Moda

Detalles con carácter

Puntas metálicas que se insertan en los cuellos de las blusas, aros con formas de candelabros antiguos, brazaletes extragrandes que se ponen sobre los chalecos y anillos que adornan la zona que hay entre las articulaciones de los dedos. Estos son los accesorios que renovarán los joyeros y los looks de la temporada.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Producción: Giselle Sateler Fotos: Raúl Araya, Getty Images

Aros de candelabro | Orejas iluminadas


A diferencia de Chanel y Jean Paul Gaultier que para sus colecciones primavera-verano 2012 engalanaron la parte superior de las orejas con los ear-cuffs, unas estructuras que se empotran en la parte superior de este órgano, marcas como Balmain y Dolce & Gabbana optaron por decorar solo el lóbulo para sus desfiles de primavera 2013. ¿Cuál es la gracia entonces? Que no se trata de perlas ni de aros largos, sino de tremendos pendientes que llegan incluso hasta la clavícula y que están inspirados en el brillo y la silueta de las lámparas de lágrimas. “Me gusta que se empiecen a usar accesorios grandes porque la chilena es buena para las cosas más hippies o más conservadoras”, opina la asesora de imagen Francisca Torres Carrasco. La dueña de la tienda Cazadora además recomienda: “La mejor manera de usarlos es con el pelo tomado y las orejas descubiertas, para que se luzcan como corresponde”.

Anillos midi | Resaltar las falanges


En este caso el barroquismo no tiene que ver con la manufactura, el diseño o la teatralidad del accesorio, sino con el lugar donde se pone: entre las articulaciones de los dedos o sobre estas. Si a veces los anillos comunes y corrientes molestan, ¿quién querría adornar una zona tan particular y necesaria para realizar todas las actividades diarias, como sacar una moneda de la billetera o buscar el celular dentro de la cartera? La cantante Rihanna y las actrices Kristen Stewart, Vanessa Hudgens y Miley Cyrus se atrevieron a usar estas sortijas incómodas a la vista, pero que alargan y estilizan los dedos y de las que hay una infinidad de variantes: con circonios, perlas y mostacillas incrustadas, con forma de cintas, nudos, letras, flechas, estrellas y corazones, y modelos dobles unidos por una cadena. Se pueden encontrar en Topshop y H&M o comprar vía online a través de Urban Outfitters, Asos o Polyvore.

Brazaletes XL | Antebrazos armados


Ya no se trata de adornar las muñecas con decenas de pulseras metálicas que repiquetean como sonajero cuando se mueven los brazos, sino de vestir el antebrazo con uno o dos brazaletes que si bien no lo cubren por completo, llegan al menos hasta la mitad. En sus desfiles de otoño 2013, Giambattista Valli y Chanel presentaron modelos metálicos, grandes, pesados y algo toscos, en dorado y plateado, puestos sobre las mangas de camisas, blusas y chalecos. La productora de modas Valentina Ríos opina: “Se ha visto un abuso de los accesorios, como si hubiera una necesidad de ponerle algo extra a lo que llevamos puesto. En este caso creo que hay que usarlos solo para completar el look, no para sumar por sumar, ya que pueden crear ruido visual en vez de armonía”.

Punteras | Cuellos con prestancia


Madonna tiene la culpa. Desde que apareció vestida como vaquera en el videoclip de su canción Don’t Tell Me, en 2001, que el estilo cowboy parece no tener fecha de caducidad. El último accesorio que la industria de la moda rescató del salvaje oeste fueron estas pequeñas escuadras metálicas que se insertan en los cuellos de las camisas para darles peso y forma. Balenciaga las presentó en su colección primavera-verano 2011 y marcas como Topshop, H&M y Asos las han reinterpretado a su antojo con formas de alas, de animales, de apliqués barrocos, o adornado con tachas, pedrería y cadenas. “Cuando aparecieron me encantaron. Le ponen el toque perfecto a las camisas planas que pueden ser aburridas”, opina Francisca Germain, productora de moda y directora web de Nostalgic y Vintage. “Se ven bien en camisas blancas y negras y ahora que vienen las de tartán, se pueden usar con un collar que vaya pegado al cuello y del mismo tono que las punteras, en dorado o plateado”, explica. Y acota: “Hay que procurar no lograr un look demasiado cowboy porque se puede caer en el disfraz”.