, mientras come ostras.

Los años pasaron y su carrera dio un giro hacia la publicidad, pero siempre tuvo ganas de escribir. Un día decidió presentar un proyecto al directorio de Time Warner en sus oficinas de Los Ángeles. Una tarde de 1995 Miller les planteó que quería tener una página web donde escribir todos los meses de manera detallada predicciones para cada signo del zodiaco. “Es mi destino, mi madre me dijo que iba escribir en un medio que aún no sabemos cómo se llama pero que su descubrimiento revolucionaría a la humanidad. Mi madre se refería a Internet”, les dijo Miller. Su proyecto fue aceptado y así nació Astrologyzone.com.

Con esa plataforma y el apoyo de la editorial Warner Books -la astróloga ha publicado nueve libros- la recomendación del boca a boca no tardó en hacer popular su sitio y ella se transformó en la favorita de la industria de la televisión, cine y moda. En la revista New York Magazine tratan de explicar este fenómeno: “Está rodeada de gente famosa que atribuye sus éxitos a la lectura de su carta astral, lo cual es una posición envidiable para cualquier astróloga”, publicaron en un artículo sobre ella.

¿Cómo explicas la astrología? Tú estudias astrología para saber cuándo actuar, esperar y hacer preguntas. Es muy buena para la productividad y ponerle estructura a la vida. Para Aries, por ejemplo, ahora y hasta el próximo invierno es un tiempo muy bueno para las propiedades. No significa que todos los Aries se tengan que comprar una casa, pero quizás renovar la cocina, y si no hay dinero ir a una feria de muebles donde lo más probable es que encuentren un sillón de diseñador en oferta. Esto tiene que ver con que cuando estás en tu ciclo de suerte, esta es la que va a regir lo que te pase.

Para lo que queda de este año, ¿qué es lo que más destacarías?  Diciembre va a ser un mes difícil. Pronostico que la gente va a perder sus trabajos o terminar relaciones. Desde el 21 de diciembre hasta el 1 de enero, ojalá que la gente no gaste mucha plata. Que se queden en la casa, paguen las deudas, ahorren, hagan cosas a pequeña escala.

Eres muy detallista en lo que escribes. Por ejemplo, para Virgo escribiste: “Hoy es un día para un encuentro social que traerá muchos beneficios. Virgo, sal a la calle”. ¿Eso funciona para todos los Virgos del mundo? Busco el aspecto más fuerte en cada día para los signos, es decir, si eres Virgo y escribo que ese día es bueno salir y tú sientes el ánimo y la oportunidad de hacerlo, es mejor que vayas.

¿Entonces la última palabra en la astrología la tendría cada uno de nosotros? La astrología no hace profecías, no tiene que ver con eso. Yo no puedo contestar si te vas a casar con este hombre, la decisión es personal.

¿Cuáles son los errores más comunes en este campo? Si dices algo malo pero de buena forma, es incorrecto. Pero si dices algo certero de mala manera, es igualmente incorrecto. Otra cosa es que la gente tiende a juzgar muchas veces por experiencias pasadas. ‘Nunca más salgo con un Virgo’ o ‘los Géminis son pésimos jefes’. Eso está muy mal, cada persona tiene su combinación perfecta y única.

¿Cuál es el gran cambio que ves en esta era? La manera en que el sexo masculino se está relacionando con el mundo. No se quieren comprometer, no quieren tener hijos, es una epidemia. Lo que antes hacían a los 22 años, ahora lo hacen a los 32, 42 y 52. Por esta razón las mujeres están permitiendo mucho y los hombres ya no tienen que luchar por nada. Las mujeres no estamos estructuradas de esa manera, queremos tener familia, somos más serias.

¿Cuáles son las situaciones por las que más te consultan? Cuando la economía está mal, es sobre trabajo, y cuando esta se arregla la gente quiere saber del amor, pero les digo que antes de preguntar por la pareja tienen que saber sobre ellos mismos. Todo el mundo debería tener su carta astral, de esa manera tendrían un mejor entendimiento de quién es.