Belleza

Haga las paces con el frizz

La humedad del clima sumada al crecimiento irregular caracterí­stico del pelo han

condenado al frizz a ser uno de los peores enemigos de las mujeres. Pero como en belleza también aplica la filosofí­a de ver el vaso medio lleno, acá comprobamos que todo se puede volver positivo, incluso esa melena aleonada que amenaza el look durante las vacaciones.  

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Recuerda ese capítulo de Friends en que Mónica se vio obligada a trenzar toda su voluminosa melena apenas puso un pie en Barbados? Si la escena no le es familiar, seguramente sí le hará sentido que en climas con alto porcentaje de humedad, característicos del trópico o zonas costeras, el pelo tienda a transformarse, a veces hasta niveles irreconocibles. Si se siente identificada, la invitamos a sacarle provecho a la situación.  

“El frizz, y en general el aumento de volumen del cabello en climas húmedos, se produce porque hay más agua en el ambiente y las fibras del pelo la absorben, aumentando su grosor. Además, como el cabello tiene distinto largo, algunos pelos tienden a sobresalir. Este efecto se da sobre todo en aquellos cabellos secos que requieren con urgencia hidratación”, explica Gustavo Pérez, estilista del salón de belleza Be Cute.

Todo tiene que ver con la porosidad del cabello: mientras más poroso sea, mayor será su capacidad para retener el agua del ambiente. Quejarse no conduce a nada (y las trencitas jamaicanas es mejor descartarlas como solución), por lo que la misión es sacarle partido a ese volumen extra, manteniéndolo siempre controlado. Además, según explica Juliana Cafarelli, estilista y profesora de peinado en Espacio Buenos Aires, llevarlo amarrado todo el tiempo en climas húmedos podría propiciar el desarrollo de caspa o dermatitis en el cuero cabelludo. 

Pero aquí vienen las buenas noticias. “Los lugares húmedos potencian la efectividad de los tratamientos de hidratación como una mascarilla, sérum o crema. El agua y la temperatura del ambiente aumentan notoriamente la duración de su efecto”, agrega Gustavo Pérez. Así es que si durante el año no está familiarizada con los cuidados capilares, ahora es cuando debe hacerlo.  

Y si su pelo es de esos lisos que no se riza ni con el ondulador más potente, esta podría ser la oportunidad perfecta para hacerse peinados que normalmente le duran lo que demora en pagar y salir de la peluquería. “En estos casos el volumen del cabello da la posibilidad de jugar con rodetes (moños) o crear peinados ‘cuidadosamente desordenados’ que no se desarmen enseguida. El volumen que aporta la humedad ayuda a que se fijen y que adquieran una apariencia desprolija naturalmente”, agrega Cafarelli desde Buenos Aires, ciudad cuya humedad promedio es del 65%.

Hacer del enemigo un aliado es una estrategia infalible en belleza. Así es que no se angustie si su cabellera adopta una apariencia aleonada apenas aterrice en su destino de vacaciones, porque las melenas desordenadas están de moda, e incluso las pasarelas internacionales han dado cuenta de ello. Rebelde, desprolijo y natural, ¡que viva el frizz!

Secador, ¿sí o no?

No hay consenso respecto a qué es mejor para la salud del pelo -todo depende del tipo de cabello y del ambiente-, pero en lo que sí coinciden los especialistas es en que si se quiere reducir el  volumen, es preferible mantenerse alejada del secador y dejarlo secar al aire libre. “Si no puede evitarlo, hay que usarlo a una temperatura moderada, jamás muy caliente para que no reseque más”, dice  el estilista Gustavo Pérez.