Belleza

Piel mimada en el embarazo

Diversos cambios en la piel pueden surgir durante el embarazo. Especialistas explican cómo prevenirlos y qué hacer para que estos desaparezcan después del parto

  • alejandra.villalobos

Compartir vía email

500

[highlight color=’#81caea’ text-color=’#ffffff’] Acné [/highlight] Algunas mujeres notan que con el embarazo se llenan de espinillas, pústulas y puntos negros. La causa está en el aumento de los niveles de andrógenos, hormonas que estimulan las glándulas sebáceas y generan mayor producción de sebo. Estos brotes pueden aparecer por periodos breves o de manera severa durante los nueve meses. Para atenuar y secar los granos existen geles con eritromicina o peróxido de benzoílo, además de cremas con ácido glicólico que generan un suave peeling en la piel y pueden ser usados durante la gestación. Pero hay otros productos vedados: “Los ácidos retinoicos o salicílicos, además de los antibióticos orales que contienen tetraciclinas -indicados para tratar acné- no pueden ser usados por embarazadas”, destaca Francisca Daza.

[highlight color=’#81caea’ text-color=’#ffffff’]Estrías[/highlight] A medida que crece el abdomen es común que salgan estrías, marcas en la piel que afectan al 90% de las embarazadas y que surgen principalmente por un aumento brusco y excesivo de peso y por una mayor actividad de la glándula suprarrenal. La genética también predispone su aparición: “Si a una mujer le salieron estrías durante la etapa de crecimiento lo más probable es que se desarrolle con el embarazo. Y si su mamá tuvo estrías, el riesgo aumenta”, dice la doctora Francisca Daza. En la primera etapa, las estrías consisten en bandas lineales rosadas o rojizas y suelen ubicarse en las áreas del cuerpo que más crecen con la gestación: abdomen, muslos y mamas. Con el paso de los meses adoptan un color blanco nacarado. “Surgen como resultado de una rápida tensión de la piel, la cual se estira hasta romper las fibras elásticas. Cuando eso ocurre ya no hay cómo volver atrás. El único tratamiento es prevenir”, afirma Alfredo Cardemil, dermatólogo de Integramédica. La mejor manera de evitar su aparición es mantener un peso apropiado durante el embarazo y un adecuado nivel de agua en la piel. “Cuanto más hidratada esté la dermis, mayor es la capacidad para tolerar el estiramiento”, comenta el doctor Andrés Figueroa. Productos con componentes como la urea, la centella asiática y la rosa mosqueta son muy recomendadas debido a su alto poder hidratante. Para el doctor Alfredo Cardemil, la clave de un tratamiento preventivo no está en el uso de cremas, sino en conservar un peso adecuado y usar ropa interior que ayude a contener la piel.

[block_quote cite=]Hasta el 70% de las embarazadas presenta manchas de color marrón oscuro en el rostro en zonas como la frente, las mejillas, la nariz y arriba del labio superior.[/block_quote]

[highlight color=’#81caea’ text-color=’#ffffff’] Manchas [/highlight] Hasta el 70% de las embarazadas presenta manchas de color marrón oscuro en el rostro en zonas como la frente, las mejillas, la nariz y arriba del labio superior. “Esta condición, conocida como melasma, se da por el aumento de estrógenos, progesterona y hormona melanocito estimulante -MHS- que producen un depósito excesivo del pigmento melanina en la piel”, explica Francisca Daza, dermatóloga de la Clínica Alemana. Generalmente aparecen luego del primer trimestre del embarazo y se acentúan en los últimos meses, periodo en que los niveles hormonales están más elevados. Su tratamiento es posible pero después de la lactancia. “Durante la gestación se pueden evitar con el uso de un protector solar con SPF alto -30 como mínimo- que filtre las radiaciones UVA y UVB. Además, es bueno evitar la exposición directa al sol”, aconseja el doctor Rodolfo Klein, dermatólogo del Centro Médico Clínica Santa María La Dehesa. Al igual que la piel de la cara, la del cuerpo puede reaccionar a los cambios hormonales y producir pigmentación en las areolas, los genitales y en la línea alba (raya entre el pubis y el ombligo que tiende a oscurecerse con el embarazo). Estas manchas suelen desaparecer alrededor de los seis meses después del parto, a diferencia de las del rostro que en algunos casos quedan marcadas, sobre todo si se tomó sol. “Para recuperar el tono natural de la piel se requiere ser constante con la fotoprotección. Y una vez finalizado el periodo de lactancia, realizar un tratamiento despigmentante”, aconseja Andrés Figueroa, dermatólogo de la Clínica Avansalud. Algunos componentes despigmentantes, como la hidroquinona o el ácido retinoico, no pueden ser aplicados durante el embarazo, ya que producen daño al feto, por lo que hay que tener especial cuidado con el uso de cosméticos para borrar manchas. “Es mejor optar por cremas con ingredientes naturales. Los productos con vitamina A y C son una buena alternativa, ya que son antioxidantes”, asegura Francisca Daza.

[highlight color=’#81caea’ text-color=’#ffffff’]Flacidez[/highlight] El impacto de las hormonas, los problemas circulatorios y la distensión predisponen a ‘soltar’ la piel y dejarla con un aspecto flácido.Para prevenir es aconsejable realizar deporte y llevar una dieta sana. “La flacidez no es propia del embarazo. Si una mujer hizo deporte antes, durante y después del periodo de gestación, su cuerpo no debiera sufrir mayores consecuencias”, aclara la dermatóloga Francisca Daza. Si posterior al parto se busca un efecto reafirmante en el cuerpo, se pueden realizar tratamientos de drenaje linfático, radiofrecuencia, ultrasonido y mesoterapias. “Pero lo más efectivo es llevar una dieta balanceada en el embarazo, evitar subir mucho de peso -entre 8 y 12 kilos como máximo- y tomar harto líquido”, opina el doctor Andrés Figueroa.

  • Consejos básicos

[col_half] -Cualquier producto que se aplique sobre la piel debe estar autorizado por un médico, ya que algunos de sus componentes podrían llegar al torrente sanguíneo y, por lo tanto, a la guagua. [/col_half]

[col_half_last] -Para prevenir manchas en la piel hay que utilizar protección solar 50+ contra los rayos UVA y UVB y no exponerse al sol. [/col_half_last]

[col_half] -Es fundamental cuidar el peso corporal y humectar la piel con cremas que contengan vitaminas y componentes hidratantes como la urea, la rosa mosqueta y la centella asiática. [/col_half]

[col_half_last] -Se deben evitar las cremas antiarrugas y antiacné que tengan ácidos retinoides e hidroquinona. Está comprobado que producen daño al feto.[/col_half_last]

[col_half] -No realizar durante el embarazo ni tampoco en el periodo de lactancia tratamientos con láser, luz pulsada o peelings, ya que la piel está muy sensible y puede quedar más dañada. [/col_half]

[col_half_last]-Acudir al dermatólogo si aparecen erupciones cutáneas o picazón. Esos síntomas están asociados a enfermedades del embarazo y es importante estar atenta a detectarlos. [/col_half_last]