Moda

Colección otoño-invierno: Elegancia al estilo CH

La diseñadora Carolina Herrera no defraudó con su propuesta en la última Semana de la Moda de Nueva York. Atuendos sencillos y sobrias tonalidades marcaron la pauta con la que esta prestigiosa venezolana presentó su colección otoño-invierno 2013.

  • Pia Fouilloux

Compartir vía email

Fotos: Agencias

Altas, delgadísimas y de piel impecable, las modelos resaltan en las calles de la nevada ciudad de Nueva York durante la Semana de la Moda. Se las ve en las veredas, en los locales Starbucks y circulando en metro para llegar puntuales a los distintos desfiles. No todas, eso sí, pueden asegurar que han caminado por una pasarela internacional o modelado para grandes diseñadores, ni menos que estuvieron en más de un desfile diario. Sin embargo esos datos sí son parte del currículo de las mejores, como las encargadas abrir la presentación de Carolina Herrera en el New York Fashion Week 2013, uno de los más esperados y concurridos. La modelo estadounidense Karlie Kloss (20) fue la primera. Apareció enfundada en un vestido largo de manga corta donde convivían los colores arena, negro y blanco en un estampado sobrio y bien equilibrado que se repitió en otros dos diseños de esta presentación: un vestido corto y una blusa. El segundo look fue todavía más simple pero no menos sofisticado y la encargada de lucirlo fue la inglesa Cara Delenvingne (20), quien vistió un abrigo dorado de líneas clásicas donde el trabajo de la tela semejaba delicados mosaicos irregulares. El glamour lo aportó un gran detalle: el cuello de piel, un material que luego apareció en más cuellos, solapas, algunos escotes, mangas y, por supuesto, chaquetas.

Más de 30 estilos continuaron la misma línea. Trajes de dos piezas, vestidos largos y sedas livianas en colores sólidos o con grandes estampados florales, un must de la diseñadora. Todo en una gama cromática que siguió las tendencias predominantes: beige, negro, dorado y gris. La excepción fueron algunos modelos en rojo, azul y verde esmeralda, el color que, según Pantone, brillará este 2013.

En el cierre del desfile las modelos recorrieron las dos pasarelas dispuestas entre el público asistente al Teatro del Lincoln Center. Con esa última caminata confirmaron una vez más que Carolina Herrera sigue estampando su firma de la mano de la femineidad, la elegancia y la sobriedad, fiel compañera durante sus más de tres décadas de trayectoria. Para despedirse, la diseñadora estuvo solo un par de segundos sobre el escenario y con un sencillo ademán agradeció los aplausos.

La segunda prueba

Muchos especialistas catalogan el éxito de un desfile con la convocatoria de sus asistentes. Quiénes son los periodistas que van a cubrir, cuántos fotógrafos asistirán y qué medios estarán presentes. Y Carolina Herrera también triunfó en esta segunda prueba. La célebre Anna Wintour estuvo en primera fila, justo al medio de la pasarela. Los fotógrafos peleaban por robarle una sonrisa y ella, como suele hacerlo, actuó como si ellos no estuvieran ahí. Cuando las luces se apagaron y comenzó el desfile, decidió usar su célebre accesorio: los anteojos negros.

Con su atuendo sencillo -pantalón café y suéter rojo- y su cámara Nikon en mano, otro personaje que acapara flashes donde sea es el octogenario fotógrafo Bill Cunningham, quien lleva más de 50 años retratando tendencias en las calles de Nueva York y de algún modo comenzó con el ‘coolhunting’ antes de que la palabra existiera. Sin buscarlo, también él es hoy una celebridad de la moda.