Belleza

Los costos de convertirse en rubia

Lograr una melena rubia que se vea bonita y sana cuando los genes determinan otro color de pelo no es un asunto fácil

  • Valentina Ossa

Compartir vía email

1_340Fue la modelo británica Agyness Dey quien revivió la técnica del decolorado, cuando en 2011 tiñó su pelo de un rubio casi blanco e impuso su look como una moda. Hoy muchas otras figuras del modelaje y del cine han optado por este estilo platinado para, igual que ella, hacer un rotundo cambio de estilo. Uno de esos casos es la actriz Anne Hathaway, quien en mayo pasado llegó a la fiesta punk del Museo Metropolitano de Nueva York con un corte pixie extremadamente rubio.Según Gonzalo Leonidas, dueño del salón Leonidas Hairdresser, este color se puede usar entero decolorado o con el crecimiento a la vista, técnica que ayuda a retardar el retoque. Aunque la segunda modalidad parece ser fácil de llevar, no es tan simple: “Los teñidos que muestran el crecimiento quedan bien en personas jóvenes o muy onderas; de lo contrario, el look no se ve estiloso sino descuidado. Además, las puntas no se pueden ver amarillas; tienen que lucir albas perfectas”, dice Gonzalo Leonidas.Llegar a un tono platinado depende del color base que se tenga. Las rubias naturales pueden utilizar solo tintura o superaclarante, productos menos agresivos que los necesarios para la decoloración. Sin embargo, las personas con base oscura deben necesariamente decolorarse. “Además de que los decolorantes son más dañinos, el resultado puede ser un desastre, porque hay que retocar el crecimiento prácticamente cada diez días y el cabello queda muy maltratado. Se puede hacer, pero se necesita contar con tiempo y con presupuesto, porque hay que ir a la peluquería a arreglar el color y a hacerse masajes”, explica Verónica Padilla, peluquera experta en color de The Boss.

[block_quote cite=] “Teñirse el pelo completamente rubio es un trabajo bastante complejo”, plantea Gonzalo Leonidas. Primero se debe chequear si el cabello está previamente tinturado, ya que cada pigmento que se use arrojará un color distinto, dependiendo de la tintura anterior. “Si era rojo, primero quedará naranja, luego amarillo, y finalmente rubio”, precisa. [/block_quote]

Francisca Hoch, estilista del salón Leonidas Hairdresser, se hizo un rubio platinado y dejó el crecimiento del cabello con su rubio oscuro. Para llegar al resultado que buscaba decoloró su pelo tres veces. “Primero me puse decolorante durante 45 minutos, luego vi cómo evolucionaba mi color, pero el resultado no fue el que esperaba. Ese mismo día repetí el proceso dos veces más. Finalmente, cuando logré la tonalidad deseada, apliqué encima del decolorado una tintura -también puede ser un tonalizante- para ayudar a sellar la cutícula y neutralizar los tonos”, cuenta. La peluquera, quien lleva tres meses con el look platinado, aconseja cuidar los cabellos teñidos rubios muy claros con champús con pigmentos violetas. “Se llaman champús silver. Son los mismos que se utilizan en pelos canosos y permiten contrarrestar los amarillos”, afirma.

Pelo ombré

3_340

La modelo Gisele Bündchen junto con las actrices Sarah Jessica Parker y Drew Barrymore son los íconos del freestyle, un look que se impuso en temporadas anteriores y que hoy se observa en diversas versiones: muy sutil, con toques de luz repartidos en distintos sectores de la cabeza; más drástico y en varias tonalidades para que el cabello se vea rubio en su totalidad; o muy marcado en las puntas. No importa cómo se lleve, aseguran los entendidos, porque la forma de ejecutarlo es la misma: “Esas mechas se hacen con la técnica del desgaste. No se aclara todo el pelo; se aplica el producto en las puntas, se agrega un poco más en el medio, y se da un toque en el crecimiento”, dice la peluquera Verónica Padilla, experta en color. Para Gonzalo Leonidas la clave está en la mano alzada: “Sin papel ni gorra, se pasa una peineta con decolorante por el pelo y se acentúa en las puntas. Recomiendo hacerlo en peluquerías porque se necesita saber de color para conseguir el tono rubio y, también, para repartir bien las mechas por todo el cabello”.

