Belleza

Flequillo XS

Marc Jacobs definió que este serí­a el look de las modelos para lucir la última colección de Louis Vuitton en la semana de la moda de Parí­s, y la actriz Rooney Mara lo adoptó como su corte de pelo. Eso bastó para convertir el microflequillo en tendencia.

  • Valentina Ossa

Compartir vía email

Desflecado, peinado al lado, recto o tupido. La tendencia de la chasquilla mini volvió como complemento del estilo pixie -look de la actriz Anne Hathaway- y también de melenas largas o midi. “Son los pelos lisos que van del hombro hacia abajo los que lucen mejor la intensidad del flequillo XS. También se puede usar en ondulados para aportar frescura, pero no lo recomiendo en melenas cortas, porque queda muy de niñita”, aconseja la estilista Coca Oyarce, dueña de la peluquería La Guapa Simona. La modelo de los años 50 Betty Page, uno de los íconos históricos de esta tendencia capilar, la usaba con pelo largo y ondulado.  “Las chicas pin-up llevaban mucho este estilo, pero los primeros atisbos del microflequillo aparecieron en la década de los 20”, explica Nayira Pellez Christoff, peluquera de Mi Lady Señorita. Fue la actriz estadounidense Louise Brooks quien popularizó el look en esa época con un microflequillo muy estructurado. Luego, en los 90 la francesa Audrey Tautou consagró esta chasquilla cuando apareció en la película Amelie con su versión más extrema: ultracorta, casi tres centímetros arriba de la ceja.

No es para todas

Que tape solo una parte de la frente y que su largo sea de tres dedos aproximadamente, esa es la clave de un flequillo XS. El problema, dice Coca Oyarce, es la desproporción que genera en el rostro. “Lamentablemente no es una chasquilla equilibrada con respecto a las medidas de la cara. Deja muy al descubierto las cejas y el mentón se ve más amplio que la frente. Visualmente no adelgaza y al ser tan cortita tiene tendencia a pararse, a no ser que se aplique una cera como producto de terminación”.  Según Cristal Maluenda, estilista de Be Cute, a las caras que mejor les queda son las ovaladas, delgadas y angulosas, que generalmente tienen facciones más armónicas. “A las redondas no les viene porque acentúa la redondez”. Quienes sí pueden acudir tranquilamente al flequillo XS son las mujeres con frente amplia: “Es ideal porque ayuda a disimularla”, afirma la dueña del salón La Guapa Simona.