Columnas

El efecto ‘mujer’ sobre los hombres

Hace algunas semanas apareció un artículo en el New York Times que tuvo un impacto gigante.

  • Carla Guelfenbein

Compartir vía email

1_3x3Hace algunas semanas apareció un artículo en el New York Times que tuvo un impacto gigante. En él se describían una serie de investigaciones realizadas en EE.UU. y Europa que arrojaban como resultado el hecho de que la mera presencia de mujeres en la vida de los hombres hace que estos se vuelvan más generosos.

En uno de los estudios se monitorearon los salarios de diez compañías danesas a lo largo de una década; salarios que eran definidos por sus gerentes generales. En primera instancia, se descubrió que estos altos ejecutivos tendían a bajar los sueldos de sus empleados después de haber tenido hijos. Aparentemente la responsabilidad de mantener una familia los volvía más conservadores y menos generosos. Pero un estudio más detallado demostró que este fenómeno solo se manifestaba cuando estos ejecutivos tenían hijos hombres y no cuando se trataba de una niña. La presencia de una hija exacerbaba su instinto de cuidado al otro, y esto incluía a los trabajadores a su cargo.

El caso de Bill Gates es emblemático. Cuando Gates se transformó en uno de los hombres más ricos del mundo se negó a participar en actividades filantrópicas o a crear una fundación que ofreciera ayuda a los otros. Su plan era aguardar otros 25 años. Sin embargo, tres años después se había transformado en uno de los hombres que más dinero otorgan en caridad en Estados Unidos. ¿Qué había pasado entre tanto? Bill Gates había tenido una hija. Él es el primero en reconocer la influencia que tuvo en su cambio de parecer no solo su hija, sino también su mujer, Melinda.

Esta mutación de comportamiento no solo se da en lo que respecta a salarios y actividades filantrópicas. Se han hecho estudios que demuestran que legisladores estadounidenses e ingleses que tienen hijas votan por posiciones más liberales, especialmente en lo que respecta a temas ligados a la reproducción que defienden los derechos de las mujeres. El hecho de tener una hija los hace más sensibles y conscientes de la posición desmedrada que ocupan las mujeres en el mundo.

Las conclusiones que se pueden sacar con estos estudios son infinitas. Como, por ejemplo, la necesidad absoluta de promover la existencia de colegios mixtos que impulsen la interacción de niños y niñas a través de actividades conjuntas, donde los niños se vean expuestos a las decisiones de las niñas, a la forma más empática en que estas abordan los trabajos de grupo. Y para qué hablar de la presencia de mujeres en los altos mandos, donde se toman las grandes decisiones de las empresas y del mundo.

Es bien sabido, y una serie de estudios lo han demostrado, que las empresas alcanzan mayor éxito cuando tienen más mujeres en altos cargos ejecutivos. Los beneficios que estas aportan a sus compañías son múltiples, y van desde una mayor amplitud de perspectiva, la promoción de un estilo más participativo, hasta una mejor comprensión de las mujeres que trabajan en sus empresas y por lo tanto una mejor y más expedita solución a sus problemas. Formas de trabajo que, se ha demostrado, se traducen en mayores beneficios económicos para las empresas.

Pero lo que hasta ahora no se había pensado, y lo que resulta revolucionario de estos nuevos estudios, es el efecto que las mujeres tienen en sus compañeros de trabajo, impulsándolos, con su presencia, a actuar de una forma más generosa y altruista. Los resultados positivos no se producen tan solo por las acciones directas de las mujeres, sino también por la influencia que estas ejercen en los líderes masculinos con quienes trabajan. Esto debería ser un gran estímulo para nosotras. Insertarnos en el mundo laboral, alcanzar posiciones importantes en los lugares donde ejercemos, interactuar en todos los ámbitos con nuestros pares masculinos, desde los más privados hasta los más públicos, ya no es tan solo un asunto personal o de lucha de género, sino algo aun más grande. Con nuestra presencia estamos, de mil formas, ayudando a hacer de este mundo un lugar más justo para todos.