Belleza

“El maquillaje permite crear”

La ganadora del Premio Maquillaje Emergente 2012, entregado por revista Mujer y M.A.C Cosmetics, y autora de la propuesta que incluimos en esta edición, adora que se luzca la belleza femenina, pero también le gusta el riesgo de los maquillajes más atrevidos. No por nada sueña con ir a Hollywood para aprender efectos especiales.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

No es fácil ver conforme a esta chica. Muy observadora y perfeccionista, Yanina Urbina (22) puede pasar horas pintando y delineando ojos hasta convertir un rostro femenino en una verdadera pieza de arte. “Siempre es un desafío maquillar, sobre todo al comienzo, cuando no conoces al fotógrafo, por ejemplo, y no sabes cómo va a reaccionar la modelo. Solo cuando ha pasado el rato y empiezo a ver un buen resultado con mi trabajo me reconforto y quedo feliz”, cuenta.Su profesionalismo la llevó posiblemente a obtener, a fines de 2012, el Premio Maquillaje Emergente 2012 en Feria Mujer. Todo un reconocimiento que, asegura, le ha regalado muy buenos momentos: “Desde que gané comencé a contactarme mejor con la gente del medio y son muchos los que han podido conocer más mi trabajo. El concurso tiene prestigio y ganar me ha servido en el currículo. Me ayudó mucho”, admite, cuando ya han pasado algunos meses desde el día de la premiación de este concurso, organizado por revista Mujer y auspiciado por M.A.C Cosmetics. Yanina dice que siempre sintió que podría obtener el primer lugar. Tuvo una buena escuela. Antes de ganar el concurso trabajó un año maquillando rostros en Canal 13. Se trataba de un puesto estable que dejó de lado al optar por el trabajo independiente. Es decir, más horas libres a cambio de hacer lo que más disfruta: maquillar modelos en producciones de moda.“Me gusta más trabajar con la fotografía, ahí siempre puedes volver a ver lo realizado. En cambio en televisión todo eso es desechable. Además me gusta tener tiempo para mí”.Hoy su tiempo lo divide entre los maquillajes para producciones de moda y desfiles, el diseño de uñas y las clases de peinados de trenzas que imparte en talleres Desmonta. Inquieta y muy observadora, comenta que también le fascina investigar, leer y ver obras de teatro. Le atrae mucho el maquillaje fuerte y expresivo y, por eso mismo, pretende complementar sus estudios viajando a Buenos Aires y a Hollywood para especializarse en caracterización y efectos especiales. El maquillaje de máscaras, tipo prótesis para películas de terror, está dentro de sus planes futuros.“Uno tiene que saber de todo. Ya sé de moda, he trabajado como asistente de Raúl Flores y conozco el trabajo de María Paz Urra, ahora quisiera aprender de otros ámbitos. Me gustan los maquillajes simples; que una mujer se sienta linda y cómoda, pero también me atrae lo más artístico. Me interesa, además, seguir progresando porque sé que estoy recién empezando”.
Algo libre
Nunca pensó que lo suyo sería el maquillaje. Claro, de niñita siempre andaba con los zapatos de taco de la mamá y jugaba a pintarse, pero no más que eso. “Mi abuelita y mi mamá se maquillaban mucho, crecí de chica viendo eso. Recuerdo haber ido para todas partes con mi Frutillita (labial de Avon). En todo caso, nunca pensé en dedicarme al maquillaje. Estudié estética integral y artística pensando en llegar a ser cosmetóloga, pero tuve ramos de maquillaje y cuerpos pintados y me fascinó”. Con el tiempo, dice, ha aprendido a dejarse sorprender: primero observa y luego abre su maleta y maquilla. “Siempre espero que llegue la modelo, la veo y solo ahí, cuando miro su rostro, escojo lo que voy a trabajar. Puedo tener una referencia, pero al final siempre terminamos en algo distinto. La modelo puede transmitirme otro sentimiento y yo la maquillo a partir de eso”.A esta joven maquilladora la mueven la creatividad, perfeccionismo y ganas de trabajar: “El maquillaje es una forma de expresarse. Es algo libre, que permite crear. Además tiene la particularidad de que siempre lo puedes cambiar, y si haces algo y no te gusta, lo borras y comienzas de nuevo”.