Belleza

Pelo a salvo

En esta época no queda alternativa y hay que usar secador bastante seguido. Pero el mal uso de este aparato afecta negativamente el cabello. Si además se suman  el smog, la calefacción y los cambios de temperatura el resultado es una melena seca y opaca. Con la ayuda de especialistas recolectamos siete hábitos que, incorporados a sus rutinas de belleza, ayudan a mejora la calidad del pelo.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Utilizar las herramientas correctas

Los secadores y las planchas alisadoras han evolucionado mucho. Hoy casi todos están elaborados con materiales resistentes al calor como la turmalina o la cerámica, pero su uso excesivo se considera una amenaza para una melena saludable. Esto porque la queratina, el principal componente del pelo, resiste temperaturas de hasta 140 ºC, mucho menos que los

180 °C-200 °C que generalmente alcanzan los secadores y las planchas. Así lo explica Magdalena Pinto, estilista y jefa de salón de Mi Lady Señorita en Las Hualtatas: “Estas fuentes de calor provocan que el cabello se reseque, pierda elasticidad, disminuya el brillo y la fibra capilar se rompa. La recomendación es evitarlos, en lo posible, o no abusar”.

Proteger la melena

En el mercado existen productos llamados protectores térmicos, que aplicados después del lavado actúan como un escudo frente a las agresiones del calor artificial. “Son muy útiles para esta época ya que protegen la fibra capilar, además aportan brillo e hidratación”, afirma Gonzalo Leonidas, dueño del salón Leonidas Hairdresser. Para saber cuál elegir, recomienda preguntarle a un peluquero. “La elección depende del tipo de pelo. No siempre el más caro es el mejor”, comenta el experto. Para un buen resultado la clave es usar desde la mitad a las puntas del pelo. Si se va a pasar la plancha, el producto se debe poner mechón por mechón antes de alisar.

Evitar el champú todos los días

Esta es una afirmación que tiene algo de mito y de realidad, porque la cantidad de sebo que se acumula en el cabello depende del pH del cuero cabelludo, lo que varía en cada persona. “Alguien con cabello graso que lo lava con poca frecuencia va a provocar que la grasa quede en el folículo piloso y que posteriormente aparezca caspa”, afirma Magdalena Pinto. Lo importante, entonces, no es la frecuencia de lavado sino lo productos que se utilizan. “Si se lava todos los días aconsejo optar por un champú hidratante o uno sin sal para evitar que el pelo se reseque”, agrega la estilista de Mi Lady Señorita. Gonzalo Leonidas dice que lo ideal es lavarlo día por medio, “si no se toca mucho, va a permanecer limpio por más tiempo. A quienes se les ensucia demasiado, pueden usar lavado por medio un champú para cuero cabelludo graso”.

Mejorar desde adentro

La alimentación es fundamental para una melena saludable y brillante. “Cuando hay desnutrición o una dieta inadecuada, comienzan problemas de absorción intestinal de nutrientes, lo que afecta directamente la salud del pelo. Un régimen equilibrado debe incluir proteínas, minerales -sobre todo fierro y zinc- y vitaminas. ”Cuando se consumen alimentos que no aportan lo suficiente, el cabello no solo se pone opaco sino que también se cae con más facilidad”, explica la Doctora Vesna Dragicevic, dermatóloga de Clínica Alemana.

Cortarlo cada tres meses

Este hábito no afecta el largo del cabello (crece alrededor de 1,5 cm al mes aproximadamente), pero no hacerlo sí influye en su calidad, brillo y textura. “Si no se corta el pelo crece igual, pero mucho más feo, con las puntas partidas, en mal estado y muy deshidratado”, dice Magdalena Pinto. La estilista aconseja a las personas con pelo fino cortárselo incluso cada dos meses, esto porque son cabellos más propensos a quebrarse y partirse. “Las mujeres que quieren tener el pelo largo cometen el error de no cortarlo más, eso provoca que la punta no tenga cutícula y vaya perdiendo consistencia hasta terminar en hilachas y finalmente cortarse solo”, explica.

Mantener su color

Los cabellos teñidos necesitan el doble de cuidado, porque cuando se resecan se oxidan y tienden a adquirir tonos naranjos o cobrizos. “Hacerse color es un cambio químico fuerte; aunque sean mechitas, si no se cuida lo suficiente el pelo se seca mucho y las puntas se parten”, afirma Gonzalo Leonidas. En esos casos lo ideal es hacerse masajes una vez al mes. Una buena técnica para cabellos con coloración es sustituir el acondicionador por una crema hidratante que contenga vitaminas.

Entregar los nutrientes necesarios

Regalarse un masaje o tratamiento nutritivo de vez en cuando es una buena forma de tener un cabello sano. “Existen diversas opciones que se realizan en la peluquería. Recomiendo los con cacao, que hidratan a nivel más profundo, y los con queratina, que ayudan a rellenar la fibra capilar dañada”, dice Gonzalo Leonidas. Para Magdalena Pinto, un producto que ayuda bastante son los aceites. “Sobre todo los que contienen argán ya que poseen vitamina E y antioxidantes. Se deben aplicar con el pelo húmedo”.