Destacado 1/2 1

Los 50 años de la película Cleopatra

El filme Cleopatra dejó su marca en la historia del cine: casi llevó a la quiebra a la 20th Century Fox y dio lugar al love affaire entre los actores Elizabeth Taylor y Richard Burton

  • Florencia Sanudo

Compartir vía email

1_340
Irene Sharaff creó para Cleopatra trajes en verde esmeralda, amarillo canario y el violeta que tan bien acompañaba los ojos de Taylor.

Theda Bara, Claudette Colbert, Vivien Leigh y Monica Bellucci… en diferentes décadas todas estas bellas actrices encarnaron a Cleopatra, pero para la gran mayoría ninguna capturó la esencia de la reina de Egipto como la legendaria Elizabeth Taylor en el filme dirigido por Joseph L. Mankiewicz. Cincuenta años después de su estreno (1963), Cleopatra es objeto de una edición aniversario remasterizada en DVD y Blu-ray con escenas nunca vistas, y de un reestreno en varias ciudades europeas y estadounidensesPocas películas dieron tanto que hablar como Cleopatra, más por los eventos que tuvieron lugar fuera de cámara que por los acontecimientos históricos que evocaba. Fue uno de los filmes más caros de la historia del cine, cuyo presupuesto original de 2 millones de dólares llegó al final de la posproducción a la suma de 44 millones, el equivalente a 320 millones de hoy. Los numerosos obstáculos que acecharon la producción explican esta cifra: el rodaje se extendió durante tres años, pues comenzó en Londres en 1960 bajo la dirección de Rouben Mamoulian, quien seis meses después fue despedido y dejó una película a medias, con un presupuesto sobrepasado por 5 millones de dólares y ningún escena rescatable, ya que los dos actores que interpretaban a Julio César y Marco Antonio abandonaron la producción por compromisos anteriores. Por su parte, Elizabeth Taylor había obtenido un

Taylor y Burton iniciaron un romance durante la filmación de Cleopatra.
Taylor y Burton iniciaron un romance durante la filmación de Cleopatra.

contrato de 1 millón de dólares, cifra que nunca se había pagado hasta entonces a una actriz, pero terminó cobrando 7 millones (47 de hoy), debido a las férreas cláusulas de su contrato que la aseguraban en caso de atrasos del proceso. Más aun: ella enfermó gravemente durante el rodaje y fue llevada de urgencia a un hospital donde se le practicó una traqueotomía, por lo cual el rodaje tuvo que interrumpirse totalmente, pues actuaba prácticamente en todas las escenas. Luego la producción se trasladó de Londres a Roma, ya que el mal tiempo británico no ayudaba a la recuperación de la ‘star’, y las lluvias asiduas causaban el deterioro de los decorados que debieron reconstruirse en los estudios de Cinecittà. Además, durante el rodaje, Taylor y Burton comenzaron un affaire que hizo las delicias de los paparazis y de la prensa del corazón, pero que provocó la indignación de la opinión pública: ella estaba casada con Eddie Fisher, que había ‘robado’ a su amiga Debbie Reynolds, conocida como ‘la dulce novia de América’, y Burton estaba casado y tenía dos hijas.

[highlight color=’#81caea’ text-color=’#ffffff’]Sex-appeal y vestuario[/highlight]

2_340
La capa de oro de 24 quilates que lució Taylor para la entrada de Cleopatra a Roma y para su suicidio fue subastada en 2012 en 59.375 dólares.

La versión original de Mankiewicz duraba seis horas que luego fueron reducidas a cuatro y posteriormente a tres. En consecuencia, algunos eventos quedaron fuera de la película y hubo que filmar escenas explicativas. Mankiewicz trató de convencer a los directivos de la Fox que se dividiera la cinta en dos partes -César y Cleopatra y Antonio y Cleopatra-, pero estos sostuvieron que el principal interés del público era ver a Taylor y Burton juntos, por lo cual nadie iría a ver la primera parte en donde el actor no aparecía. Tras su estreno en Estados Unidos, la película fue proyectada a sala completa en cada sesión, durante 16 semanas, pero aun así las cuentas salieron del rojo recién en 1973, tras la venta de los derechos para la televisión por 5 millones de dólares.

