Moda

Rayas a favor

Las populares (y temidas) lí­neas horizontales que se dibujan sobre el clásico navy giran en 90° para ofrecer una propuesta con todos sus beneficios, y sin tantos riesgos. Las aprensiones por su efecto ‘ensanchador’ se borran a rajatabla con lí­neas que alargan y estilizan la figura.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Fotos: Alfonsina Riffo Producción: Claudia Illanes Maquillaje y pelo: Josefina González para estudio Tere Irarrázabal  Asistente de producción:  Josefina Irarrázaval

El fantasmagórico personaje creado por Tim Burton, Beetlejuice, se convierte en referente de una tendencia que conjuga psicodelia y glamour. La caricatura ochentera, interpretada por Michael Keaton, quien vestía un desgreñado traje de líneas negras y blancas, fue el eje creativo con el que Marc Jacobs diseñó su colección primavera-verano 2013; pasarela que abrió el fuego de un estampado que se dibuja indistintamente en prendas y accesorios.  

La gran diferencia y ventaja por sobre sus hermanas, las líneas horizontales, está en el efecto que provocan. “Las rayas verticales adelgazan y alargan el cuerpo, hacen ver más alta, pero con las horizontales hay que tener más cuidado porque tienden a ensanchar”, explica la asesora de imagen Kareen Linna en su libro Estilo: Manual de Imagen Personal (ediciones Vergara).

 Respecto al grueso de los trazos la relación es simple: a mayor grosor más amplitud visual, mientras que las más delgadas enangostan. Un beneficioso efecto óptico, si se le sabe sacar provecho, claro. “Además es preferible usar rayas delgadas en fondo oscuro si está excedida de peso”, advierte Linna.

Y aunque el mix de estampados hoy es una de las apuestas más trendy, hay que irse con cuidado cuando se trata de combinar líneas. “Si nos atrevemos a mezclar rayas es aconsejable que sean de distintos tamaños y disposición, y que las combinemos con colores neutros o lisos que vayan con nuestro tono de piel o simplemente con negro, que es una carta segura”, aconseja el productor de modas Rodrigo Farías. La clave está en compensar.

Si bien las rayas que se tiran en picada de arriba hacia abajo pintan blazers, blusas, minis, vestidos e incluso zapatos, la prenda fetiche de la propuesta es el pantalón. De corte pitillo, capri o palazo, en cuestión de segundos transforma las piernas de S a XL. Nada mal si se considera que la altura promedio de las chilenas, de acuerdo a un estudio realizado por la Universidad de Chile, es de 1.57 cms. Y si quiere llevar el look al extremo, unas sandalias con plataforma son ideales para dejar atrás cualquier complejo de altura.  

La dirección es clara. Las rayas verticales son las aliadas perfectas para atreverse con estampados osados y jugar con el efecto que provocan.


1. Vestido, $38.000, Caravana Chaqueta, consultar precio en tiendaTommy Hilfiger Runway Zapatos, $34.990, Vintage Cartera, $39.900, Dimensión Azul Collar, $6.990, Do It en Falabella


2. Pantalón, $14.990, La Polar Chaqueta, $13.990, Vintage Blusa, $36.900, Dimensión Azul Zapatos, $34.990, Vintage Cartera, $5.990, Falabella Aros, $7. 990, Ripley


3. Pantalón, $34.990, H&M Blusa, $14.000, De Victoria Zapatos, $39.900, Dimensión Azul Cinturón, $69.900, Therapy Aros, $7.990, Vintage


4. Blusa, $19.000, De Victoria, Falda, $15.000, Juanita de León en Monjitas a la Moda, Zapatos, $35.000, Aurora Conejero en Karin Coo, Cartera,$108.000, María Castiza, Cinturón, $19.900, Dimensión Azul


5. Chaqueta, $13.990; anteojos, $9.900, Vintage Vestido, $49.900; zapatos, $69.900, Dimensión Azul