Destacado 1/2 2

Bachelet vs. Matthei: Dos mujeres, un camino

En un hecho histórico para nuestro país, dos mujeres competirán por llegar a La Moneda. Con un estilo muy diferente entre sí, cada candidata busca proyectar una imagen que le de el triunfo

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Nadie esperaba que la noche del sábado 8 de abril de 2008, en la inauguración del edificio de la Ópera de Oslo, Angela Merkel llegara vestida del modo en que lo hizo. En vez de usar sus tradicionales trajes de dos piezas, la canciller alemana apareció con un vestido de escote pronunciado, que dejaba al descubierto la mitad superior de sus senos. Su tenida no solo sirvió para que la prensa sensacionalista festinara con su anatomía, sino también para que Vera Lengsfeld, candidata de la Unión Cristianodemócrata Alemana (CDU), se fotografiara con un escote similar -aunque un poco más discreto- para promover su candidatura en las elecciones generales de septiembre de 2009. Su retrato iba acompañado del eslogan ‘No tenemos nada más que ofrecer’, lo que no cayó muy bien a los dirigentes de la CDU ni tampoco a las feministas de la ex RDA.

3_340Aunque algunos asesores de moda digan que Merkel es la inspiración de Michelle Bachelet a la hora de vestirse, es bien poco probable que a la actual candidata a la presidencia se la vea con un atuendo similar. De hecho, no suele mostrar los antebrazos ni tampoco las rodillas. Lo suyo ha sido siempre la prudencia de los conjuntos compuestos por chaquetas de cuello redondo con o sin solapas, pantalón recto o faldas tres cuartos, y la confortabilidad del taco medio. Según los entendidos, el único exceso que tiende a cometer es en la elección de las telas, dejando de manifiesto su gusto por lo brillante o tornasolado. “Se han hecho tantos análisis sobre la figura de la ex presidenta Bachelet, que es muy difícil sintetizar cuáles son los elementos que generan empatía. Pero tengo la impresión de que hay uno que es sustantivo y que es anterior a cómo se viste: a que es mujer”, dice Carlos Ossa, investigador y docente del Instituto de la Comunicación e Imagen de la Universidad de Chile. “Ese solo hecho produjo un desplazamiento del discurso político chileno: este, por primera vez en la historia era tomado por una mujer. ¿Y la expectativa cuál era? Que un sujeto de la alteridad usara ese discurso tan convenido y tan concentrado, de una forma diferente y en el que convergen una serie de imágenes: una mujer de clase media, laica, separada, madre, profesional y autosuficiente”, explica. Y agrega: “Todos esos elementos están consagrados en el proceso de modernización productivo chileno, que obligó a que las mujeres salieran de sus casas porque se necesitaba mano de obra para una esfera de la producción que no podían realizar exclusivamente los hombres: la de los servicios, una de las áreas más dinámicas del capital, pero de las más mal pagadas”. 4_340

Es por eso que la designación de la ex ministra del Trabajo Evelyn Matthei como presidenciable de la UDI vuelve interesante la antesala de la futura elección presidencial. La nueva aspirante a La Moneda no tiene el carisma ni el aire maternal de la ex mandataria, y esta, a su vez, no posee la estampa de mujer de negocios, taxativa y liberal, que se desenvuelve con soltura en un mundo dominado por hombres. “Bachelet exuda maternalismo y su look va acorde a eso, como el de la mamá que se pone su mejor traje de cóctel para ir a la graduación del hijo. Matthei, en cambio, si bien siempre usa trajes dos piezas, vestidos, abrigos acinturados y chaquetas tipo Chanel, da la idea de una ejecutiva de alto rango que siempre está preparada para cerrar algún negocio”, opina el diseñador y asesor de imagen Claudio Hernández.

Para los Premios Íconos AIEP de la Moda 2012 una de las invitadas especiales fue Evelyn Matthei, quien no solo asistió a este evento que organiza la Escuela de Diseño de Vestuario de dicho instituto, sino que también desfiló. En la pasarela mostró un vestido rojo ceñido al cuerpo, sin mangas y adornado solo con un cinturón negro, que sacaba a relucir su fisonomía, pero que mezclaba en la justa medida la coquetería con el recato. “Aunque su imagen no sé si es tan femenina como se piensa. Principalmente porque los cortes femeninos suelen ser redondos y Matthei ocupa mucho los cortes rectos y zapatos en punta que suelen ser bien impresionantes, preciosos”, detalla Ulises Falabello, sociólogo y autor del blog Ponte los Pantalones

mvseFamosos son sus zapatos en tonos flúor -se la ha visto en varias ocasiones con un par fucsia y otro naranjo-, sus faldas confeccionadas a la medida -en varias entrevistas dice que se las hace ella misma-, sus collares XL y los cuellos de piel. “Matthei no pasa inadvertida. Su modo de vestir denota el poder que tanto le gusta y la impecabilidad en la ejecución de todo lo que hace. Siempre hay pulcritud en su imagen, y eso se traduce en el uso de trajes de dos piezas o vestidos sencillos de corte muy geométrico, en donde lo que prima es la calidad del material más que cualquier otra cosa”, describe Claudio Hernández.

“Los colores siempre son acertados y sabe combinarlos. Su estilo es muy distinto al de Bachelet, quien tiende a andar en composé, del mismo color de pies a cabeza. Su colores favoritos parecieran ser el blanco y el verde y le quedan perfectos”, apunta Ulises Falabello. Y afirma: “Matthei mezcla estampados y cultiva un look elegante y arriesgado, uno la podría ver caminando por Nueva York perfectamente empoderadaEn cambio, a Bachelet uno se la imagina sacándose el collar de perlas en la casa, lista  para empezar las tareas del hogar. Y en términos emotivos, la dueña de casa siempre tiene más ventaja que la mujer ejecutiva”. Así las cosas, no queda otra que esperar ver cómo influye en los votantes una u otra imagen y qué ocurre el 30 de noviembre, el día en que la ciudadanía determinará quién será el próximo o la próxima presidenta de Chile.