Cuando la cinta llegó a los cines de todo el mundo lo habían precedido tantos rumores, escándalos, chismes y declaraciones alarmantes que, a su lado, los amores de Cleopatra con Julio César y Marco Antonio, y los sanguinarios eventos y traiciones de Roma y Egipto antiguos parecían un juego de niños. Pero ¿qué importaba el guión? La atracción de Cleopatra siempre residió en el indisimulable sex-appeal de la pareja central, en el espectacular despliegue de decorados, su exuberante reproducción de Egipto y Roma en el siglo I a.C., y su extraordinario vestuario.

[alert type=’info’]Una foto aparece

La National Portrait Gallery de Londres exhibirá a partir de septiembre una serie de fotos de Michael Peto (1908-1970). Entre ellas hay una de Taylor y Burton jamás vista. La imagen fue tomada en octubre de 1963, poco después del estreno de Cleopatra, durante la grabación de Bajo el Bosque Lácteo, de Dylan Thomas, para la radio BBC.[/alert]

6_340Cleopatra contó con tres diseñadores de vestuario, uno para la joyería y uno para las pelucas y sombreros. Una de ellos,  Irene Sharaff, se encargó exclusivamente de la ropa de Elizabeth Taylor, con un récord de 65 modelos diferentes (marca quebrada cinco años más tarde con los 125 de Julie Andrews en Star!). Indiferente a cualquier pretensión de verosimilitud, Sharaff creó para Cleopatra trajes en verde esmeralda, amarillo canario y el violeta que tan bien acompañaba los ojos de Taylor. La ropa destacaba la minúscula cintura de la actriz y los escotes, su busto generoso. Los críticos se burlaron de la improbabilidad histórica de los diseños, como, por ejemplo, la suntuosa capa de oro que emulaba un ave fénix para la llegada de Cleopatra a Roma, pero ¿a quién le importaba? Ni siquiera a los Miembros de la Academia de Hollywood, quienes otorgaron a Sharaff, a Renie Conley, responsable del vestuario femenino, y a Vittorio Nino Novarese, encargado de la ropa de los hombres, el Oscar al mejor vestuario, una de las cuatro estatuillas que obtuvo la cinta (Cinematografía, Dirección de Arte y Efectos Visuales fueron los otros tres). Taylor y Burton protagonizarían otras seis películas juntos, la mayoría de ellas perfectamente olvidables, a excepción de La Fierecilla Domada, basada en la obra de William Shakespeare, y ¿Quién le Teme a Virginia Woolf?, por la cual ella obtuvo el segundo Oscar de su carrera. Burton, gran actor galés, nunca ganó alguno.

Curiosidades sobre el vestuario


4_3401. La capa de oro de 24 quilates que lució Taylor para laentrada de Cleopatra a Roma y para su suicidio estaba hecha con miles de delgadas tiras de cuero dorado y de cuentas de semillas y canutillos y de lentejuelas bordadas. Fue subastada en 2012 en 59.375 dólares.

2. Para la película se crearon 26 mil trajes.

3. Elizabeth Taylor recibió un presupuesto de 194.800 dólares para su vestuario: un récord.

4. La producción ejerció una increíble influencia en la moda, ya que popularizó los anillos en forma de serpiente, el corte de pelo geométrico y el maquillaje ‘estilo Cleopatra’.

6. Según la autobiografía de Rex Harrison (Julio César), la Fox mandó a hacer botas a medida para él, mientras que las de Richard Burton eran las que había usado Stephen Boyd, el actor que debía interpretar el rol de Marco Antonio. Harrison estaba muy sorprendido de que Burton no hubiera protestado.

7. Solamente para los extras de los ejércitos se fabricaron 8 mil pares de sandalias.

8. Las extras que encarnaban a las sirvientas y esclavas de Cleopatra se quejaron porque los vestidos estrechos y escotados provocaban la indebida atención de sus colegas masculinos. El estudio contrató guardias para protegerlas.

[alert type=’success’]La inagotable fascinación por Liz y Dick

Elizabeth Taylor y Richard Burton son parte del panteón de parejas míticas como las que formaron Jackie y Jack Kennedy, Evita y Juan Perón o los duques de Windsor. Durante 2013 dos producciones de televisión les rindieron homenaje. Liz & Dick, estrenada a principios de este año y protagonizada por Lindsay Lohan y el neozelandés Grant Bowler, cubre la relación desde que se conocieron en Hollywood y los sigue a través de sus dos matrimonios y subsiguientes divorcios. Burton y Taylor, actuada por Helena Bonham-Carter y Dominc West, que acaba de emitir la BBC4, se enfoca en 1983, año en que se reunieron para interpretar Vidas Privadas, de Noel Coward, en Broadway.[/alert]