Belleza

La frase it

Estampa indistintamente sitios en internet, prendas de vestir, artí­culos de decoración, empaques y vajilla, entre cientos de productos, pero ¿de dónde salió el eslogan que hoy está por todos lados? El lema ‘Keep calm and carry on’ (Mantén la calma y sigue adelante) surgió durante la II Guerra Mundial y su historia dista bastante de la categorí­a a la que hoy se asocia.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Fotos:  www.keepcalmandcarryon.com

Hakuna matata (No te angusties). Be yourself (Sé tu mismo). Call Batman (Llama a Batman). Listen to music (Escucha música). Eat cookies (Come galletas). El listado de oraciones con que se ha modificado esta frase es tan variado como ilógico, aunque en su sentido original tiene una explicación mucho más profunda. La paradoja es que en contraposición a su actual popularidad, la frase nunca se utilizó para lo que fue creada durante la Segunda Guerra. “Su historia parte en el año 1939, cuando el Ministerio de Información del Gobierno británico lo diseñó como propaganda para calmar a la población que estaba muy tensa debido a la guerra. Se eligió un dibujo de la corona del rey Jorge VI como cabezal y letras anchas en color blanco, que potenciaran un mensaje de tranquilidad ante una eventual invasión alemana”, describe Bex Lewis, académico de la Universidad de Durham (Inglaterra), en su tesis doctoral acerca de la propaganda durante la Segunda Guerra Mundial. Para fortuna de los ingleses, la invasión no se concretó, y conforme se guardaron las armas también se guardaron las miles de copias impresas del cartel. En el 2001 -casi 60 años después- Stuart Manley, propietario de la tradicional librería inglesa Barter Books, distribuía el material de unas cajas de libros usados cuando encontró algunos de sus ejemplares originales. “Compramos las cajas en una venta de bodega, y aunque cuando los vi no entendí su trascendencia, los carteles inmediatamente llamaron mi atención: gráficas limpias, la corona en el encabezado, un mensaje claro y simple. A mi esposa Mary también le gustaron mucho, así que decidimos enmarcarlos y ponerlos como parte de la decoración en la librería”, recuerda. Colgados en un sitio privilegiado de la tienda, captaron la atención de los clientes que la frecuentaban, quienes comenzaron a ofrecer dinero por ellos. “No queríamos vender los originales, así es que decidimos hacer reproducciones para que el publico pudiera comprar”, cuenta Mary Manley.  Rápidamente las redes sociales lo convirtieron en uno de sus temas favoritos, disparando con ello su fama, que luego fue ratificada por la aparición del eslogan en medios como The Guardian y el New York Times. En YouTube el video con la historia del cartel tiene más de un millón y medio de reproducciones y basta con poner #keepcalm en Pinterest o Twitter para encontrarse con miles de fotografías y frases que aluden al cartel. La indumentaria y la decoración también se han apoderado de la frase para inscribir sus diseños. “Está en todas partes, pero especialmente en la decoración, desde tazones, cortinas de baño o stickers. La frase me gusta porque entrega un mensaje positivo y es aplicable a muchas instancias de la vida”, describe la productora de modas Trinidad Id.Como una inspiradora frase en un momento en que el ritmo de vida llama a la calma o simplemente como un entretenido estampado de moda, este se ha convertido en el eslogan más trendy.

La disputa

El 25 de marzo de 2011 el empresario y productor de televisión Mark Coop registró la frase ‘Keep calm and carry on’ en la Unión Europea, luego de que el registro en el Reino Unido le fuera rechazado. “Nadie debiera ser propietario de esta frase, es un eslogan que nos pertenece a todos”, enfatiza Manley. Actualmente existe un movimiento (keepcalmcampaign.co.uk) que exige la cancelación de este dominio y que ha reunido más de 3.200 firmas, iniciativa que Coop ha criticado a través de los medios: “Ellos han alentado a las personas para que me bombardeen con mails de odio y amenazas. Incluso he tenido que reportar estas situaciones a la policía”, declaró al diario inglés The Daily Star. Hasta el cierre de esta edición la petición sigue en proceso.