Belleza

Mundo en rosa

Entre los colores pasteles que están de moda, el rosado se impone como la nota alta de color tanto en el vestuario como en el maquillaje.

  • Janet Barra

Compartir vía email

collage

Es un color con nombre de flor. Aquel que inspiró a la diseñadora Elsa Schiaparelli a inventar uno propio, el ‘shocking pink’, y el mismo colorido que tiene el planeta bautizado como GJ504b, recientemente descubierto por la NASA. A simple vista tiene connotaciones positivas como su asociación con la inocencia, la femineidad y el romanticismo, entre muchas otras. Sin embargo, también genera discordia y tal animadversión que dos británicas, Aby y Ema Moore, crearon en mayo de 2008 una organización llamada Pinkstinks, es decir, ‘el rosa apesta’. Un movimiento que nació para disipar el estereotipo difundido socialmente de que este color es de chicas. “Hay más de una manera de ser una niña”, reza un video que tienen en su sitio web. Aun así, el furor por el ‘pink’ está instalado en las pasarelas, las vitrinas de las grandes marcas, en sombras para los ojos, en los labiales, los rubores y los esmaltes de uñas. Carven, Miu Miu y Dries van Noten presentaron abrigos y trajes en esta paleta cromática para el invierno del hemisferio norte, y para la primavera 2014 la tendencia sigue esta línea, según las propuestas de Dior, Chanel y Lanvin.

[highlight color=’#81caea’ text-color=’#ffffff’] Caritas rosadas [/highlight]

El maquillaje se tiñe de fucsias y corales con las llamativas propuestas que se vieron en la pasarela de Fendy y Mary Katrantzou, de los rosa pálido en las apuestas de Ralph Lauren, Dolce & Gabbana y Giambattista Valli, y del total look en palo rosa que combina ojos, mejillas y labios, visto en Burberry Prorsum y Valentino. Este colorido simboliza la naturalidad en el maquillaje, tal como sucedía a mediados del siglo XVII cuando las mujeres de la corte francesa usaban tintes para semejar de forma artificial el sonrojo de sus mejillas. “Este colorido es parte del paradigma de la moda. Hoy lo puedes llevar de la forma que quieras y en la intensidad que prefieras. Solo debes consolidar tu estilo”, dice la maquilladora profesional Elisa Broussain. Una opinión que comparte Priscila Dionis, directora de Makeartstudio.cl: “El rosa siempre está presente. Es un color esencial para la mujer, pues tiene una paleta cromática muy amplia que permite que se adapte a cualquiera”.

collage-2

[highlight color=’#81caea’ text-color=’#ffffff’]¡Pinkification![/highlight]

El magenta es el estado más puro de este colorido y va cambiando según las notas de blanco, amarillo y/o azul que se agreguen. “Si definimos que las mujeres son de armonía cálida o fría, según su tono de cabello, ojos y piel, vemos que a aquellas de aspecto nórdico les favorecen los más blancuzcos y en las latinas funcionan los de tonalidad naranja”, aconseja Priscila Dionis.

Ojos
El uso de sombras rosas puede ser arriesgado, porque resulta notorio y poco natural. Sin embargo, hay alternativas con destellos dorados que iluminan el párpado móvil y si se combinan con un smoky eye en tonos marrones, el resultado es muy seductor. Para quienes tienen ojos azules o verdes también son adecuadas las tonalidades más intensas.

Labios
Los tonos más vibrantes son los más vanguardistas, como el fucsia o el rosado chicle. “Si el rouge contiene notas azules destaca las dentinas amarillas. Por lo tanto, si no se tiene una dentadura blanco perla es mejor evitarlos”, opina Dionis. Si se resalta la mirada con un maquillaje potente, una boca pintada en la gama de los tonos nude es una excelente opción. “Cuando los ojos se colorean tenuemente se puede pintar el labio con un fucsia o un malva intenso. Siempre es bello generar contraste”, complementa Cris Miranda, asesor de imagen de peluquerías BeCute.

Mejillas
En la Francia del Rey Luis XIV, la máxima era que los ojos no se podían maquillar, pues eran ‘el espejo del alma’. La atención entonces se centraba en unas mejillas sonrojadas gracias a la aplicación de un rouge a tono. Un look que luego usó la afamada María Antonieta; la razón de su popularidad resulta evidente: el rubor entrega un aspecto saludable y juvenil. “Los productos en crema son superrecomendables porque ayudan a que el rostro luzca más hidratado”, aclara Cris Miranda. Pero hay que tener cuidado con exagerar en la intensidad del color y lucir como el dibujo animado Heidi.

Para comprar…
Si se desea adquirir un producto de maquillaje en tonos rosa se aconseja probarlo en el área en que se utilizará, ya sea ojo, pómulos o labios, y no hacerlo en la mano como se acostumbra, pues las tonalidades de la piel difieren entre una zona y otra. Los labios, por ejemplo, tienen un colorido propio, que mezclado con un rouge puede generar un color diferente al del envase.