Belleza

Empiece por la base

De acabado natural, con un tono similar al de la piel y de larga duración. Esos son algunos de los requisitos que hay que tener en cuenta antes de comprar una base. Un desafío que requiere paciencia y dedicación en la búsqueda, pero que cuando se consigue marca una gran diferencia en el maquillaje.

  • Valentina Ossa

Compartir vía email

Fotos:  Agencias

400PRIMER PASO. Antes de iniciar la aventura para encontrar la base perfecta averigüe si su piel es seca, grasa, normal, mixta o sensible. “Esto influye en el acabado y en la durabilidad. Las mujeres con cutis seco deben optar por fórmulas hidratantes. Al contrario, las que sufren de grasitud exigen fórmulas con efecto matificante o libres de aceite, ya que suelen producirlo en exceso”, explica Laura Boettiger, maquilladora del blog Makeup Insiders. Para aquellas con piel normal las posibilidades son más amplias: “Pueden darse el lujo de usar cualquiera”, asegura la experta.

  • INFINITAS OPCIONES. Hay bases fluidas, más líquidas, que aportan humectación al rostro. Las compactas, en cambio, se caracterizan por cubrir bien las imperfecciones, pero no son recomendables si se sufre de sequedad, ya que acentúan la deshidratación porque contienen polvos. Y finalmente las bases en polvo ayudan a absorber la oleosidad de la piel, por lo que son ideales para pieles grasas. Una vez definida la textura enfóquese en el nivel de cobertura que desea: hay livianas, medianas y altas. Lo importante, dice la maquilladora Betina Berton, es elegir una que se adecue a las necesidades personales: “Si tiene la piel pareja puede usar una base ligera o una fina capa de polvos. En cambio, si sufre de rosácea o poros abiertos necesitará un producto que tape más, pero que no por eso deje la cara como una máscara”. Existen, por ejemplo, bases de acabado ligero con cobertura alta.
  • PIEL PAREJA. Para que el resultado no se vea falso, la cara, el cuello y el escote tienen que notarse del mismo color. Una tarea difícil, ya que el mercado ofrece una amplia variedad de tonalidades de bases, pero puede evitar confusiones si pide un testing y realiza una prueba. El mentón es un buen lugar para testearla, ya que por lo general esa zona es neutra, a diferencia de las mejillas o la nariz, que suelen estar más coloradas. La maquilladora Nicole Benado, del blog Temaquillo.com, sugiere poner atención a la pigmentación: “Hay que escoger un tono que equilibre. Si tenemos un dejo amarillo -como la mayoría de las latinas- es ideal usar una base más rosada para equilibrar. Si la piel tiende al rojo -como las nórdicas-  hay que utilizar un vainilla”.
  • MAQUILLAJE QUE NUTRE. La tendencia actual es cuidar la piel, y los nuevos lanzamientos de bases van por el mismo camino. Entre sus componentes incluyen agregados minerales o vegetales que protegen el cutis. “Existen bases con magnesio, que tiene una función antiage y antioxidante; hay otras con agua mineralizada, que da efecto hidratante, y con sílice, que ayuda a absorber el exceso de grasa. Los ingredientes de origen vegetal más comunes son la proteína de almendra, un excelente antiarrugas, y los derivados de jojoba, que hidratan”, señala Betina Berton.
  • POR 24 HORAS. Cuánto permanece una base en el rostro depende de la textura de esta y del tipo de piel en que se aplique. Sin embargo, existen trucos que alargan su durabilidad. “Antes de aplicar la base limpie e hidrate su rostro. Luego, espárzala por la cara, de preferencia con un pincel que ayuda a distribuir mejor, y fíjela con un toque de polvo”, aconseja Betina Berton. Un tip que las mujeres con cutis graso deben tener en cuenta: su piel dura menos tiempo maquillada ya que la grasa contribuye a eliminar el maquillaje.
  • OTRAS OPCIONES.  El rostro deslavado, como si no estuviera maquillado, fue una de las propuestas protagonistas en las recientes semanas de la moda primavera-verano 2014. Una tendencia que nació hace al menos tres años y que provocó el desarrollo de productos que emparejan la piel y, al mismo tiempo, aportan frescura. “Un ejemplo son las BB y las CC cream. No cubren tanto como una base, pero unifican el color, hidratan, contienen vitaminas, protegen de los rayos UV y lo mejor es que a la luz del día se ven naturales”, afirma Betina Berton.