Destacada Inicio

Josefina Montané: “Quiero recorrer el mundo”

La mayoría de los timbres en su pasaporte los ha obtenido gracias a su trabajo como modelo y rostro de diferentes marcas. Ha ido a playas paradisiacas y a ciudades como Lima, La Habana y Nueva York. Pero más allá del glamour, dice, es poco lo que se puede conocer y no todo es perfecto. Por eso para viajar y pasarlo bien están las vacaciones o las escapadas de fin de semana. En esos casos su mejor compañera es su hija Colomba y su destino favorito, la playa.

  • Josefina Strahovsky

Compartir vía email

Producción: Claudia Illanes Fotos: Juan Pablo Montalva  Maquillaje y pelo: Magdalena Cardemil Asistente de producción: Josefina Irarrázabal

1_340El viaje más importante de su vida aún está pendiente. Esa aventura inolvidable a un lugar lejano, sin ataduras y con todo el tiempo del mundo a su disposición es, por ahora, un proyecto lejano. Podría ser Marruecos, Londres, Barcelona o el Sudeste Asiático, destinos donde nunca ha estado. “Quiero recorrer el mundo, tengo curiosidad por conocerlo todo. Creo que esas experiencias te entregan un conocimiento que no puedes conseguir de otra manera. En este minuto tengo ansias de viajar”. A Josefina Montané (25) le da lo mismo si lo hace solo con una mochila o con poco presupuesto, lo único que no puede faltar es Colomba (4). Por eso las ‘vacaciones transformadoras’ están reservadas para vivirlas con su hija, aunque para eso deba esperar hasta que ella cumpla la edad suficiente para que “se acuerde de todo”.

Colomba siempre será su mejor compañera de viaje. Eso lo entendió cuando su hija recién había cumplido un año y se fue de vacaciones a Colombia con sus amigas de toda la vida pero sin ella. “Fue terrible. Estar sin la Colomba me hizo mal. A ratos lo pasé bien, pero constantemente pensaba en cómo estaría. No tenía ganas de salir, de nada. Mis amigas me decían que tenía que aprovechar ese momento para mí y quizás tenían razón… pero la separación fue muy complicada. Ahí me di cuenta de la gran diferencia que había entre mi vida y la de ellas. Ya no estábamos en la misma, teníamos distintas prioridades”, cuenta.

¿Algo rescatable de ese viaje? Las playas eran increíbles. Igual no fue todo una tortura, también lo pasé bien. Buceé y eso fue muy entretenido.

¿Habías viajado antes con esas amigas? Sí, con algunas de ese grupo habíamos ido a Brasil después de salir del colegio.

En esos viajes ‘aperrados’ a veces se pone a prueba la amistad, ¿les pasó? De todas maneras. En ese primer viaje a Brasil me sentí desde un principio bien distinta al grupo. Para ellas estas vacaciones eran una oportunidad para liberarse y carretear. Yo quería eso, pero también deseaba conocer un poco más del lugar donde estábamos. Tenía otra idea del viaje y chocamos un poco.

Ahora esas mismas amigas están terminando la universidad y la mayoría se está preparando para recorrer el mundo. Admite que eso, a veces, le da un poco de envidia, pero entiende que el camino que eligió es otro. “Ellas tienen sus viajes, yo tengo a mi hija. Sé que si quisiera irme por un tiempo corto podría porque tengo quien me la cuide, pero sin la Colomba no tiene sentido. No lo paso bien”, cuenta. Por eso después de “el año más intenso” de su vida decidió partir sola con su hija de vacaciones al Caribe.

¿Por qué elegiste Punta de Cana? Venía de un año superestresante, muy fuerte, y necesitaba unas vacaciones en un lugar cómodo para descansar y donde no tuviera que cocinar ni preocuparme de nada, así que nos fuimos a un todo incluido ¡Fue increíble! Me adecué a los horarios de la Colomba… Me levantaba y me acostaba temprano. Me convertí en un niño más. Íbamos todos los días a la zona infantil a jugar, dibujábamos y nos bañábamos en el mar. No hacíamos nada más.

¿Crees que esos viajes se transformarán en una tradición para ustedes? Sí, quiero que siempre sea así; quiero ir con ella a todas partes. La Colomba es mi prioridad. En el año organizo mis horarios para estar la mayor parte del tiempo posible juntas, pero las vacaciones son una oportunidad para entregarle más dedicación. En esos días de descanso me pude desenchufar, dejar todas las preocupaciones y enfocarme en disfrutarla ciento por ciento.

¿Pudiste darte espacios para ti? Es que estar con mi hija, las dos solas, ya es suficiente. No quise asignarme ningún tipo de trabajo intelectual… no me llevé nada para estudiar o dibujar. Solo quería estar con mi hija, escuchar música y relajarme. No dije: “Quiero hacer esto y esto otro en mis vacaciones”. La verdad es que solo quería estar con la Colomba. Quería descansar y chao.

¿Nada de masajes ni tratamientos de spa? ¿Con quién la iba a dejar? Será en otro viaje cuando esté más grande.

¿Tu destino ideal para descansar debe tener mar? Sí, me encanta la playa. En realidad, lo que más me gusta es bañarme en el mar. Me fascina desde chica. Puedo pasar horas en el mar y me da lo mismo que esté congelado. Me energiza. Cuando chica hacía mucho bodyboard y quedé superenganchada con el mar. Trato de ir casi todos los fines de semana largos a la playa y si un fin de semana normal no tengo compromisos, también. Soy de agarrar el auto y partir.

