Hombres

Alex Anwandter

Las melodí­as bailables y las letras pegajosas de sus canciones lo han convertido en el artista pop del momento. Su más reciente proyecto discográfico se llama Alex & Daniel, fruto del trabajo junto al cantautor Daniel Riveros (Gepe). "Cuando lo pienso, encuentro que es tirado de las mechas el trabajo que tengo. Hacer canciones no es algo con una utilidad muy especí­fica, sin embargo todo el mundo escucha música y la música tiene algún efecto sobre nuestras vidas", dice.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Foto: Nacho Rojas

A Alex Anwandter (29) la gente lo detiene en la calle, en la farmacia o en una fiesta.  Con esas demostraciones se da cuenta del impacto que  provocan sus canciones en distintos tipos de públicos. Y le gusta. “Me ha pasado de todo. Me han escrito señoras y una vez me saludó un ‘paco’ en la calle. Voy a comprar a la farmacia y me cantan el pedazo de una canción”, dice entre risas. Hasta el día de hoy recuerda la primera vez que hizo un show en vivo fuera de Chile, específicamente en Nueva York durante 2012. Pensó que era un total desconocido, pero se asombró cuando desde su camarín escuchó que la gente coreaba su nombre. “La gente gritaba y yo pensaba: ‘Ya…, ¿por qué me conocen? No lo podía entender”, cuenta. Quizás se hizo conocido gracias a un artículo de la revista Time, que lo destacó como uno de los diez artistas extranjeros que, potencialmente, podrían triunfar en Estados Unidos. O tal vez porque Rebeldes, su trabajo más reciente, ya se vende en el mercado estadounidense bajo el sello National Records, el mismo de Ana Tijoux y Dj Raff.

Su debut en la escena local fue con el grupo Teleradio Donoso. Él era el vocalista, y luego de que se anunciara su separación, comenzó su carrera como solista, la que consolidó con dos discos: Odisea (2010) y Rebeldes (2011). Para romper la inercia del trabajo en solitario hace algunas semanas editó Alex & Daniel, álbum en el que trabajó por dos años junto a Daniel Riveros (Gepe). Daniel fue quien tuvo la iniciativa y le envió un correo electrónico el año 2008. No se conocían y su propuesta era bien concreta: crear una canción entre ambos. Se reunieron, y en tres días tuvieron listo el demo de Mundo Real, primer single del álbum. “La canción salió tan fluida, y fue tan fácil trabajar juntos que nos sorprendió”, comenta. Tres meses después comenzaron a componer el resto de las canciones. Un proceso que asumieron en los tiempos libres de cada uno. “Nos juntábamos los lunes en la mañana. Éramos como Pedro Picapiedra: ‘marcábamos tarjeta’. Fue superextraño el proceso de forzar esa instancia en que teníamos que ser creativos”, dice.

Para la primera mitad del año le esperan presentaciones en Estados Unidos y México (este fin de semana participó en la última edición del Festival Iberoamericano de Cultura Vive Latino, celebrado en Ciudad de México). Aunque le resulta extraño pasar tres cuartos del año viajando, le entusiasma vitrinear en cada  ciudad que visita. Cuando está en Chile recorre diversas ferias libres, donde compra ropa: la ubicada en Avenida Grecia, la de Avenida José Arrieta y la de San Bernardo. “Me entretiene ir, porque me ha obligado a desarrollar un ojo para distinguir la ropa que me gusta y que me puede quedar bien”. La moda es algo esencial para él, tanto en sus shows como en los días en que no sube a un escenario. “No tiene relación con el miedo de que te perciban mal vestido, sino que con la idea de verte bien en distintas instancias. Llega un momento en que quieres andar bien vestido todo el tiempo. La gente piensa que esto puede ser superficial y podría estar de acuerdo en eso, pero no veo lo malo en preocuparse de la superficie de las cosas”.

Su disco Rebeldes ya se vende en el mercado estadounidense bajo el sello National Records, el mismo de Ana Tijoux y Dj Raff.