Belleza

Té, un aliado de la cosmética

De distintas variedades -rojo, negro, verde y blanco-, es un ingrediente protagonista en productos de belleza. Entre de sus propiedades destacan su alto poder antioxidante, regenerador y tensor de la piel.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Foto: Alfonsina Riffo Producción: Tam Jiménez R.

Proveniente de la planta Camellia sinensis, nativa del sur de Asia, el té es una infusión que varía su color, sabor y características dependiendo del grado de madurez de las hojas con que se prepara. El blanco es el más natural y menos manipulado de todos y se hace solo con el brote; el verde se desarrolla con hojas levemente maduras que son sometidas a calor para evitar que se oxiden; el negro se seca, se macera y luego se deja fermentar para lograr una mayor concentración de sus componentes, y el rojo destaca por un largo proceso de oxidación que puede durar hasta doce años. “En cosmética los más utilizados son el blanco, el verde y el negro”, asegura Denisse Ortiz, cosmetóloga y naturópata especialista en plantas medicinales. Estos tres brebajes populares  empleados hace siglos para el cuidado de la piel -los japoneses fueron los primeros en descubrir el potencial del té para la belleza- son ahora un ingrediente protagonista dentro de productos antienvejecimiento, tensores e hidratantes. Incluso se usa para el cuidado del pelo, con el fin de potenciar su color y brillo. “Los tés de hojas tienen importantes beneficios. El negro es reconocido por la farmacopea -compendio de sustancias medicinales distinguidas oficialmente por sus cualidades curativas- como remedio para edemas, y se considera un componente antioxidante y tonificador de los tejidos. Además, ayuda a tratar la arteriosclerosis y los cálculos”, dice Verónica Henríquez, química farmacéutica y formadora de la marca Vichy.Del té negro nace la kombucha. “Es una especie de hongo que se alimenta con la misma infusión y sintetiza sus mejores características amplificando la eficacia de sus componentes”, explica Denisse Ortiz. Este concentrado de té que es originario de China posee una composición de activos imposible de reproducir químicamente: una combinación de AHA naturales (ácidos alfa hidróxidos), vitaminas y polifenoles. “Es una mezcla única que permite alisar la textura de la piel, lograr un tono homogéneo, disminuir las primeras arrugas y obtener un cutis más luminoso”, plantea Verónica Henríquez. Según Denisse Ortiz, la explicación está en que la kombucha se asocia a una mayor capacidad enzimática y una metabolización más rápida, lo que permite acelerar la producción de colágeno y elastina. Contra el envejecimiento celular Menos procesados que los tés maduros, como el negro, las variedades del verde y blanco ejercen una importante acción antioxidante, debido a que poseen altas cantidades de catequinas, flavonoides con reconocidos beneficios antioxidantes y vitaminas A, C y E. “Su uso es esencial en dermatología, ya que ejercen una actividad reparadora de la piel y protegen contra los radicales libres”, comenta Denisse. Su poder regenerador sobre la dermis hace que sean utilizados incluso como remedio natural, por ejemplo el antiguo truco de poner bolsas frías sobre los ojos para deshincharlos. “Sirve sobre todo con el verde, porque tiene un efecto calmante, desinflama, hidrata y ayuda a la oxigenación de las células. Lo recomiendo para las personas que sufren de orzuelos”, aconseja Denisse Ortiz.

Ruta de belleza 

Los masajes o baños con té ayudan a calmar el cuerpo y la mente. En Japón, por ejemplo, hay centros que ofrecen piscinas repletas de té verde, con fines terapéuticos. En Chile todos los tratamientos del Spa Natura Vitale Wellness del Hotel del Valle Enjoy (Enjoy.cl) giran en torno a esta milenaria bebida. Además de poseer un bar con una amplia oferta de tés fríos y calientes de distintas variedades, cada área de relajación cuenta con infusiones preparadas especialmente para que losclientes consuman una vez finalizado el masaje. “La idea es que las terapias se complementen con el consumo de té, con el objetivo de revitalizar el organismo y al mismo tiempo favorecer la eliminación de grasas y toxinas”, afirma Soledad Wenzel, subgerente del hotel. Y en el centro Bow Spa (Bowspa.cl) utilizan té verde para tratar estrías y flacidez. Entre sus tratamientos destaca una exfoliación profunda con este producto, indicada para regenerar, tonificar y atenuar marcas de la piel.