Después del freestyle

Aunque el freestyle no es la tendencia más nueva, se sigue pidiendo en las peluquerías. Una de las formas para perfeccionar esta técnica es el uso de papel térmico para determinar con exactitud los mechones que se quieren aclarar. “Es importante sacar las mechas por debajo de la partidura; eso permite que el crecimiento se tape por la capa superior del pelo y el resultado sea más natural. De esta forma no hay necesidad de retocar todos los meses sino cada tres”, asegura Verónica Padilla.También existe otra técnica para conseguir un rubio natural: “Primero ves cómo se peina la persona, y dependiendo de eso pones una gorra plástica sobre toda la cabeza. No se parte tiñendo desde arriba; para conseguir un efecto de puntas claras, muy sutil, se divide el pelo en tres partes: puntas, medio y crecimiento. Comenzamos por abajo, luego trabajamos el medio y, al final, la parte de arriba”, explica Gonzalo Leonidas.

El rubio perfecto

2_340Un tema es que las mechas queden del color adecuado y otro muy distinto darle al pelo el cuidado que requiere después del proceso. Lo primero es aplicar un champú de menta por un par de semanas: “Los decolorantes queman el cuero cabelludo y la menta ayuda a regenerarlo”, explica Gonzalo Leonidas. Luego viene el momento de nutrir para que la fibra capilar recupere su estructura. Como después del decolorado el pelo pierde ceramida y queratina, hay que realizar un masaje de queratina para que este obtenga lo que se le quitó. Los masajes de cacao también funcionan bien ya que reconstruyen la fibra, hidratan y ayudan a disminuir el frizz.En el caso de quienes prefieren hacerse mechas puede que el daño no afecte toda la melena, pero sí varias zonas, por lo que se recomienda realizar una vez al mes un masaje reconstructivo e hidratante. Los retoques dependen de qué tan rotundo fue el cambio de color. “Siempre aconsejo trabajar con mechas un par de tonos más claras que vayan por debajo de la partidura, y no hacer un color global -un rubio de las puntas al crecimiento-, ya que en ese caso es necesario regresar a la peluquería al cabo de un par de semanas y no después de los tres meses de descanso que permite la otra técnica”, explica la peluquera Verónica Padilla. Sin embargo, la mantención no depende solo del crecimiento. “El agua, la sal de mar, el sol, entre otros factores externos, pueden provocar que la tintura se oxide y pierda su pigmento mucho antes de los tres meses, incluso al primer mes”, agrega la experta. Para recuperar el tono se pueden practicar baños de color o aplicar tonalizantes. Hay que evitar el uso diario de champús con sal, ya que arrastran los pigmentos de las tinturas.

[ficha titulo=Rubia natural] Las coloristas Verónica Padilla, de The Boss, y Ximena San Martin, de Be Cute, entregan consejos para convertirse en rubia manteniendo una apariencia natural.-Una buena técnica para trabajar rubios que no se vean falsos es hacer entre medio de las mechas rubias un par del tono natural del pelo. “Ayuda a unir el color con las cejas, por lo que el resultado final no se ve tan ajeno”, dice Verónica Padilla.-Cuando se quiere aclarar todo el cabello lo máximo que se recomienda es subir dos tonos y medio. “De lo contrario una se convierte en esclava de la peluquería porque la diferencia de color con el pelo natural que crece es muy notoria, y hay que retocar de inmediato”, explica la colorista de The Boss.-Según Ximena San Martin, la técnica del desgaste (aclarar harto las puntas, un poco el medio, y en el crecimiento dar leves toques de luz ) es ideal para lograr rubios naturales. “Como se generan tonos distintos y puntas muy claras se ve como si fuera un aclarado por efecto del sol”. [/ficha]