¿Sigues haciendo deportes acuáticos? No. Ahora en la playa hago otras cosas. Me desconecto. Apago el teléfono, que me carga, y salgo a caminar o andar a caballo.

¿En invierno te gusta ir a la nieve? No, encuentro que es carísimo. ¡Un robo! Un ticket no puede costar tanto. Así no me dan ganas de ir, es superprohibitivo. Además si te da hambre y te quieres comer unas papas fritas… ¡cuestan cinco lucas! Es tan caro que me pone de malas, así que no voy.

Un papel en el ombligo2_340

No importaba si era un viaje corto a la playa o uno más extenso a Panguipulli. El requisito que su familia le imponía a Josefina era que al subirse al auto debía ponerse un papel o un parche en el ombligo. Eso para evitar sus constantes ‘accidentes estomacales’. “Siempre que viajábamos me mareaba y vomitaba. Con el parche o papel de diario en el ombligo no te pasa y en verdad funciona, nunca más tuve un accidente”, cuenta.

El primer viaje de los Montané fuera del país fue a Miami y a Orlando cuando ella tenía cinco años. “Para mí Estados Unidos era un mundo completamente diferente. Todo me llamaba la atención pero lo que más me sorprendió fue la cantidad de Barbies que podías encontrar. En ese tiempo era fanática y acá no había muchos modelos donde elegir”, dice, y agrega: “Otro recuerdo que tengo de ese viaje era la rabia que me daba que no me dejaran entrar a los mismos juegos que mis hermanas mayores. Por eso quiero que la Colomba vaya cuando pueda subirse a todo”.
La actriz es la tercera de cinco hermanas y asegura que las vacaciones en familia siguen siendo tan entretenidas como cuando era niña. “Me encanta viajar con mi familia, es el momento perfecto para estar unidos. Nosotras somos cinco mujeres y sobre todo cuando éramos niñas nos dividíamos en el grupo de las grandes y el de las chicas. Pero en los viajes esos bandos no corrían, no se notan tanto las diferencias de edad… hasta carreteábamos. Hasta el día de hoy es igual cuando nos vamos de vacaciones, todo lo hacemos juntas”, dice sobre las escapadas familiares que, generalmente, son a Cachagua o Panguipulli.

Ahora por su trabajo como modelo y como rostro de una multitienda ha tenido que viajar a Buenos Aires, varias veces a Perú, Curazao, República Dominicana, Cuba y Estados Unidos, entre otros destinos. Para esos recorridos prefiere llevar una maleta pequeña solo con básicos y lo necesario para los pocos días que demora la campaña. Y como no le gusta adquirir souvenirs nunca vuelve con peso extra. “Compro muy pocas cosas, solo me tiento si hay algo típico del lugar. No soy muy consumista ni siquiera cuando viajo”, cuenta.

¿Lo pasas bien cuando viajas por trabajo? Cuando era más chica y me tocaba hacer campañas en el extranjero nadie se preocupaba de que conociera o lo pasara bien. En la mayoría de los lugares solo iba de la locación al hotel y de ahí al aeropuerto. Ahora con (tiendas) Paris es muy diferente: como ya somos amigas con la gente del equipo de producción tratamos de hacer un par de panoramas extras, pero nunca hay mucho tiempo.

En esos momentos, ¿qué aprovechas de hacer? Me gusta recorrer más que ir de shopping. Me encanta hacerme una idea general del lugar donde estoy, moverme.

¿No te cuesta ubicarte en una ciudad nueva? Me ubico rápido y muy bien. Hace unos años fui a Nueva York con la familia del papá de mi hija y en ese momento estaba estudiando diseño gráfico. Hice un tour por algunos museos sola y me ubiqué superbien. Igual Nueva York es fácil para moverse, aunque no anduve en metro, porque ahí siempre me pierdo. Son tantas líneas que no me atreví.

¿Te atreverías a vivir fuera de Chile un año o dos? Podría ser, pero por el papá de la Colomba no podría. Me gusta que mi hija tenga a su papá bien presente y un año separados sería mucho para ellos.

¿Descartas la posibilidad de ir a estudiar al extranjero? Sí, eso ya no fue. Y no me da lata, tengo a mi hija y mi trabajo, y con eso es suficiente.

De vuelta al trabajo

3_340Este año laboral, dice, ha sido “el más intenso de su vida”. Ha sido rostro de diferentes marcas y emprendió varios proyectos televisivos. Terminó de grabar su primer protagónico en Las Vega’s (serie de la que se están emitiendo sus últimos capítulos), un rol que significó un “apoyo y respaldo” en su incipiente carrera actoral. “Camila, la rucia, fue un personaje muy distinto a Nicole (Soltera Otra Vez): era muy rebelde y tenía gustos de ‘grandes’. Las Vega’s, sin duda, me sirvió mucho para crecer como actriz”. Su personaje estará de vuelta en la segunda parte de la serie protagonizada por Paz Bascuñán, que se estrenaría a fines de julio. Pero esta vez será en un escenario completamente distinto: “Ella vive una experiencia difícil, ahora es mamá joven, algo que es siempre difícil en la vida. También engancha con otra persona y vive situaciones ‘entretes’ y otras no tanto”, cuenta aunque no adelanta nada más de la trama. Montané además tendrá una aparición en un capítulo de la serie El Hombre de tu Vida, con Boris Quercia. Más allá de octubre, cuando se acaba su contrato con Canal 13, no tiene planes concretos. “Que pase lo que tenga que pasar, pero obviamente me gustaría seguir actuando”.